Archivos de autor Comunicaciones CIC

image_pdfimage_print
PorComunicaciones CIC

Consejo Nacional de las Iglesias de Cristo se regocija por los resultados de la votación contra el bloqueo en la ONU

WASHINGTON- El Consejo Nacional de las Iglesias de Cristo en los EE.UU. (NCC por sus siglas en inglés) se suma al agradecimiento al Presidente Obama y a la embajadora Samantha Power por sus acciones en apoyo de la normalización de las relaciones entre Estados Unidos y Cuba. Por primera vez en 25 años, los EE.UU. se abstienen en este tipo de votaciones que pretenden condenar en las Naciones Unidas el embargo de EE.UU. contra Cuba, en una resolución que anualmente presenta la delegación de la nación caribeña.

“Esta abstención es otra señal de que los Estados Unidos está dispuesto a normalizar las relaciones con Cuba”, dijo Jim Winkler,  Presidente y Secretario General del NCC. “Recibimos esta noticia con gratitud y celebramos con nuestra contraparte, el Consejo de Iglesias de Cuba. El siguiente paso es que el Congreso de Estados Unidos levante el bloqueo contra Cuba”, dijo.

El Consejo Nacional de las Iglesias de Cristo en los EE.UU., junto con el Consejo de Iglesias de Cuba, ha trabajado durante décadas para poner fin al embargo. “Nos unimos en la celebración de este simbólico, pero importante paso, que vendrá acompañado del levantamiento de otras restricciones comerciales”, anunciaron representantes de la organización. “Seguiremos pidiendo al Congreso el fin del embargo que ha durado más de medio siglo”, aseguraron.

PorComunicaciones CIC

Llorar con los que lloran

Testimonio del pastor Maikel Milán, Coordinador Provincial del Consejo de Iglesias de Cuba en Las Tunas, tras su visita  a los territorios afectados por el Huracán Matthew.

Llegué hace un rato a Las Tunas, gracias a Dios, después de 12 horas de viaje de regreso junto a varios pastores de aquí.

Estoy en mi cuarto por fin, llorando en el silencio. Creí que no iba a aguantar y que se me saldrían las lágrimas en público. Ahora por fin puedo llorar por mis hermanos que lo han perdido todo.

Por tres días estuvimos acompañando a nuestros hermanos de Imías, Baracoa y Maisí, donde pudimos entregar a más de 150 familias con módulos de alimentos y aseo para un mes, ropa, zapatos y otros enseres. Creo que la ayuda que llevamos se multiplicó. El transporte en Maisí tuvo problemas y no pudimos avanzar mucho porque llovía y los ríos crecieron, pero aún bajo la lluvia y sin fluido eléctrico los hermanos salieron a dar el aviso de que estábamos allí, y pudieron descargarse las cosas. Conocí a un hombre que está durmiendo con su hijita de brazos en el baño, pues fue lo único que le quedó.

Historias como estas pudieran escribir libros, pero, y nosotros, se hablará de nosotros? De cómo ayudamos?

A veces decimos con ligereza que lo que podemos dar es nada, comparado con las necesidades, pero entonces pensemos qué haríamos si estuviéramos en esa situación, si no tuviéramos donde sentarnos o que comer con la mano y en la mano, o una sola muda d ropa, o que todos los útiles escolares d nuestros hijos se perdieran, que no tuviéramos donde tener secos nuestros niños mientras llueve, ni donde acostarlos o poner un nylon porque esta empapado el colchón, con el muchachito asmático o diabético… Qué haríamos si en nuestro patio ya no estuvieran nuestros bananos ni la mata de cacao, café o coco y el único adorno fueran televisores, refrigeradores, colchones y muebles rotos? Que haríamos si pasando por tu casa un ciclón te deja vivo y te lleva todo?

Es mejor no hablar o pensar con ligereza, pues son situaciones muy duras. Ahora lo que nos queda es unirnos a este movimiento de amor al prójimo y compartir lo que tenemos. No importa si ya dimos, trabajemos y demos más. Lloremos con los que lloran, para un día regresar a Baracoa, Imías, Maisí y gozarnos con ellos.

