Archivo del autor Comunicaciones CIC

image_pdfimage_print
PorComunicaciones CIC

Consejo de Iglesias de Cuba, lidera Gestión de riesgo de Desastres entre organizaciones regionales basadas en la Fe

El equipo Facilitador Regional de la Comunidad de Práctica para la Gestión de riesgo de Desastres en América Latina y el Caribe quedó constituido este miércoles 16 de septiembre, siendo electa como su Moderadora María Luisa Navas Zorrilla, funcionaria del Consejo de Iglesias de Cuba y Coordinadora en el país del Foro Cuba de ACT Alianza.  Con ella dialogamos sobre esta nueva responsabilidad.

María Luisa Navas Zorrilla. Moderadora de la Comunidad de Práctica para la Gestión de riesgo de Desastres en América Latina y el Caribe

María Luisa Navas Zorrilla. Moderadora de la Comunidad de Práctica para la Gestión de riesgo de Desastres en América Latina y el Caribe

Pregunta: Maria Luisa, has sido electa como Moderadora de la Comunidad de Práctica para la Gestión de riesgo de Desastres en América Latina y el Caribe. ¿Cómo se constituye esta Comunidad? ¿En qué consiste esta Plataforma, quiénes la integran y animan y cuáles son sus propósitos y objetivos?

Respuesta: La Comunidad de Práctica para la Gestión del Riesgo de Desastres de América Latina y el Caribe puede definirse como un grupo de personas apasionadas por un mismo objetivo y que conforman una red regional de primera línea para hacer frente a los desafíos contemporáneos en materia de respuesta humanitaria, digna y responsable, mediante el apoyo a personas que sufren el impacto de los desastres, guerras y conflictos, fortaleciendo las capacidades de líderes de base, apoyando a las poblaciones menos privilegiadas a adaptarse al cambio medioambiental, e influyendo en las instancias de gobierno y otros tomadores de decisiones para salvaguardar los derechos humanos de los ciudadanos a la vez que se toma conciencia de la necesidad de  reducir vulnerabilidades,  cuyas  causas  subyacentes  tienen  su  base primordialmente en  el modelo  de  desarrollo actual.

P: Hace justamente un año en La Habana concluyó una capacitación regional en la aplicación del Manual de normas y procedimientos mínimos para el trabajo humanitario. ¿Es esta constitución de la Comunidad de Práctica para la Gestión de riesgo de Desastres en América Latina y el Caribe un resultado de ese proceso iniciado en Cuba?

R: En realidad la Comunidad surge como fruto de esfuerzos comunes del liderazgo de la región a través de los años. Hacemos un poco de historia. Es en el 2019 que ACT Alianza (Acción Conjunta de las Iglesias por sus siglas en inglés), en coordinación con organizaciones miembros de la cuenca de El Caribe y con el apoyo de organizaciones del Foro de Norte América y la Federación Luterana Mundial (FLM) en Centro América, se plantea como prioridades el fortalecimiento de capacidades de su membrecía en las temáticas de    respuesta a crisis humanitarias, rendición de cuentas, y articulación con entidades clave de la región relevantes en estas áreas.

Es así como un grupo de personas provenientes de miembros de ACT, de sociedad civil y del Centro de Coordinación para la Prevención de los Desastres en América Central y República Dominicana (CEPREDENAC) nos dimos cita en Matanzas, Cuba, del 9 al 16 de septiembre 2019 recibiendo un  curso  de  Formación  de  Formadores/as  en estándares actualizados del Manual Esfera y en Norma Humanitaria Esencial en materia de calidad y rendición de cuentas (Core Humanitarian Standard on Quality and Accountability -CHS). Al regresarnos a casa, este grupo se dio a la tarea de facilitar talleres con foros ACT en los países de origen, asesorar a otras organizaciones de la sociedad civil y líderes religiosos y ha coordinado con otras instancias humanitarias como CEPREDENAC, iniciativas de formación donde se ofrecen servicios para la difusión de Esfera y la Norma Humanitaria Esencial.

