Archivo de categoría Desastres

image_pdfimage_print
PorComunicaciones CIC

Consejo de Iglesias de Cuba, lidera Gestión de riesgo de Desastres entre organizaciones regionales basadas en la Fe

El equipo Facilitador Regional de la Comunidad de Práctica para la Gestión de riesgo de Desastres en América Latina y el Caribe quedó constituido este miércoles 16 de septiembre, siendo electa como su Moderadora María Luisa Navas Zorrilla, funcionaria del Consejo de Iglesias de Cuba y Coordinadora en el país del Foro Cuba de ACT Alianza.  Con ella dialogamos sobre esta nueva responsabilidad.

María Luisa Navas Zorrilla. Moderadora de la Comunidad de Práctica para la Gestión de riesgo de Desastres en América Latina y el Caribe

María Luisa Navas Zorrilla. Moderadora de la Comunidad de Práctica para la Gestión de riesgo de Desastres en América Latina y el Caribe

Pregunta: Maria Luisa, has sido electa como Moderadora de la Comunidad de Práctica para la Gestión de riesgo de Desastres en América Latina y el Caribe. ¿Cómo se constituye esta Comunidad? ¿En qué consiste esta Plataforma, quiénes la integran y animan y cuáles son sus propósitos y objetivos?

Respuesta: La Comunidad de Práctica para la Gestión del Riesgo de Desastres de América Latina y el Caribe puede definirse como un grupo de personas apasionadas por un mismo objetivo y que conforman una red regional de primera línea para hacer frente a los desafíos contemporáneos en materia de respuesta humanitaria, digna y responsable, mediante el apoyo a personas que sufren el impacto de los desastres, guerras y conflictos, fortaleciendo las capacidades de líderes de base, apoyando a las poblaciones menos privilegiadas a adaptarse al cambio medioambiental, e influyendo en las instancias de gobierno y otros tomadores de decisiones para salvaguardar los derechos humanos de los ciudadanos a la vez que se toma conciencia de la necesidad de  reducir vulnerabilidades,  cuyas  causas  subyacentes  tienen  su  base primordialmente en  el modelo  de  desarrollo actual.

P: Hace justamente un año en La Habana concluyó una capacitación regional en la aplicación del Manual de normas y procedimientos mínimos para el trabajo humanitario. ¿Es esta constitución de la Comunidad de Práctica para la Gestión de riesgo de Desastres en América Latina y el Caribe un resultado de ese proceso iniciado en Cuba?

R: En realidad la Comunidad surge como fruto de esfuerzos comunes del liderazgo de la región a través de los años. Hacemos un poco de historia. Es en el 2019 que ACT Alianza (Acción Conjunta de las Iglesias por sus siglas en inglés), en coordinación con organizaciones miembros de la cuenca de El Caribe y con el apoyo de organizaciones del Foro de Norte América y la Federación Luterana Mundial (FLM) en Centro América, se plantea como prioridades el fortalecimiento de capacidades de su membrecía en las temáticas de    respuesta a crisis humanitarias, rendición de cuentas, y articulación con entidades clave de la región relevantes en estas áreas.

Es así como un grupo de personas provenientes de miembros de ACT, de sociedad civil y del Centro de Coordinación para la Prevención de los Desastres en América Central y República Dominicana (CEPREDENAC) nos dimos cita en Matanzas, Cuba, del 9 al 16 de septiembre 2019 recibiendo un  curso  de  Formación  de  Formadores/as  en estándares actualizados del Manual Esfera y en Norma Humanitaria Esencial en materia de calidad y rendición de cuentas (Core Humanitarian Standard on Quality and Accountability -CHS). Al regresarnos a casa, este grupo se dio a la tarea de facilitar talleres con foros ACT en los países de origen, asesorar a otras organizaciones de la sociedad civil y líderes religiosos y ha coordinado con otras instancias humanitarias como CEPREDENAC, iniciativas de formación donde se ofrecen servicios para la difusión de Esfera y la Norma Humanitaria Esencial.

También se conformó un Grupo de WhatsApp que ha mantenido activo este relacionamiento, compartiendo materiales, capacitación y experiencias de campo con los nuevos conocimientos.