Hoy es el día en que Dios está probando la fe de ellos y el amor de nosotros… estamos viviendo días en que podremos definir quién es y quién no es. Pronto convocaremos a una reunión en Las Tunas, para unirnos como Una sola iglesia, para entender que una libra de arroz o una camisa aunque no resuelve el problema ¡es esperanza!

Confiamos en respuestas grandes de amor… el que quiera dar esperanza, diga amén!

14712870_1109197892504049_2261860993850288123_o

11224354_1109198172504021_5463322320154886418_o

PorComunicaciones CIC

Historias de la recuperación II. El silencio

Continúan llegando las historias de las personas afectadas por el paso del huracán Matthew al este del país. Historias de pérdidas y de recuperación. Historias de fe.

El silencio

Yosbel sabe de música y de sonidos. Una y otra vez mezcla y regula los niveles del sistema de audio de su iglesia en Imías. Sabe de ruidos y saturaciones, y de melodías afinadas. Sin embargo, la noche del ciclón, Yosbel Velázquez escuchó el silencio.

En un momento difícil, supo que perdía su casa y muchas de sus pertenencias, mientras se mantenía evacuado en la iglesia bautista, donde opera los sonidos que alaban a su Dios. Él fue uno de los setenta pobladores de la comunidad, que mientras el paso de Matthew, enmudeció por momentos, pensando en lo que perdía.

Un silencio. Algunos sobresaltos. En las tres horas que duró el embate madrugador, cuenta, que solo algún sonido de alabanza, le devolvía la fe.

Yosbel es el operador de audio, y no le gustan los silencios de los huracanes. Mira fijo a la capilla sin techo, anexa a su iglesia y continúa cargando unas cajas que apoyarán su recuperación.

_mg_7855

_mg_7869

_mg_7865

PorComunicaciones CIC

Comunicado del MEC de Cuba

El Movimiento Estudiantil Cristiano de Cuba (MEC-C) se pronuncia por la solidaridad con los afectados del Huracán Matthew, en el extremo Oriente del país.

Hermanos y hermanas, con profundo desvelo el pueblo de Cuba ha vivido los días finales del mes de septiembre y principio de octubre de este año 2016, tiempo en el que se avizoró, dio seguimiento y se padecieron los embates del poderoso huracán Matthew en su paso por el Caribe. Las secuelas de este fenómeno natural en la región del Caribe y la Florida son catastróficas, las que se traducen en enormes pérdidas materiales, económicas, espirituales y sobre todo humanas, que como sabemos, son las más tristes e irrecuperables. Nuestro país en contraste con otras hermanas naciones afectadas no tuvo que lamentar ninguna muerte o desaparición. Eso da cuenta del nivel movilizador del Estado cubano junto a sus principales instituciones y mecanismos de prevención y respuesta ante desastres naturales, pero sobre todo al pueblo de Cuba, símbolo de resistencia, disciplina y solidaridad. Entre los poblados más afectados, se encuentran los municipios de San Antonio, Imías, Maisí y Baracoa. Sus habitantes necesitan de la solidaridad y el apoyo de todos y todas para recuperar sus viviendas y reincorporarse a su vida familiar y social.

El Movimiento Estudiantil Cristiano de Cuba (MEC de Cuba), como otras muchas instituciones religiosas, ecuménicas y fraternales se posiciona para enviar esperanza, aliento y ayuda humanitaria a través de nuestras oraciones, deseos y esfuerzos personales. Ofrecemos nuestros espacios de incidencia para llamar a la sensibilidad y cooperación, al aporte necesario para auxiliar a familias que lo perdieron todo o casi todo, a las iglesias que fueron destruidas físicamente y los principales centros estatales que tributan al bienestar social. Para eso anunciamos que pueden contar con todo nuestro esfuerzo, que lejos de ser aislado tratará de aliarse a empeños hermanos, conscientes en la premisa de que en la unión está la fuerza verdadera. A todos y todas las personas que hoy carecen de esperanza y se sienten desprovistos de fe, sepan que nos están solos, que seguiremos pidiendo día a día para que la ola de amistad y solidaridad continúe creciendo y para que bajo las alas de Dios continúen siempre seguros. Fuerza, empeño y optimismo.