También se conformó un Grupo de WhatsApp que ha mantenido activo este relacionamiento, compartiendo materiales, capacitación y experiencias de campo con los nuevos conocimientos.

P: ¿Por qué Cuba para coordinar un esfuerzo regional de este tipo? ¿Cuáles pudieran ser los principales desafíos y oportunidades de esta gestión como Moderadora?

R: Para nadie es un secreto que Cuba es un referente en materia de manejo de situaciones de emergencia y desastres, sean naturales o no. Por ejemplo, ante esta emergencia sanitaria por la COVID-19, nuestro personal de la salud y de la ciencia junto al pueblo en general están escribiendo nuevas páginas en la historia de América Latina y del mundo.

¿Desafíos? Muchísimos. No olvidemos que estamos viviendo en un mundo de inequidades y marcadas diferencias sociales, donde unos pocos son privilegiados. Además de la innegable existencia de corrientes fundamentalistas contemporáneas que perpetúan conceptos estereotipados y retrógrados desde su perspectiva de fe. Entonces, sí, creo que muchos retos durante esta nueva jornada del camino.

¿Y oportunidades? También considero que pueden ser incontables, pero las más cercanas a mí han de ser la de contribuir desde nuestro esfuerzo cotidiano de dejar como herencia a futuras generaciones una cultura de Gestión de Riesgos de Desastres y de Adaptación al impacto del cambio climático, y la de ser parte de procesos que fortalezcan al liderazgo eclesial de la región para cumplir con la co-misión de Dios.

P: ACT es la organización que impulsa este trabajo. Háblenos de ACT Alianza y en relación con esta Comunidad de Práctica

R: ACT Alianza es una coalición de 144 iglesias y organizaciones afiliadas que trabajan juntas en más de 100 países para propiciar un cambio positivo y sostenible en la vida de las personas pobres y marginadas independientemente de su religión, creencias políticas, género, orientación sexual, raza o nacionalidad, de conformidad con los códigos y normas internacionales más exigentes.

La  Comunidad  de  Práctica  para  la  Gestión  del  Riesgo  de  Desastres  hará  especial  énfasis  en  el cumplimiento de la visión de ACT enfocando su trabajo en  “una comunidad global en la cual toda la creación  de  Dios  vive  con  dignidad,  justicia,  paz  y  respeto  a  los  derechos  humanos  y  al  medio ambiente” y accionará para concretar en la práctica cotidiana la misión declarada en la Estrategia global de ACT 2019-2026 como  una  “alianza  cohesionada,  efectiva  y  competente  trabajando  por  la  justicia  y  la  paz, promoviendo el liderazgo local, comunidades resilientes y sostenibles.”

Por otro lado, la Comunidad de Práctica para la Gestión del Riesgo de Desastres estimulará en todo momento el fortalecimiento, dígase la funcionalidad y operatividad a nivel local, de los foros ACT nacionales y sub-regionales en las temáticas que promovemos mediante el apoyo de expertos locales que brindan sus servicios y experticia en la práctica. Además, asumimos las directrices y políticas de ACT y el intercambio con otras comunidades de prácticas de la región o a nivel global.

P: Sus valoraciones sobre el Consejo de Iglesias de Cuba (CIC) como una de las organizaciones que en la región asume este reto de liderazgo.

El proceso de elección de este Equipo Facilitador Regional fue muy transparente de acuerdo a la cultura y ética de ACT Alianza. Se tuvo en cuenta criterios a partir de las organizaciones nominadas para asumir la Moderación y Vice Moderación de la Comunidad de Práctica. El Consejo de Iglesias de Cuba, actual organización líder, ha demostrado sus capacidades en promover un enfoque integrado de su trabajo, el cual incluye desarrollo, asistencia humanitaria, reducción de riesgos a desastres, rehabilitación e incidencia.  Desde varios escenarios el CIC acciona y eleva su voz en promoción y defensa alineada con la coherencia entre la reducción del riesgo de desastres y la aplicación de los marcos de políticas globales, especialmente la Agenda 2030 y los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), el Acuerdo de París sobre el Cambio Climático, el Marco de Sendai para la Reducción del Riesgo de Desastres y otros acuerdos mundiales, así como las posibles conexiones entre los mismos. También nuestra organización ha colaborado en la activa observancia y el cumplimiento de politicas públicas a nivel país que garanticen y salvaguarden los derechos ciudadanos y reduzcan vulnerabilidades.

