Archivo de etiquetas cic

image_pdfimage_print
Porcicadmin

Un gran amigo de Cuba

A 10 años de su partida física, recordamos a un gran amigo de Cuba: el Reverendo Lucius Walker. Recordamos con gratitud infinita los grandes esfuerzos de Lucius por tender puentes de solidaridad entre los pueblos de Cuba y Estados Unidos y particularmente entre los cristianos cubanos y norteamericanos, enfrentando con valentía y contundencia las restricciones del Bloqueo.
Durante la difícil década de los 90s, como líder de Pastores por la Paz, estuvo organizando grupos de activistas y religiosos norteamericanos que venían a Cuba trayendo consigo productos de primera necesidad que, mediante el Comité de Distribución, fueron repartidos para beneficio de miles de familias cubanas, a través de varios años.
Trabajando en coordinación con el Instituto Cubano de Amistad con los Pueblos, nuestro Consejo de Iglesias de Cuba, el Centro Martin Luther King y otras instituciones u organizaciones estatales y religiosas, fueron distribuidos transportes, equipos médicos, medicamentos, sillas de ruedas, bastones, computadoras y una gran diversidad y cantidad de productos imprescindibles, que contribuyeron a satisfacer necesidades de decenas de miles de cubanos y a facilitar la labor de centros dedicados al servicio social, religiosos o estatales.
Organizaciones ecuménicas cubanas tuvieron el honor y el placer de recibir en múltiples ocasiones a estos grupos de Pastores por la Paz y en particular a su líder, el querido amigo Rev. Lucius Walker, por cuya vida, amistad y fidelidad damos siempre muchas gracias a Dios.

 

Porcicadmin

Hogares seguros para acoger la Vida

Les compartimos una muestra en fotos de la ayuda y respuesta que estará implementando el Consejo de Iglesias de Cuba en conjunto con el Ministerio de Salud Pública y el apoyo de Care Internacional y el pueblo de Canadá. Se trata de una ayuda desinteresada para apoyar y fortalecer los servicios de asistencia médica en varios hogares de ancianos del país en medio de la difícil situación epidemiológica mundial y los esfuerzos del Estado por su control en Cuba.

Esta apoyo va encaminado a mejorar las capacidades de prevención de adultos mayores y personal sanitario en 6 hogares de ancianos de los municipios Santa Clara y Guanabacoa, en las provincias Villa Clara y La Habana.

“Hogares seguros para acoger la Vida” es el nombre de esta iniciativa que con recursos puntuales y con apoyo financiero de la Embajada de Canada y fondos de emergencia de CARE Internacional componen la ayuda para garantizar productos de protección e higiene personal e institucional, además de dejar instaladas capacidades técnicas para garantizar la bioseguridad y el apoyo psicosocial.

La Respuesta se ha conformado como un proceso de articulación público-privada dando continuidad a buenas prácticas de gestión desarrolladas en el país que impulsan el desarrollo de iniciativas locales ante las dificultades para adquirir medios de protección. Estado, Iglesia y trabajadores por cuenta propia se articulan para la confección de ropa sanitaria y nasobucos necesarios en los Hogares seleccionados y dejar vínculos creados para el futuro.

La ayuda beneficiará a 581 personas, entre ancianos y trabajadores sanitarios en los Hogares 1, 2, 3 y San Vicente de Paula en Santa Clara, y San José y 13 de Marzo en Guanabacoa. Además de seis costureras por cuenta propia y todo un personal vinculado al sistema de salud municipal y el Programa de Vida y Salud Comunitaria del Consejo de Iglesias de Cuba que aprenderán de manera conjunta buenas prácticas de gestión de riesgos epidemiológicos.

Esta labor humanitaria y ecuménica es muy inspiradora y edificante.
¡Sé el Amor que deseas ver en el mundo!

Porcicadmin

«Me asiste la necesidad de ejercer la labor profética de denuncia»

Palabras del Rev Antonio Santana Hernández ante la nueva y ofensiva campaña de la plataforma Cuba Decide y su líder Rosa María Payá

Matanzas, 13 de agosto de 2020

Desde el Espíritu que nos une e inspira a perseverar en los signos distintivos del Reino de Dios, en coherencia con la difícil realidad que vivimos por la pandemia de la COVID-19. Nos llama la atención los recientes rumores y acentuadas manipulaciones de la campaña “Cuba decide” orquestada por la activista Rosa María Payá.