PorComunicaciones CIC

Historias de la recuperación

El Consejo de Iglesias de Cuba sigue de cerca la situación de las personas afectadas en el oriente del país, tras el paso del huracán Matthew. Directivos del CIC realizaron un recorrido por territorios de los municipios de Imías, Baracoa y Maisí. En el viaje, muchas historias salieron a su encuentro…

Cumpleaños

Cumplía 87 años aquel día en que su ciudad era un hervidero. Desde abajo, pequeña, casi reducida en el espacio vacío que dejaron los vientos donde antes estaba el ventanal de su apartamento del 5to piso, se le ve llamarnos para conversar.

Enseña con orgullo de superviviente, su hogar humilde. Su televisor chino marcado con la sentencia de que Cristo vive y un desmejorado cuadro, pintado con esmero que es el más preciado recuerdo que le queda de su difunto esposo.

No le importa haber perdido su vitrina, nos dice, ni sus ventanas o sus colchones. Pero el cuadro lo recató de los escombros y de la basura para conservar la frase que contiene y le da valor. Como si le fuera la vida en ello, lo acaricia y lo imagina ya puesto, nuevamente en su sala, cuando la vuelva a amueblar, a rehabilitar, de alguna forma.

Mientras tanto, en su cumpleaños, Francisca López Durán sabe que todo mejorará. Vuelve al hueco de su ventana ausente. Mira buscando hallar las principales edificaciones de su ciudad hoy deshecha, como pasando una especie de inventario amoroso  y a lo lejos, una luna hermosa, la sorprende en el cielo sobre la bahía.

Ella celebra, con una fe infinita en su Dios y en el futro, su onomástico de octogenaria, en este, el primer día con electricidad, después del paso del huracán. Tal vez, cómplice, en ese pequeño detalle, esta baracoesa encuentra su regalo, entre tanta destrucción.

 

PorComunicaciones CIC

Historias desde Punta de Maisí, el extremo más oriental de Cuba

Punta de Maisí es una de las localidades que fueron arrasadas por el huracán Matthew. Desde el punto más oriental de la isla se conoce que solo quedaron unas 10 casas en pie del total de viviendas de la localidad. Y también que las iglesias resultaron afectadas en su totalidad.

Con una población aproximada de 1700 personas, la mayoría de ellos fueron a buscar refugios a cuevas de la localidad, las cuales brindaron albergue temporal y protección contra los fuertes vientos y lluvias. Una gran parte de los pobladores son jóvenes, los cuales auxiliaron a tres personas encamadas, otras tres con parálisis neurológica y a los adultos mayores del poblado.

 la-casa-del-medico-de-la-familia-es-centro-de-constantes-visitas

Allí ha vivido sus 92 años Herminia, una anciana que impresionada por la magnitud del huracán, expresó que nunca antes había visto algo como esto, y que espera, ya a esa edad, no tener que volverlo a ver. Las tres casas en las que viven ella, sus hijos y el resto de su familia, quedaron totalmente devastadas.

Desde hace varios días el médico y pastores del lugar colaboran con el Comité de Emergencia del CIC para la respuesta al desastre, recopilando la información sobre los daños y atendiendo las necesidades de los vecinos.

cocotero-jimagua

En esta localidad, un aspecto que llama la atención es un cocotero “jimagua” que es muy conocido por su sui generis aspecto, único en la zona. A pesar de ser de apariencia más frágil que otras plantas, todas las de aspecto más robusto fueron derribadas por los vientos, mientras que esta ha quedado intacta y de pie en medio de la destrucción. Para muchos el hecho de que la más débil sobreviviera y que todavía se mantenga firme, constituye una clara señal de esperanza en medio de la adversidad.

Por Aymara Cepeda

PorComunicaciones CIC

Envía Consejo de Iglesias ayuda humanitaria a damnificados por huracán

Una caravana con ayuda humanitaria partió en la madrugada de hoy desde el Consejo de Iglesias de Cuba (CIC) hacia la provincia de Guantánamo, destinada a apoyar a las personas damnificadas por el paso del huracán Matthew el pasado 4 de octubre.

La ayuda incluía ropas, zapatos, culeros desechables, muletas, clavos, accesorios de higiene personal y botas de trabajo, entre otros enseres necesarios. El CIC destina un porciento de donaciones que recibe de organizaciones que cooperan con nuestro país, para hacer una reserva dedicada para este tipo de eventos de emergencia.

