Directiva del Consejo de Iglesias de Cuba evalúa los principales daños ocurridos tras el paso de tornado por territorios habaneros

Tras el poderoso tornado que
golpeó la noche de este domingo a La Habana, capital de Cuba, y dejó como
resultado tres personas muertas y cerca de 172 heridos, según datos informados
por las autoridades, funcionarios del Consejo de Iglesias de Cuba (CIC),
encabezados por su Presidente, el Reverendo Antonio Santana Hernández,
recorrieron las zonas afectadas para evaluar los daños y planificar las
diferentes respuestas que dará la organización a esta nueva emergencia que
enfrenta la nación.

A solo meses de celebrar los 500
años de ciudad de La Habana, este evento atmosférico es descrito por las
autoridades como “extraordinario” además de ser el primero de su tipo que
golpea la capital cubana en décadas.

En periplo por los barrios de
Luyanó, Regla y Guanabacoa, territorios más afectados junto a los municipios de
10 de Octubre, Cerro y parte de Habana del Este, la directiva del CIC pudo
constatar además de los daños, las labores de recuperación que ya se
desarrollan en la ciudad.

Según impresiones del Rev. Joel
Ortega Dopico, Secretario Ejecutivo de la Institución, se observan importantes
daños al sistema eléctrico y se corroboran afectaciones en servicios básicos
como el agua y el gas.

Lo más impresionante resulta ser
la cantidad de viviendas afectadas, comentó María Luisa Navas, Coordinadora del
Programa de Emergencias del Consejo de Iglesias de Cuba, quien agregó que
aunque no se conoce la cantidad de hogares afectados, los derrumbes saltan a la
vista en este recorrido.

Instalaciones estatales como
hospitales, puntos de distribución de prensa, redes eléctricas y
telecomunicaciones fueron también dañadas por el meteoro y son registradas en
este recorrido, en el cual además se observan daños en la fauna local, sobre
todo en aves domésticas como palomas y gallinas de corral.

Los pobladores de las zonas
afectadas describen la fuerza de los vientos de manera descomunal. Según el
portal CubaDebate, este tornado alcanzó vientos comparables a los de “un
huracán de categoría 4, aunque su impacto fue más focalizado”.

Los miembros de la directiva del
CIC además compartieron con familias afectadas, acompañándoles pastoralmente y
brindándoles consuelo espiritual, tan necesario en momentos de crisis como
este.

Con los datos obtenidos en este recorrido
trabajará el Comité de Emergencia regional del Consejo de Iglesias de Cuba y ya
se inician las labores de movilización de fondos con organizaciones y
contrapartes amigas en todo el mundo. Además, se prepara una alerta de
emergencia con la organización Acción Conjunta de las Iglesias, (ACT por sus
siglas en inglés) para canalizar por esta vía toda la ayuda humanitaria que
brinde el CIC.

Tornado 2019 Habana-Cuba