Como Hombre de Dios, me asiste la necesidad de ejercer la labor profética de denuncia ante un hecho que no se corresponde con la respuesta que necesita nuestro país.

No es un secreto, la carencia de bienes de primera necesidad que tiene nuestro pueblo, pero tampoco lo es, el cruel bloqueo económico, financiero y comercial acrecentado por el Gobierno de los Estados Unidos hacia Cuba, como tampoco lo es, el decisivo esfuerzo de la máxima dirección del país por salvaguardar la vida de los cubanos y de muchas personas en el mundo, evidenciando la vocación de solidaridad que nos distingue como personas de buena voluntad.

Rev. Antonio Santana, Presidente del CIC junto a James Winkler, Presidente y Secretario General del Consejo Nacional de Iglesias de Cristo de los Estados Unidos

Rev. Antonio Santana, Presidente del CIC junto a James Winkler, Presidente y Secretario General del Consejo Nacional de Iglesias de Cristo de los Estados Unidos

El canal para traernos ayuda, nunca será el que promueva la división y dobles intenciones con fines políticos. Conocemos que la Iglesia cubana en franca y transparente relación con iglesias de los Estados Unidos y de otros países, a través de múltiples proyectos, ha identificado muchas maneras para beneficiar a personas vulnerables, con alimentos, implementos médicos y otros tantos en la búsqueda de mejorar la calidad de vida de las personas. Ha respondido a la prevención de riesgos en el cuidado del medio ambiente. Así como también a situaciones de emergencias y la búsqueda de ayuda humanitaria, lo cual no ha sido suficiente, pero sí han constituido gestos concretos de la misión que Dios nos ha encomendado.

Que nadie se confunda ni se deje confundir, el Dios que nos llama, es el de Dios de la vida y la esperanza. Es el Dios que camina con su pueblo, inspirando que luchemos siempre por el bien común, con una fe sencilla pero nunca distante de un amor sincero hacia nuestro prójimo.
Un Dios que nos ha puesto en Cuba, para amar a mi país como a mí mismo, como dijera la letra que Buena Fe, nos impulsa a ser valientes, en viva armonía con el mensaje de Jesús de Nazareth, quien dijo: “ Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia, porque ellos serán saciados” (Mt 5:6)

Rev Antonio Santana Hernández
Presidente del Consejo de Iglesias de Cuba

Porcicadmin

Palabras del Rev. Joel Ortega Dopico ante la nueva y ofensiva campaña de la llamada “activista” Rosa María Payá

Palabras del Rev Joel Ortega Dopico ante la nueva y ofensiva campaña de la llamada “activista” Rosa María Payá y su proyecto “Cuba Decide” que pretenden vincular a las iglesias cubanas con intereses serviles a la actual administración del gobierno de los Estados Unidos.

Habana 12 de Agosto de 2020

“Unidos y Unidas para Servir”

Las iglesias cubanas, no nos prestamos a la manipulación de falsos intereses, que nada tienen que ver con el espíritu y la vivencia del Reino de Dios, y del puro y verdadero Evangelio de Cristo que nos enseña a vivir en solidaridad, en igualdad y amor; buscando siempre el bien y lo mejor para todos y todas en nuestra sociedad.

El evangelio no busca divisiones, confrontaciones, ni privilegios. (“Todos los que habían creído estaban juntos, y tenían en común todas las cosas; … y repartían a todos según la necesidad de cada uno… y partiendo el pan en las casas comían juntos con alegría y sencillez de corazón.” Hechos 2:44-46)

Tampoco nos prestamos a relacionarnos con personas y organizaciones manipuladoras y con intereses serviles a la actual administración del gobierno de los Estados Unidos que, a través del bloqueo genocida y de guerras mediáticas y de toda clase, que llenas de calumnias y mentiras; pretenden destruir la felicidad y la paz de todo un pueblo.