Asimismo fueron llevadas Biblias, para dejarlas en varias iglesias a disposición de las personas de la comunidad que perdieron las suyas durante el fenómeno meteorológico.

También a este envío aportaron los trabajadores del Consejo de Iglesias y miembros de la Iglesia Presbiteriana Reformada de Luyanó, con artículos de uso personal y doméstico  destinados a personas que perdieron la mayoría de sus pertenencias en los municipios de Maisí, Imías y Baracoa.

carga-de-camion-con-donativos

El Comité de Emergencia informó que se han gestionado cinco contenedores de ayuda para esta zona del país, provenientes de iglesias de Canadá, Estados Unidos e Inglaterra.  Además de un contenedor de sillas de ruedas de la organización Joni and Friends que, desde antes de ocurrir este fenómeno, estaba previsto a distribuirse en la provincia de Guantánamo.

Por: Aymara Cepeda

PorComunicaciones CIC

El Consejo de Iglesias de Cuba emite propuesta inicial de respuesta a la emergencia del huracán Matthew

La solicitud preliminar de fondos para la respuesta a la emergencia creada por el huracán Matthew en Cuba se puede encontrar en los sitios:

Hurricane Matthew in Cuba – CUB161
Comité de Emergencia del Consejo de Iglesias de Cuba activado por Huracán Matthew

El Consejo de Iglesias agradece el acompañamiento en este momento de crisis y todo el apoyo que nuestro país recibe.

 

PorComunicaciones CIC

Presidente del Consejo de Iglesias de Cuba recorre zonas afectadas por Huracán Matthew.

Como parte de las acciones del Comité de Emergencia del Consejo de Iglesias de Cuba, el Rev. Joel Ortega Dopico realizó un recorrido de tres dias por los poblados de Baracoa, Maisí, El Jamal, La Máquina y otros territorios, para ver directamente la magnitud de los daños y reunirse con representantes de Iglesias locales y del gobierno; así como definir acciones de intervención inmediata y comunidades prioritarias a considerar en la propuesta de respuesta del CIC a los daños del huracán.

En conjunto con el Rev. Aramías Rodríguez Brooks y otros miembros del Comité de Emergencia en la provincia de Guantánamo, llegaron hasta iglesias de la zona, de las cuales la mayoría han perdido los techos, así como bancos y ventanas, y las que han quedado en pie todavía sirven como albergue a cientos de familias afectadas. Muchas también fueron destruidas completamente, como la iglesia católico-romana de Baracoa, en donde sus miembros estaban preparándose para celebrar la misa sobre las ruinas y piedras; y donde recibieron con alegría y espíritu ecuménico al grupo de pastores evangélicos y protestantes del CIC.

Según narra el Rev. Ortega Dopico “los daños más importantes están relacionados con las viviendas, al recorrer la vista por los diversos poblados prácticamente no quedan casas completas, a casi todas le faltan techos y pedazos de paredes, y por supuesto, adentro de las viviendas el viento y el agua se llevaron la mayoría las pertenencias de sus moradores”.

sdf

Y sigue refiriendo: “Muchas casas desaparecieron por completo, fueron arrancadas completamente del suelo, solo quedan piedras en lo que fuera alguna vez un espacio familiar, las personas caminan llorando con sentimientos de desolación y desconcierto, es una situación realmente muy dramática. También es necesario resaltar la capacidad de resiliencia y que se respira un ambiente de solidaridad”.

Los pastores y líderes de iglesias hacen su labor de acompañamiento, llevando a las personas la esperanza de un Dios que acompaña en medio de todas las necesidades. Sobre este particular comenta el Rev. Dopico: “Tuvimos un culto al que la gente fue con entusiasmo,  cantó himnos de alabanza y le dio gracias a Dios porque la vida fue preservada en medio de esta situación”.

gfgfg

Sobre la situación del agua y el saneamiento básico explica que “es muy difícil, la ausencia de baños agrava más aun la situación. El acceso al de agua se hace complejo por la escasez de este recurso potable, ya que ésta viene en camiones cisternas desde poblados lejanos y faltan recipientes para almacenarla.

La rehabilitación de telecomunicaciones, servicios básicos y electricidad, ya ha iniciado, pero la severidad de los daños hace que sea una tarea compleja y que tomará mucho tiempo en normalizarse.