P: ¿Por qué Cuba para coordinar un esfuerzo regional de este tipo? ¿Cuáles pudieran ser los principales desafíos y oportunidades de esta gestión como Moderadora?

R: Para nadie es un secreto que Cuba es un referente en materia de manejo de situaciones de emergencia y desastres, sean naturales o no. Por ejemplo, ante esta emergencia sanitaria por la COVID-19, nuestro personal de la salud y de la ciencia junto al pueblo en general están escribiendo nuevas páginas en la historia de América Latina y del mundo.

¿Desafíos? Muchísimos. No olvidemos que estamos viviendo en un mundo de inequidades y marcadas diferencias sociales, donde unos pocos son privilegiados. Además de la innegable existencia de corrientes fundamentalistas contemporáneas que perpetúan conceptos estereotipados y retrógrados desde su perspectiva de fe. Entonces, sí, creo que muchos retos durante esta nueva jornada del camino.

¿Y oportunidades? También considero que pueden ser incontables, pero las más cercanas a mí han de ser la de contribuir desde nuestro esfuerzo cotidiano de dejar como herencia a futuras generaciones una cultura de Gestión de Riesgos de Desastres y de Adaptación al impacto del cambio climático, y la de ser parte de procesos que fortalezcan al liderazgo eclesial de la región para cumplir con la co-misión de Dios.

P: ACT es la organización que impulsa este trabajo. Háblenos de ACT Alianza y en relación con esta Comunidad de Práctica

R: ACT Alianza es una coalición de 144 iglesias y organizaciones afiliadas que trabajan juntas en más de 100 países para propiciar un cambio positivo y sostenible en la vida de las personas pobres y marginadas independientemente de su religión, creencias políticas, género, orientación sexual, raza o nacionalidad, de conformidad con los códigos y normas internacionales más exigentes.

La  Comunidad  de  Práctica  para  la  Gestión  del  Riesgo  de  Desastres  hará  especial  énfasis  en  el cumplimiento de la visión de ACT enfocando su trabajo en  “una comunidad global en la cual toda la creación  de  Dios  vive  con  dignidad,  justicia,  paz  y  respeto  a  los  derechos  humanos  y  al  medio ambiente” y accionará para concretar en la práctica cotidiana la misión declarada en la Estrategia global de ACT 2019-2026 como  una  “alianza  cohesionada,  efectiva  y  competente  trabajando  por  la  justicia  y  la  paz, promoviendo el liderazgo local, comunidades resilientes y sostenibles.”

Por otro lado, la Comunidad de Práctica para la Gestión del Riesgo de Desastres estimulará en todo momento el fortalecimiento, dígase la funcionalidad y operatividad a nivel local, de los foros ACT nacionales y sub-regionales en las temáticas que promovemos mediante el apoyo de expertos locales que brindan sus servicios y experticia en la práctica. Además, asumimos las directrices y políticas de ACT y el intercambio con otras comunidades de prácticas de la región o a nivel global.

P: Sus valoraciones sobre el Consejo de Iglesias de Cuba (CIC) como una de las organizaciones que en la región asume este reto de liderazgo.

El proceso de elección de este Equipo Facilitador Regional fue muy transparente de acuerdo a la cultura y ética de ACT Alianza. Se tuvo en cuenta criterios a partir de las organizaciones nominadas para asumir la Moderación y Vice Moderación de la Comunidad de Práctica. El Consejo de Iglesias de Cuba, actual organización líder, ha demostrado sus capacidades en promover un enfoque integrado de su trabajo, el cual incluye desarrollo, asistencia humanitaria, reducción de riesgos a desastres, rehabilitación e incidencia.  Desde varios escenarios el CIC acciona y eleva su voz en promoción y defensa alineada con la coherencia entre la reducción del riesgo de desastres y la aplicación de los marcos de políticas globales, especialmente la Agenda 2030 y los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), el Acuerdo de París sobre el Cambio Climático, el Marco de Sendai para la Reducción del Riesgo de Desastres y otros acuerdos mundiales, así como las posibles conexiones entre los mismos. También nuestra organización ha colaborado en la activa observancia y el cumplimiento de politicas públicas a nivel país que garanticen y salvaguarden los derechos ciudadanos y reduzcan vulnerabilidades.