Las Iglesias cubanas siempre, y mucho más hoy, trabajamos para el bienestar del pueblo cubano, a través de programas sociales que, junto a todos los programas y proyectos y estrategias del país ayudan a complementar la atención a diversos sectores de nuestra sociedad. En nuestro país, la sociedad civil, las iglesias y el estado se configuran y articulan en armonía, cada quien ocupando sus roles. En medio de la diversidad buscamos un propósito común; el bienestar para todos y todas.

Consideramos que la campaña de la llamada “activista” Rosa María Payá del llamado proyecto “Cuba Decide” es una ofensa al pueblo y a las iglesias cubanas. En Cuba deciden desde hace un buen tiempo los cubanos y cubanas, y dentro de ellos y ellas sin distingo un gran número de creyentes cristianos y de las más diversas religiones que, juntos y juntas en solidaridad buscamos y luchamos por la Cuba que queremos y que pensamos desde nuestra diversidad Como País.

Si realmente quieren ayudar al pueblo cubano, por qué estimulan el bloqueo y estimulan las políticas de sanciones promovidas desde la Casa Blanca y que increíblemente en este momento de situación humanitaria que vive la humanidad, se muestran tan agresivas y más des-humanas que nunca antes.

Es evidente y claro que el interés es político y económico. Esta “supuesta ayuda” recolectada por sectores del “exilio cubanas” nada tiene que ver con al trayectoria de hermandad y solidaridad de las iglesias cubanas y estadounidenses. Es una ayuda condicionada, a marcados intereses que obviamente están bien lejos de el amor, la paz y la confraternidad que como Iglesias predicamos.

Cuba no necesita ayuda de quienes sirven a un gobierno que por 60 años quiere crear situaciones humanitarias con fines políticos y financieros, que lejos de buscar el dialogo y el respeto y apego a las leyes internacionales viola e irrespeta todas las normas diplomáticas y desoye a las propias Naciones Unidas, donde año tras año, los países del mundo aprueban la resolución: “Necesidad de poner fin al embargo económico, comercial y financiero impuesto por los Estados Unidos de América contra Cuba.

Cuba sin bloqueo y sin sanciones estaría en la capacidad de hacer mucho más de lo que ya hoy hace y seguirá haciendo y que no dejara de hacer por Cuba y por el mundo. Hace ya mucho tiempo las iglesias cubanas hemos aprendido que “quien traiciona al pobre, traiciona a Cristo”, y somos claras que como nos dice el Evangelio de Lucas 18:25 “porque es más fácil pasar un camello por el ojo de una aguja, que entrar un rico en el Reino de Dios” .

Las Iglesias cubanas trabajamos juntos y juntas a las iglesias del mundo entero y a entidades y organizaciones inspiradas en la fe y otras de carácter humanitario y civil, incluidas las de los Estados Unidos, compartiendo experiencias, intercambios mutuos, recursos humanos y financieros, canalizando donaciones, recibiendo y distribuyendo biblias y literatura, dando respuesta humanitaria y de emergencias no solo hacia Cuba sino también desde la experiencia de Cuba, aportamos a toda la América Latina y el Caribe y a los propias iglesias hermanas en los Estados Unidos de las más diversas y disimiles confesiones. Hemos, juntos y juntas, construido puentes; puentes de amor y paz, puentes de respeto y solidaridad, puentes que rompen barreras y bloqueos y construyen amistad, puentes que nos edifican mutuamente en un enriquecimiento espiritual y de fe.

Esta verdadera y auténtica experiencia de fe, y esperanza que viene de la presencia del Espíritu Santo y de la guía del Señor Jesucristo a lo largo de años de historia de compartir entre las iglesias no aceptará nunca estas supuestas “ayudas” manipuladas, que nada tienen que ver con quienes somos y queremos ser.

Rosa María Payá y estos supuestos recolectores de “ayuda” nada tienen que ver con nuestra historia y trayectoria de solidaridad y amor entre el pueblo y las Iglesias de Estados Unidos y Cuba. Ellos son fracasados productos de la maquinaria anti-cubana, que busca cada día enriquecerse más y escalar en las esferas políticas de la extrema derecha estadounidense, que es también enemiga de la paz de ese propio país.