Si dudas, queda mucho por hacer para alcanzar la excelencia.

CIC líder en la gestión de riesgo de desastres

 

PorComunicaciones CIC

El Patriarcado Ecuménico sobre la muerte del historiador Eusebio Leal Spengler

El Patriarca Ecuménico Bartolomé I, expresó la profunda tristeza de la Iglesia Madre de Constantinopla por el fallecimiento de Eusebio Leal Spengler.

El principal líder espiritual del mundo cristiano ortodoxo, manifestó su pesar mediante una carta abierta de S.E. Atenágoras Metropolitanas de México, en donde transmitió sus condolencias en nombre del Patriarcado Ecuménico al gobierno, a la familia y al pueblo de Cuba.

Su Santidad, el Patriarca Ecuménico Bartolomé expresa la profunda tristeza de la Iglesia Madre de Constantinopla por el fallecimiento de Eusebio Leal Spengler, un destacado intelectual cubano, quien fue el director del programa de restauración del centro histórico de la ciudad vieja de La Habana, declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Sello del Patriarcado Ecuménico

Sello del Patriarcado Ecuménico

El siempre memorable Eusebio Leal, un socio cercano del presidente Fidel Castro Ruz, un distinguido historiador y amante de la cultura bizantina, hizo una contribución decisiva a la construcción de la Iglesia de San Nicolás en el casco antiguo de La Habana. Él mismo visitó el Centro Sagrado en Phanar a principios de la década de 2000 para expresar a Su Santidad la voluntad del presidente Fidel Castro y el gobierno cubano de erigir una Iglesia ortodoxa de estilo bizantino y ofrecérsela al Patriarcado ecuménico.

Para este propósito, el fallecido Sr. Leal trabajó estrechamente con S.E. Atenagoras Metropolitanas de México, también responsable del cuidado pastoral de los fieles ortodoxos en Cuba, y siempre había mostrado un gran interés en los asuntos de la Iglesia Madre.

Eusebio Leal, Historiador de la ciudad de La Habana y Bartolomé I Patriarca Ecuménico, Arzobispo de Constantinopla y Nueva Roma.

Eusebio Leal, Historiador de la ciudad de La Habana y S.E. Atenágoras Metropolitanas de México

En enero de 2004, en una ceremonia histórica, el entonces presidente Castro, en presencia de una gran multitud, entregó simbólicamente la llave del Templo Sagrado al Patriarca Ecuménico, quien lo consagró. Su Santidad, a través de S.E. Atenagoras Metropolitanas de México expresó sus condolencias en nombre del Patriarcado Ecuménico al Presidente, al Gobierno y a la familia de los difuntos, pero también al pueblo de Cuba.

Vea la Carta Abierta de S.E. Atenágoras Metropolitanas de México por el fallecimiento de Eusebio Leal Spengler, Historiador de la ciudad de La Habana

Fuente: Página web del Patriarcado Ecuménico de Constantinopla

 

PorComunicaciones CIC

Condolencia por la partida del Congresista John R. Lewis. Consejo de Iglesias de Cuba

La Habana 19 Julio de 2020

El Consejo de Iglesias de Cuba, se une a todas las expresiones de condolencias por la partida del Congresista de los Estados Unidos de América John Robert Lewis. Su vida desde la fe, ha sido fiel ejemplo y testimonio de las más auténticas luchas por la justicia, la igualdad y la paz.