Al cierra de esta información se conoció que desde la mañana del lunes 10 de octubre fue publicado en el sitio web de ACT Alianza el documento preliminar con una solicitud de fondos para un proyecto de respuesta a esta emergencia, preparada por el Comité de Emergencias del CIC, la cual también constituye la primera llamada de asistencia humanitaria para Cuba publicada en la Red de Información Humanitaria para América Latina y el Caribe (Redhum).

PorComunicaciones CIC

El Comité de Emergencia del Consejo de Iglesias de Cuba (CIC) quedó activado desde el 30 de septiembre pasado ante la inminencia del huracán Matthew

El Comité de Emergencia del Consejo de Iglesias de Cuba (CIC) quedó activado desde el 30 de septiembre pasado ante la inminencia del huracán Matthew, quinto de la actual temporada ciclónica en el Atlántico, y calificado como el más devastador desde 1997.

En su séptimo día de trabajo, su presidente, el reverendo Joel Ortega Dopico inició la reunión pidiendo “a Dios la guía para encausar el necesario acompañamiento al pueblo de Cuba en este momento difícil” y seguidamente realizó un resumen detallado de la situación que hasta el momento se conoce de los territorios afectados, según los informes emitidos por los coordinadores provinciales del Consejo de Iglesias de Cuba en Guantánamo, Santiago de Cuba, Holguín y Las Tunas, al este del país.

Representantes del Foro Cuba de ACT Alianza, presentes en la reunión, anunciaron que desde el pasado cuatro de octubre, cuando el huracán Matthew comenzaba sus afectaciones a Haití y al oriente de Cuba, quedó activada la Alerta ante el evento climatológico, disponible en el sitio web de la organización.

María Luisa Navas secretaria del Foro Cuba de ACT Alianza, explicó que en estos momentos se trabaja en la elaboración de una solicitud de apoyo que canalizará esta organización global para brindar ayuda humanitaria a los pobladores afectados, principalmente en los municipios de Maisí, Imías, y Baracoa, territorios con el mayor índice de cristianos evangélicos del país, según datos del Consejo de Iglesias de Cuba.

Además de la Dirección del Comité de Emergencia del CIC, también están activados los comités de emergencia provinciales, en coordinación con otras instituciones ecuménicas del país, como el Centro Lavastida y con las instancias de gobierno en los territorios.

En intercambio telefónico con el Rev. Aramís Rodríguez Brook, coordinador provincial del CIC en Guantánamo, se conoció que en la oriental provincia ya se realiza la evaluación de daños y necesidades de manera preliminar debido a que no hay aún acceso a la zona afectada, que permitirá planificar la respuesta del Consejo de Iglesias ante este desastre.

Otras iglesias y movimientos evangélicos en el mundo vienen manifestando su voluntad de apoyar en la recuperación, según expresó Ortega Dopico, quien además comentó sobre las iniciativas personales que se desarrollan en las redes sociales de internet, para recaudar fondos y canalizarlos a través del Consejo de Iglesias de Cuba.

Por su parte, Jeremías Ochoa, consultor de la organización cristiana Visión Mundial y colaborador del CIC, aportó sus saberes en las estrategias discutidas por el Comité para viabilizar la ayuda al país.

Esta ayuda, no solamente incluirá apoyo material, sino que tendrá en cuenta el trabajo psicosocial  comunitario, importante para promover la resiliencia luego de desastres naturales. La Comisión Bíblica, por su parte, informó que Sociedades Bíblicas Unidas también apoyará en recursos humanos y materiales.

En las próximas horas el presidente del Consejo de Iglesias de Cuba se trasladará hasta la zona oriental, para constatar de primera mano los impactos del huracán, cuyos datos preliminares ya arrojan que se mantienen evacuadas unas 1759 personas en 11 iglesias de 4 territorios.

El Consejo de Iglesias de Cuba posee una estructura organizativa por territorios que permite cuantificar y llevar a cabo acciones en situaciones de emergencia. La anterior activación del Comité de Emergencia de la institución fue durante el destructivo huracán Sandy, en octubre de 2012,  que constituye el antecedente más cercano a un evento climatológico como el huracán Matthew.

a

Comité de Emergencia reunido el jueves 6 de octubre en el CIC asd asdf dfg

Imágenes de las afectaciones. Fotos de Radio Baracoa