Si dudas, queda mucho por hacer para alcanzar la excelencia.

CIC líder en la gestión de riesgo de desastres

 

PorComunicaciones CIC

Declaración del Consejo de Iglesias de Cuba en reconocimiento a la Operación humanitaria Crucero MS Braemar

La Junta Directiva del Consejo de Iglesias de Cuba, reunida el pasado 18 de marzo de 2019, aplaudió la decisión de las autoridades cubanas de recibir a los viajeros y tripulantes del crucero británico MS Braemar, con enfermos de Covid-19, para su inmediato traslado a Reino Unido.

Los miembros de la Junta expresaron su orgullo ante la decisión del país, elaborando una Declaración sobre este tema, que reconoce la postura de nuestro gobierno y el legado de solidaridad y humanismo de nuestra nación.

Declaración del Consejo de Iglesias de Cuba en reconocimiento a la Operación humanitaria Crucero MS Braemar

“Pues tuve hambre, y ustedes me dieron de comer; tuve sed, y me dieron de beber; anduve como forastero, y me dieron alojamiento. Estuve sin ropa, y ustedes me la dieron; estuve enfermo, y me visitaron; estuve en la cárcel, y vinieron a verme.”…

“El Rey les contestará: “Les aseguro que todo lo que hicieron por uno de estos hermanos míos más humildes, por mí mismo lo hicieron.” Mateo 25

Expresamos nuestra satisfacción,  por  la sensibilidad y  acción rápida de las autoridades de la República de Cuba, ante la situación humanitaria relacionada con el crucero MS Braemar  de la compañía Fred Olsen Cruise Lines y responder positivamente a la solicitud del Gobierno del Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte, de atracar en puerto cubano y viabilizar el traslado a sus países de forma inmediata y segura, de los enfermos, pasajeros y miembros de la tripulación, bajo los protocolos de seguridad necesarios para garantizar el éxito total de la operación.

Nuestro país, con una larga historia de solidaridad y cooperación internacional, nuevamente da muestras de la vocación de amor y servicio que caracterizan a nuestro proceso social y humanista.

Esta acción, es parte de la vida cotidiana de cubanos y cubanas. Nuestro pueblo, a través de su personal médico y de Salud Pública, diariamente presta servicios, en muchas latitudes de este mundo.

Felicitamos a las autoridades, al personal de salud, y todos los organismos, instituciones y personas que han hecho posible esta hermosa tarea,

Fraternalmente.

Rev. Antonio Santana Hernández. Presidente

Rev. Joel Ortega Dopico. Secretario Ejecutivo

PorComunicaciones CIC

Comunicación de la Directiva del Consejo de Iglesias de Cuba ante la presencia en Cuba del COVID 19

Bendiciones de paz y amor, desde el Consejo de Iglesias de Cuba.

Damos a conocer las acciones que se inician en nuestra organización ante la presencia en Cuba del COVID 19.

El Consejo de Iglesias de Cuba (CIC) ha creado su grupo de referencia, para atender los temas relacionados a la nueva epidemia global, liderado por la Dra. Ana M. Mayor Puerta, coordinadora del Programa de Salud del CIC, a su vez Especialista en Microbiología y Máster en Infectología. Este grupo está integrado por especialistas que forman parte del equipo de trabajo de dicho Programa y emitirá las directrices de trabajo para el enfrentamiento de la nueva enfermedad, en nuestras comunidades de fe.

Se ha activado el Comité de Emergencia, llamando periódicamente a reuniones en las oficinas del CIC.

Se revisa el Plan de preparación y Respuesta a Emergencias del Foro Cuba de ACT Alianza y los protocolos establecidos en el mismo.

Se revisan y comparten las guías y documentos enviados por ACT Alianza, Manual Esfera, la OMS, y el Ministerio de Salud Pública de la República de Cuba.

Se establece comunicación con las Coordinaciones provinciales del CIC y de los programas, se les indica que estén atentos a los comunicados y los Reportes de Situación del Consejo de Iglesias de Cuba y de las autoridades del país.