De John Robert Lewis el Consejo Nacional de Iglesias de Cristo de los Estados Unidos expresó:

“No solo fue un miembro del Congreso de 17 períodos, sino también un ícono de los derechos civiles y un héroe estadounidense cuya vida ejemplificó el liderazgo de servicio y el fiel testimonio público. Inspiró a generaciones con su coraje y optimismo, y trabajó incansablemente para dirigir a nuestra nación a la altura de sus ideales más nobles. De hecho, con sus muchos sacrificios y audaz activismo, el congresista Lewis inclinó el largo arco del universo moral hacia la justicia”

Para el congresista Lewis, su activismo fue motivado por su fe: “El movimiento de derechos civiles se basó en la fe. Muchos de nosotros que participamos en este movimiento consideramos nuestra participación como una extensión de nuestra fe. Nos vimos a nosotros mismos haciendo el trabajo del Todopoderoso. La segregación y la discriminación racial no estaban en consonancia con nuestra fe, por lo que tuvimos que hacer algo”.

Nos sentimos plenamente identificados con la declaración del Consejo Nacional de Iglesias de Cristo de los Estados Unidos, donde se expresan los grandes valores y la consistencia de este gran hombre.

De John Robert Lewis podríamos decir con José Martí “Culminan las montañas en picos y los pueblos en hombres” El Congresista John R. Lewis es uno de esos pueblos hecho hombre. Su vida y su obra así lo atestiguan.

Nuestro más sentido pésame a los familiares y amigos de John Robert Lewis , y al pueblo norteamericano en general. Nuestras plegarias al Todopoderoso Dios.

Revelacion 12:13 “Bienaventurados de aquí en adelante los muertos que mueren en el Señor. Sí, dice el Espíritu, descansarán de sus trabajos, porque sus obras con ellos siguen.”

Rev. Antonio Santana Hernández. Presidente

Rev. Joel Ortega Dopico. Secretario Ejecutivo

Fotografìa: cnnespanol.cnn.com

 

PorComunicaciones CIC

Mensaje de la Iglesia Morava en Cuba acerca de la libertad religiosa en el país

26 de Junio del 2020

A muchos líderes religiosos en Cuba, nos ha causado tristeza que nuestro país sea incluido en la lista de vigilancia preparada por el gobierno de Estados Unidos, mintiendo que en nuestro país se limitan la libertad religiosa.

Los líderes y pastores de nuestra Iglesia Morava en Cuba podemos dar fe de nuestro trabajo evangelizador y ministerial a lo largo y ancho de nuestro país.

Somos parte activa del movimiento ecuménico Cubano y miembro del Consejo de Iglesias de Cuba.

Participamos en la atención diaconal en los diferentes lugares donde trabajan nuestras congregaciones, ayudamos en diferentes hospitales de nuestro país, tenemos purificadores de agua y servimos a nuestro pueblo distribuyendo agua filtradas desde nuestros templos, hemos repartidos miles de Biblia y materiales bíblicos en todo el país, celebramos nuestros cultos con toda libertad.

Nuestra visión es llevar adelante la construcción del Reino de Dios, en amor, cordialidad y hablando de la salvación en Jesucristo y le podemos asegurar que cada domingo nuestras congregaciones pueden gozarse en nuestros cultos.

Nuestra entrega es servir a nuestro pueblo acorde a nuestras posibilidades y podemos asegurar que lo hacemos con toda autonomía.

Celebramos campamentos de jóvenes, donde han participados jóvenes de diferentes países incluidos de Estados Unidos, tenemos visitas de nuestras iglesias hermanas en diferentes partes del mundo y muy especialmente desde Estados Unidos, fomentamos la superación teológica de nuestros líderes como profesores de Seminarios Moravos de los Estados Unidos.