En los pasados meses el Consejo de Iglesias de Cuba (CIC) , El Consejo Nacional de Iglesias de los Estados Unidos (NCCC), el Servicio Mundial de Iglesias de los Estados Unidos (CWC), el Consejo Mundial de Iglesias (WCC), la Alianza Conjunta de las Iglesias (ACT Alianza) y múltiples denominaciones de Estados Unidos y Cuba y otros países del mundo hemos realizado llamados a la solidaridad través de varios documentos y comunicados. Hemos expresado, basados en los principios de nuestra fe, como debemos actuar en momentos como estos y trabajar solidariamente. Hemos pedido un cambio de actitud en el gobierno de los Estados Unidos no solo hacia Cuba sino también hacia el mundo. Como siempre y hasta hoy lo hemos hecho y lo hacemos, “Unidos y unidas para servir”, pero sin aceptar que se nos manipule y se nos imponga una agenda imperial que está bastante lejos de los principios que predicamos y vivimos.

“ Pues el propósito de este mandamiento es el amor nacido de un corazón limpio, y de una buena conciencia, y de una fe no fingida.” 1 Timoteo 1:5

Rev. Joel Ortega Dopico.

Secretario Ejecutivo del Consejo de Iglesias de Cuba

Porcicadmin

Incluir a Cuba en la Lista Especial de Vigilancia sobre la libertad religiosa es una atrocidad por parte del gobierno de los EE. UU.

Rev. Jim Winkler.

El reverendo Jim Winkler, presidente y secretario general del Consejo Nacional de las Iglesias de Cristo en los EE.UU., dirigió una carta a la presidenta de la Cámara de Representantes Nancy Pelosi y al secretario de Estado Mike R. Pompeo para expresar su preocupación porque Cuba haya estado y siga figurando en la “Lista Especial de Vigilancia” de la Comisión de los Estados Unidos para la Libertad Religiosa Internacional.

En el texto, el reverendo Winkler explicó la naturaleza de las relaciones de los cristianos estadounidenses y cubanos y que, a través de varias visitas de delegaciones eclesiásticas de alto nivel y otros intercambios, “han sido testigos de primera mano de la libertad por la cual los cubanos pueden expresar su fe”. “Durante estos años, hemos construido una relación de confianza, y en base a esta confianza sabemos que lo que hemos visto con nuestros propios ojos es una fe genuina y una vida de iglesia sólida”, agregó.

Según la carta, acciones como la inclusión de Cuba en la “Lista Especial de Vigilancia” han retrasado las tendencias positivas en Cuba, principalmente aquellas relacionadas con el acercamiento con los Estados Unidos. “La libertad religiosa existe en Cuba, y esta acción de nuestro gobierno refleja una desafortunada negación de esta realidad, y solo refuerza las tendencias de empeoramiento en las relaciones entre nuestros dos países”.

El Consejo Nacional de las Iglesias representa a 40 millones de cristianos en los Estados Unidos, con 38 iglesias miembros. La institución tiene una estrecha relación con el Consejo de Iglesias de Cuba.

El reverendo Winkler reconoció que los beneficios de los programas y servicios del Consejo de Iglesias de Cuba no serían posibles sin libertad religiosa. Al respecto, expresó que “el financiamiento otorgado para socavar tal realidad no solo facilita la denigración de esta historia, sino que sirve para impedir los ministerios que las iglesias brindan al pueblo cubano. También amenaza la floreciente realidad interreligiosa en el terreno ”.

El reverendo Winkler concluyó su carta diciendo: “Incluir a Cuba en la” Lista Especial de Vigilancia “es un lapso de juicio atroz por parte del Gobierno de los Estados Unidos. Por lo tanto, solicitaría que se elimine el país de esta lista ”.

(Cubaminrex – Embajada de Cuba en Estados Unidos)

Nota original en inglés:

http://www.minrex.gob.cu/en/include-cuba-special-watch-list-egregious-lapse-judgment-part-us-government

PorComunicaciones CIC

Club Internacional de Leones de visita en CIC

Directivos del Consejo de Iglesias de Cuba (CIC) recibieron a una delegación del Club Internacional de Leones, encabezada por su presidenta, Sra. Gudrun Yngvadottir. La cita fue un espacio de intercambio en el que se explicaron las principales líneas de trabajo de las dos organizaciones, y se repasaron las acciones conjuntas desarrolladas entre ambas en los últimos años.