Se hace un llamado a las organizaciones miembros, asociados fraternales e iglesias en general, de la necesidad de ser actoras en la comunidad que promuevan el espíritu de solidaridad, compañerismo y responsabilidad, promoviendo las buenas practicas, el sentido común, tomando las medidas necesarias en los templos, y espacios de culto que eviten la propagación de la epidemia.

A la comunidad de fe en general se insta a que se adhieran a las orientaciones de las autoridades de salud, facilitando el trabajo que se disponga.

El Consejo de Iglesias de Cuba promueve el énfasis en el cuidado y protección de las poblaciones más vulnerables en nuestra sociedad.

Se ratifica la mirada inclusiva que tenga en cuenta la no discriminación y la máxima expresión del Amor de Dios por todas sus criaturas.

Creemos en el poder de la Oración y la fuerza de la Unidad, y que nuestra confianza radica por sobretodo en Jesucristo quien ha prometido que estará con nosotros todos los días y hasta el fin de los tiempos.

Fraternalmente,

Rev. Antonio Santana Hernandez. Presidente

Rev. Joel Ortega Dopico. Secretario Ejecutivo

PorComunicaciones CIC

Economía, agricultura sostenible y cambio climático desde la justicia de género

El Taller “Economía, agricultura sostenible y cambio climático desde la justicia de género” fue convocado por el Instituto Cristiano de Estudios de Género (ICEG) en colaboración con el Consejo de Iglesias de Cuba, y auspiciado por el Departamento Misionero de las iglesias protestantes en Suiza (DM-echangé et mission).

Desde la mirada de la justicia de género, el taller se propuso lograr una mayor sensibilización sobre los principales desafíos de la sostenibilidad de la economía y la agricultura frente al cambio climático en Cuba.

El encuentro comenzó con una reflexión bíblica a cargo de la Dra. Th. Ofelia Ortega Suárez, inspirada en la historia de Lidia de Tiatira, que se narra en el libro de los Hechos, una mujer extraordinaria, ejemplo de liderazgo, empoderamiento e independencia.

Tres presentaciones sobre estas temáticas, fueron expuestas en el encuentro por reconocidas especialistas. La Dra. Marta Rosa Muñoz, directora de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales en Cuba (FLACSO-CUBA) expuso sobre los “Principales desafíos del cambio climático para Cuba”, el eje de recursos naturales y medioambiente de los principios que sustentan el modelo económico cubano y sus principales transformaciones. En su intervención afirmó cómo en Cuba el tema del cambio climático es prioridad, y debe continuar siéndolo en sus dos dimensiones, la adaptación y la mitigación; visto desde múltiples perspectivas, y con énfasis en la actuación local.

La Dra. Marta Rosa Muñoz en su presentación “Principales desafíos del cambio climático para Cuba”

La Dra. Marta Rosa Muñoz en su presentación “Principales desafíos del cambio climático para Cuba”

“Desafíos de la economía cubana para la sostenibilidad: agricultura sostenible, retos y oportunidades” fue presentada por la Dra.C. Betsy Anaya, directora del departamento de Economía de la Universidad de La Habana, quien analizó retos y avances del ámbito económico en el complejo entorno cubano, fundamentalmente en lo relacionado al modelo agrícola y la agroecología en nuestro país. De esta última resaltó la importancia de profundizar en su práctica y otras relacionadas, como la protección, la conservación y la recuperación de recursos.

Por su parte la Dra.C. Dayma Hechevarría, especialista en Género, también del departamento de Economía de la Universidad de La Habana, presentó “El desarrollo en clave de género: desafíos para su sostenibilidad”, donde comunicó  indicadores de desarrollo y género en Cuba e impactos en la equidad de género de las reformas económicas actuales.

De estas presentaciones y la interacción con los participantes, se acordó la importancia de las buenas prácticas para incidir desde la formación básica hasta la educación superior, con una perspectiva de sostenibilidad ambiental y equidad de género; así como  formar promotores locales de género y crear alianzas con los gobiernos y centros de investigación territoriales.