Pedimos a nuestros hermanos de la Fe y a nuestras iglesias hermanas Moravas en el mundo que levanten su voz, desde el conocimiento y el compartir de nuestra Iglesia Morava en Cuba, que pueden estar seguros que nuestros hermanos e iglesias cristianas en Cuba gozan de muy  buena salud espiritual y de toda la libertad para desarrollar nuestro trabajo pastoral.

El gobierno cubano garantiza y promueven el equilibrio y las oportunidades del desarrollo e igualdad de todas las religiones presentes en nuestro país.

Cuba tiene una realidad innegable, una iglesia viva que camina  con la alegría del regalo de DIOS  de ser hgi9ja de este pueblo.

En el accionar del Cristo Resucitado

Revda. Tania Sánchez Fonseca

Presidenta de la Iglesia Morava en Cuba

PorComunicaciones CIC

Declaración de la Fraternidad de Iglesias Bautistas de Cuba, acerca de la libertad religiosa en el país

La Habana 19 de junio de 2020

“Y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres” (Jn 8:32)

La Fraternidad de Iglesias Bautistas de Cuba (FIBAC) es una denominación que reconoce la plena soberanía de Dios en la persona, vida y obra de nuestro Señor Jesucristo, bajo la dirección del Espíritu Santo y en obediencia a la Palabra de Dios, habiendo sido unidos por el vínculo del amor, la lealtad y la pasión por la verdad, la paz, la justicia y la libertad que ha caracterizado al movimiento bautista desde sus orígenes.

La FIBAC tiene una membresía de 43 iglesias en 12 de las 15 provincias del país.  Nuestros principios se sustentan en los énfasis de los bautistas a través de la historia, tales como:  El Señorío de Jesucristo, la autoridad suprema de las Sagradas Escrituras, el bautismo de creyentes por inmersión, gobierno congregacional, la autonomía de la iglesia local, la separación de la Iglesia y el Estado, la libertad de conciencia y el sacerdocio universal de los creyentes.

Asimismo, tenemos como principios distintivos: la vocación ecuménica, la proyección social contextual y la equidad de género.  Somos una organización de iglesias bautistas para el servicio y la colaboración, con programa pastorales con fundamentos en la identidad bautista, la promoción de la fraternidad entre nuestros miembros, así como, con la familia bautista    mundial.  Promovemos la evangelización y la unidad entre todas las iglesias cristianas, otras instituciones religiosas y organizaciones ecuménicas, ya sea en el país o en el extranjero. Procuramos el bienestar y la paz de nuestra nación, y así llevar el Espíritu de Jesucristo a todas las esferas de la vida nacional y promovemos la formación bíblico-socio-teológica y pastoral del pueblo cristiano.

En el contexto actual, nos sigue preocupando la situación concerniente a la manera en que la administración norteamericana ha fortalecido las políticas de discriminación, de sanciones y endurecimiento del bloqueo hacia Cuba. Siendo lo más reciente, el tema relacionado a la libertad religiosa, donde hemos conocido que han puesto a Cuba en una lista de naciones donde no existe libertad.

A lo largo de 30 años nuestra FIBAC, puede dar testimonio del avance del programa misionero en nuestro país, donde se distingue:

  • El crecimiento en los diversos ministerios de la vida eclesial, basado en los valores de solidaridad, amor, paz, servicio, trabajo, ayuda mutua que son señales en el presente del Reinado de Dios.
  • El crecimiento numérico de nuestras iglesias en diversas provincias del país.
  • Ser una iglesia viva llena de niños, con jóvenes y personas adultas con gran formación.
  • La FIBAC es miembro de numerosas organizaciones no gubernamentales y cristianas internacionales y además colabora y trabaja con otras, donde se incluyen:

Consejo de Iglesias de Cuba (CIC) Consejo Latinoamericano de Iglesias (CLAI) Alianza Mundial Bautista (AMB) Unión Bautista Latinoamericana (UBLA) Caribbean Baptist Fellowship (CBF) (Fraternidad Bautista Caribeña) Caribbean Council/Conference of Churches (CCC) (Conferencia de Iglesias del Caribe).