Desde 2013 el Club de Leones Internacional apoya en Cuba proyectos encaminados al fortalecimiento de la atención secundaria de salud en los servicios de baja visión en hospitales generales y servicios de neonatología de hospitales maternos de todo el país.

Actualmente, ambas organizaciones colaboran en el proyecto “Apoyo a niños, niñas, adolescentes y jóvenes con discapacidad visual en Cuba”, (Baja Visión Fase 3), para proveer servicios de calidad en la prevención, diagnóstico, tratamiento, rehabilitación y atención educativa de niños, niñas, adolescentes y jóvenes con discapacidad visual.

En la reunión se dialogó además sobre el apoyo y las iniciativas que se desarrollan a favor de los derechos y la inclusión social de las personas con discapacidad en el país, tema que el Consejo de Iglesias de Cuba trabaja junto a la Pastoral de Personas con Discapacidad y otras organizaciones de la sociedad civil cubana.

Al finalizar el presidente del CIC, Rev. Antonio Santana, recibió a nombre de la institución una réplica del cartel ganador del Concurso que el Club de Leones anualmente celebra con el título “Cartel de la Paz”, y que reconoce al trabajo en favor de las buenas obras y por las personas más necesitadas.

PorComunicaciones CIC

Directiva del Consejo de Iglesias de Cuba evalúa los principales daños ocurridos tras el paso de tornado por territorios habaneros

Tras el poderoso tornado que golpeó la noche de este domingo a La Habana, capital de Cuba, y dejó como resultado tres personas muertas y cerca de 172 heridos, según datos informados por las autoridades, funcionarios del Consejo de Iglesias de Cuba (CIC), encabezados por su Presidente, el Reverendo Antonio Santana Hernández, recorrieron las zonas afectadas para evaluar los daños y planificar las diferentes respuestas que dará la organización a esta nueva emergencia que enfrenta la nación.

A solo meses de celebrar los 500 años de ciudad de La Habana, este evento atmosférico es descrito por las autoridades como “extraordinario” además de ser el primero de su tipo que golpea la capital cubana en décadas.

En periplo por los barrios de Luyanó, Regla y Guanabacoa, territorios más afectados junto a los municipios de 10 de Octubre, Cerro y parte de Habana del Este, la directiva del CIC pudo constatar además de los daños, las labores de recuperación que ya se desarrollan en la ciudad.

Según impresiones del Rev. Joel Ortega Dopico, Secretario Ejecutivo de la Institución, se observan importantes daños al sistema eléctrico y se corroboran afectaciones en servicios básicos como el agua y el gas.

Lo más impresionante resulta ser la cantidad de viviendas afectadas, comentó María Luisa Navas, Coordinadora del Programa de Emergencias del Consejo de Iglesias de Cuba, quien agregó que aunque no se conoce la cantidad de hogares afectados, los derrumbes saltan a la vista en este recorrido.

Instalaciones estatales como hospitales, puntos de distribución de prensa, redes eléctricas y telecomunicaciones fueron también dañadas por el meteoro y son registradas en este recorrido, en el cual además se observan daños en la fauna local, sobre todo en aves domésticas como palomas y gallinas de corral.

Los pobladores de las zonas afectadas describen la fuerza de los vientos de manera descomunal. Según el portal CubaDebate, este tornado alcanzó vientos comparables a los de “un huracán de categoría 4, aunque su impacto fue más focalizado”.

Los miembros de la directiva del CIC además compartieron con familias afectadas, acompañándoles pastoralmente y brindándoles consuelo espiritual, tan necesario en momentos de crisis como este.Con los datos obtenidos en este recorrido trabajará el Comité de Emergencia regional del Consejo de Iglesias de Cuba y ya se inician las labores de movilización de fondos con organizaciones y contrapartes amigas en todo el mundo. Además, se prepara una alerta de emergencia con la organización Acción Conjunta de las Iglesias, (ACT por sus siglas en inglés) para canalizar por esta vía toda la ayuda humanitaria que brinde el CIC.

Tornado 2019 Habana-Cuba