Participantes del Taller “Economía, agricultura sostenible y cambio climático desde la justicia de género”

Participantes del Taller “Economía, agricultura sostenible y cambio climático desde la justicia de género”

Este taller tuvo lugar este lunes 2 de marzo en la sede del Consejo de Iglesias de Cuba, con la coordinación de la Lic. Moraima González Ortiz; Coordinadora General del ICEG. Este instituto durante catorce años ha desarrollado acciones de capacitación en congregaciones y comunidades con carácter ecuménico e interdisciplinario, relacionadas con la educación teológica, con enfoque de género y desarrollo holístico, dirigidas a pastores, líderes laicos y comunitarios que multiplican en sus comunidades de la formación recibida.

En esta cita participaron más de 40 representantes de iglesias, proyectos diaconales, profesionales de la educación y la salud públicas. El espacio evidenció, una vez más, la importancia de incrementar encuentros de este tipo y de establecer alianzas para trabajar las temáticas de la economía y el cambio climático desde una perspectiva de género.

PorComunicaciones CIC

Guía familiar para la protección ante sismos y maremotos

Proponemos esta Guía familiar para la protección ante sismos y maremotos, que recoge las principales medidas que deben cumplir las familias al establecerse las diferentes fases de la respuesta. Realizada por Especialistas de la Defensa Civil Cubana, la Cruz Roja y Unicef Cuba, acá le dejamos el enlace para descargar

guia-familiar-sismos-maremotos

PorComunicaciones CIC

Fuerte terremoto en el Caribe

Tras el fuerte terremoto de magnitud 7.1 que fue percibido esta tarde en gran parte del país, el Comité de Emergencia del Consejo de Iglesias de Cuba (CIC), el programa de Emergencia y Ayuda Humanitaria de la institución, así como organizaciones basadas en la fe con las que establecemos vínculos fraternales y de trabajo, se mantienen monitoreando la situación en constante revisión de las informaciones emitidas por el Centro Nacional de Investigaciones Sismológicas (CENAIS).

Registrado al sureste del territorio nacional, con una profundidad de 20.7 kilómetros, sin peligro de tsunami para el país según informara al portal oficial Cubadebate el Doctor Enrique Arango Arias, jefe del Servicio Sismológico Nacional y vicedirector técnico del CENAIS, este movimiento telúrico ha activado las alertas en los miembros del Consejo de Iglesias de Cuba en todas las provincias del país, junto a los comités provinciales y regionales de Emergencia con los que cuenta la organización.

Aunque no se reportan daños materiales ni humanos, ya se reciben las muestras de apoyo y acompañamiento por parte de organizaciones amigas, fuera de Cuba, donde sus líderes y representantes han contactado con directivos del CIC para mostrar su solidaridad e interés de ser necesaria la movilización de ayudas.

Cubanas y cubanos se concentran en espacios abiertos ante la sacudida telúrica. Foto Adalberto Roque/AFP

Cubanas y cubanos se concentran en espacios abiertos ante la sacudida telúrica. Foto Adalberto Roque/AFP

El Centro Nacional de Investigaciones Sismológicas, institución con la que CIC mantiene estrechos vínculos de trabajo, anunció que “no hay peligro de tsunami para Cuba”,  y exhortó a mantener calma y seguir las informaciones a través de los medios nacionales de comunicación, en tanto puntualizó que se pueden sentir réplicas.

En la página de Facebook del Consejo de Iglesias, varios seguidores confirmaron sentir el movimiento de tierra en provincias como Cienfuegos, Ciego de Ávila, La Habana, Pinar del Río y el Municipio Especial Isla de la Juventud.

Cuando es este el segundo sismo perceptible del presente año –el  primero fue el registrado el 24 de enero por la red de estaciones del Servicio Sismológico Nacional, a 37 kilómetros al sureste del poblado de Caimanera, en la provincia oriental de Guantánamo– oramos a Dios porque acompañe al pueblo cubano y del Caribe y pongamos en práctica los protocolos de actuación aprendidos en años de capacitación ante situaciones de emergencia, énfasis de trabajo que ha mantenido el Área de Diaconía del CIC y otras instituciones del país como la Defensa Civil.