  • Tenemos relaciones de intercambio con muchas iglesias del mundo: Canadá, los Estados Unidos, Brasil, Italia y Centroamérica
  • Muchas iglesias en los Estados Unidos trabajan junto a la iglesia cubana, en unidad. Y colabora en temas como:

Nuestras relaciones con iglesias de muchos lugares del mundo, sobre todo con las iglesias hermanas de los Estados Unidos, lo llamamos hermanamientos. Es una relación sincera, de un compartir verdadero entre cristianos, donde todos aportan y comparten como iguales. Es fruto de Testimonio vivo y eficaz del evangelio de Cristo, el cual proclamamos pasando por encima de todas las barreras, en la verdad del Cristo que nos llama a vivir y a compartir.

No es cierto   y es muy mal intencionado acusar a Cuba de que en ella no hay   libertad religiosa. La libertad religiosa en Cuba se vive y se, disfruta cada día por cientos de miles de creyentes, líderes, pastores, familias, jóvenes niños y niñas, ancianos personas con discapacidad, hombres y mujeres que con su Fe hacen de sus familias y sus círculos de relaciones personas con una ética de vida coherente con los principios del evangelio que Jesucristo vino a anunciar. En Cuba tenemos el derecho de expresar nuestras creencias porque somos un estado laico.

Rev. María Zaida Hernández Gutiérrez. Presidente

Pastora Asmarys González Cruz. Secretaría de Actas

Declaración de la FIBAC

PorComunicaciones CIC

Pronunciamiento del Consejo de Iglesias de Cuba

Unidas y unidos para servir

La Habana. Cuba. 2 de junio de 2020

Acabamos de celebrar el Día de la Fiesta del Pentecostés. Pentecostés, nos muestra el camino a una nueva etapa en la vida de la iglesia y la historia humana. Es el inicio de una vida en la presencia del Espíritu, es el inicio en un nuevo mundo, un mundo lleno de verdades: la solidaridad, la paz, la equidad, la igualdad.

Pentecostés es el inicio de una nueva comunidad donde todo es de todos y para todos, donde cada quien piensa en la otra y el otro y le ama como a sí mismo. Donde las verdades insoslayables del evangelio se vivan como eje central de las relaciones humanas.

Ante la crisis multifactorial que vive hoy los Estados Unidos, donde los más vulnerables y marginados son las principales víctimas, nosotros nos unimos a nuestras Iglesias hermanas y al pueblo norteamericano, acompañándoles y estando a su lado en oración y acción.

Que cese el odio y la instigación, que desaparezca la injusticia y la desigualdad.

Que termine la falta de derechos y la violencia.

Que desaparezcan las armas y el egoísmo.

Que quede anulada la manipulación y la violación a la integridad del ser humano y la creación.

Que se detenga toda discriminación contra minorías y excluidos.

Lamentablemente desde la administración del Presidente Donal Trump son alentados todos los sentimientos contrarios a lo que predicamos, aun cuando se atreve sin temor y sin respeto alguno a sostener una Biblia.

Que el derecho a la vida, la salud, el respeto a la auténtica dignidad y la libertad humana primen por encima de los intereses de poder, avaricia y predominio.

En la paz del Resucitado.

“Señor, tú has sido nuestro refugio de generación en generación. Antes que naciesen los montes o fuera engendrado el orbe de la tierra, desde siempre y por siempre tú eres Dios.”

Salmo 90:1-2

Rev. Antonio Santana Hernández. Presidente

Rev. Joel Ortega Dopico. Secretario Ejecutivo

PorComunicaciones CIC

Nota informativa del Consejo de Iglesias de Cuba

A nuestro pueblo:

El pasado sábado 5 de abril comenzó la Semana Santa, que culminará el sábado 11 del propio mes. Un día después celebraremos la Pascua, que también conocemos como Domingo de Resurrección.