PorComunicaciones CIC

Convocatoria a las Organizaciones Asociadas (OAs) para participar en la implementacion de la iniciativa Vision de Primera Linea

  • Selección de las Organizaciones Asociadas (OAs) para participar en la implementacion de la iniciativa Vision de Primera Linea

El Consejo de Iglesias de Cuba es miembro de la Red Global de Organizaciones de la Sociedad Civil para la Reducción de Riesgo de Desastres, (GNDR por sus siglas en inglés). GNDR Inició su programa Visión de Primera Línea (VPL) en el año 2009 y es una iniciativa global que involucra a países de todas las regiones de mundo. La cuarta fase VPL 2019, tiene como objetivo fortalecer la inclusión y colaboración entre las personas en riesgo, la sociedad civil y los gobiernos locales en la elaboración e implementación de políticas y prácticas para reducir los riesgos y fortalecer la resiliencia.

VPL desempeña un papel fundamental en la implementación y monitoreo de varios de los marcos globales. Estos marcos son el Marco de Sendai para la Reducción de Riesgo de Desastres (MSRDD), los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), el Acuerdo de París, la Nueva Agenda Urbana y el ‘Gran Pacto’ de la Cumbre Humanitaria Mundial.

La iniciativa se desarrollará con la participación de tres instancias: la Organización Nacional Coordinadora (ONC) que es el Consejo de Iglesias de Cuba como miembro de GNDR en el país, el Comité Asesor Nacional (CAN) ya seleccionado y donde participan especialistas del Centro de Investigaciones de la Economía Mundial (CIEM), la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO), la Universidad Tecnológica de La Habana José Antonio Echeverría (CUJAE), la Sociedad Meteorológica de Cuba (SOMETCUBA), la Sociedad Cubana para la Promoción de las Fuentes Renovables de energía y el Respeto ambiental (CUBASOLAR), la Asociación Cubana de Naciones Unidas (ACNU) y el Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente (CITMA); y las Organizaciones Asociadas (OAs) para cuya selección se lanza

LA PRESENTE CONVOCATORIA

Las OAs deben ser organizaciones sin fines de lucro, pueden participar organizaciones no gubernamentales u organizaciones de base o, potencialmente, organismos del gobierno local, tales como los municipios, etc.

Las Organizaciones que opten deben cumplir con los siguientes requisitos:

Tener competencias y capacidades para gestionar los fondos de forma adecuada, según las condiciones establecidas por las Organización Nacional Coordinadora para esta iniciativa. Las OAs deberían tener conexiones con otras organizaciones locales de la sociedad civil y tener acceso a los actores locales de las comunidades para:

  • Ejecutar el programa que tiene como base fundamental una investigacion que permita tomar en cuenta los criterios de las personas de las comunidades.
  • Comprometerse con las comunidades locales y los actores locales al establecer un plan de accion para la solucion de problemas.
  • Difundir mensajes a las diferentes partes interesadas de la comunidad y otras instancias.

Tener conocimientos y experiencia específicos para:

  • Trabajar con las comunidades más vulnerables y marginadas en las zonas de alto riesgo dentro de su área de experiencia.
  • Trabajar en el fortalecimiento de la resiliencia comunitaria mediante intervenciones específicas
  • Llevar a cabo las encuestas a nivel de la comunidad
  • Realizar un análisis sencillo de los datos
  • Llevar a cabo talleres con la comunidad
  • Recopilar datos y realizar análisis primarios

Tener capacidad operativa para:

  • Trabajar de acuerdo con los planes de trabajo acordados, informar sobre los resultados, monitorear los presupuestos y mantener la eficacia operativa del proyecto
  • Disponibilidad de Internet y habilidades de comunicación
  • Seguir el Código de Conducta Humanitaria y las Políticas de Protección para el personal, las comunidades y los actores externos.

El Comité Asesor Nacional ha pre seleccionado las posibles áreas para la implementación en las tres regiones del país. Del Oriente del país (Guantanamo o Granma), del Centro (Ciego de Ávila) y de Occidente (Matanzas, Mayabeque, La Habana, o Artemisa). Las áreas en riesgo que participen se definirán según las fortalezas en las region de la Organización Asociada que se seleccione.

Una vez que se reciban las propuestas, la Organización Nacional Coordinadora con el Comité Asesor Nacional, decidirán cuáles son las organizaciones seleccionadas.

Las organizaciones seleccionadas se publicarán en la pagina web del Consejo de Iglesias de Cuba www.consejodeiglesiasdecuba.org .
Estas Organizaciones deberan firmar un contrato de prestación de servicios. (El Consejo de Iglesias de Cuba proporcionará una plantilla para este contrato).
Las Organizaciones interesadas deberán dirigir su comunicación al correo electrónico: emergencia@cic.co.cu con copias a comunicaciones@cic.co.cu y cicdiaconia@gmail.com, especificando en el asunto: Equipo de Coordinación VPL 2019. Consejo de Iglesias de Cuba.
Las comunicaciones deberán incluir adjunto en Documento Word el nombre de la persona de contacto unido a una breve reseña del trabajo que realiza su organización, relacionado con el tema en cuestión: Reducción de Riesgo de Desastre.

El plazo para la selección de las TRES organizaciones necesarias como organizaciones asociadas para la implmentacion de esta iniciativa, cierra el 19 de octubre de 2019.

Para más información acceder a www.gndr.org  Visión de Primera Línea 2019

El proyecto VPL 2019 esta financiado por la Union Europea

PorComunicaciones CIC

Directiva del Consejo de Iglesias de Cuba evalúa los principales daños ocurridos tras el paso de tornado por territorios habaneros

Tras el poderoso tornado que golpeó la noche de este domingo a La Habana, capital de Cuba, y dejó como resultado tres personas muertas y cerca de 172 heridos, según datos informados por las autoridades, funcionarios del Consejo de Iglesias de Cuba (CIC), encabezados por su Presidente, el Reverendo Antonio Santana Hernández, recorrieron las zonas afectadas para evaluar los daños y planificar las diferentes respuestas que dará la organización a esta nueva emergencia que enfrenta la nación.

A solo meses de celebrar los 500 años de ciudad de La Habana, este evento atmosférico es descrito por las autoridades como “extraordinario” además de ser el primero de su tipo que golpea la capital cubana en décadas.

En periplo por los barrios de Luyanó, Regla y Guanabacoa, territorios más afectados junto a los municipios de 10 de Octubre, Cerro y parte de Habana del Este, la directiva del CIC pudo constatar además de los daños, las labores de recuperación que ya se desarrollan en la ciudad.

Según impresiones del Rev. Joel Ortega Dopico, Secretario Ejecutivo de la Institución, se observan importantes daños al sistema eléctrico y se corroboran afectaciones en servicios básicos como el agua y el gas.

Lo más impresionante resulta ser la cantidad de viviendas afectadas, comentó María Luisa Navas, Coordinadora del Programa de Emergencias del Consejo de Iglesias de Cuba, quien agregó que aunque no se conoce la cantidad de hogares afectados, los derrumbes saltan a la vista en este recorrido.

Instalaciones estatales como hospitales, puntos de distribución de prensa, redes eléctricas y telecomunicaciones fueron también dañadas por el meteoro y son registradas en este recorrido, en el cual además se observan daños en la fauna local, sobre todo en aves domésticas como palomas y gallinas de corral.

Los pobladores de las zonas afectadas describen la fuerza de los vientos de manera descomunal. Según el portal CubaDebate, este tornado alcanzó vientos comparables a los de “un huracán de categoría 4, aunque su impacto fue más focalizado”.

Los miembros de la directiva del CIC además compartieron con familias afectadas, acompañándoles pastoralmente y brindándoles consuelo espiritual, tan necesario en momentos de crisis como este.Con los datos obtenidos en este recorrido trabajará el Comité de Emergencia regional del Consejo de Iglesias de Cuba y ya se inician las labores de movilización de fondos con organizaciones y contrapartes amigas en todo el mundo. Además, se prepara una alerta de emergencia con la organización Acción Conjunta de las Iglesias, (ACT por sus siglas en inglés) para canalizar por esta vía toda la ayuda humanitaria que brinde el CIC.

Tornado 2019 Habana-Cuba