Con motivo de esta fecha, y en medio del duro enfrentamiento a la Covid-19, el Consejo de Iglesias de Cuba ha articulado y organizado, de conjunto con varios de sus miembros, la grabación y transmisión por medios de comunicación pública de varios mensajes dirigidos a nuestro pueblo. Para ello, ha contado con el apoyo de las autoridades y organismos pertinentes, que han atendido a nuestra solicitud, como ocurre cada año, haciendo posible compartir los signos de la espiritualidad cristiana a través de la radio y la televisión nacional. Además del mensaje en televisión por Domingo de Resurrección, transmitiremos dos emisiones especiales por Domingo de Ramos y Domingo de Resurrección en el programa radial El Evangelio en Marcha, que desde hace 28 años se emite por las frecuencias de CMBF Radio Musical Nacional.

Aunque siempre nuestro mensaje en este tiempo es de esperanza y renovación, sentimos que en las actuales circunstancias tenemos un compromiso y deber mayor aún con nuestro amado pueblo cubano, que hoy lamenta la enfermedad por Coronavirus de más de trescientos de sus hijos e hijas, así como el fallecimiento de algunos de ellos. En un comunicado de nuestra institución con fecha 20 de marzo, anunciamos las primeras medidas tomadas por el CIC en relación con este adverso escenario.

Al mismo tiempo, el 28 de marzo, dimos a conocer una declaración conjunta con el Consejo Nacional de Iglesias de Cristo en los Estados Unidos, en la cual expresamos:

“Solicitamos al Gobierno de los Estados Unidos el levantamiento inmediato del bloqueo económico financiero y comercial que por más de 60 años ha sido impuesto a Cuba, así como a otras naciones.

Pedimos que pare toda manipulación y uso de los intereses políticos y económicos ante la crisis humanitaria global actual, agudizada y visibilizada por la pandemia de la COVID-19.”

Con ese mismo espíritu de unidad, diálogo y compromiso irrenunciable con el derecho a la vida, la salud y el bienestar de todos los habitantes de este mundo, en especial de cubanas y cubanos, hemos coordinado el mensaje a nuestro pueblo del próximo Domingo de Resurrección. Un mensaje que compartimos desde la fe en nuestro Señor y los valores cristianos del amor, la compasión y la esperanza como componentes esenciales de nuestra palabra en esta hora difícil. Hemos puesto, por encima de todo, el deber sagrado del servicio y el acompañamiento espiritual desde la fe y los valores del Reino de Dios. Es la fe en Jesús y el Evangelio nuestra principal fortaleza; y el testimonio de vivirla junto a nuestro pueblo, aún en las más difíciles circunstancias, lo que nos redime.

Amadas y amados:

Como Consejo de Iglesias de Cuba lamentamos mucho que estos esfuerzos sean manipulados, como ha ocurrido en su abordaje en algunos medios de comunicación alternativos y pronunciamientos personales en redes sociales, por quienes no han vacilado en tergiversar la verdadera intención de este acto e intentan aprovecharlo para legitimar, posicionar y estimular las discrepancias, la división y una agenda política con la cual no nos sentimos comprometidos ni identificados.

Reiteramos que nuestra principal disposición es al diálogo y, en ese camino, continuaremos trabajando en función de la unidad de nuestras iglesias para servir al pueblo cubano. No caeremos en tentaciones divisionistas, que nos alejan de nuestros propósitos.

Seguiremos orando porque el amor y la fe en Jesús nos ayuden a sanar nuestras heridas y a concentrarnos en aquellas cuestiones esenciales para el desarrollo de la misión social de la Iglesia.

Continuaremos trabajando también, junto a todo aquel de buena voluntad, en el acompañamiento al pueblo cubano para contener la epidemia de la Covid-19 y proteger la vida de nuestros hermanos y hermanas, sean creyentes o no.

Como nos enseñó Jesús, “amaos los unos a los otros”.

Fraternalmente,

Reverendo Antonio Santana Hernández.

Presidente del Consejo de Iglesias de Cuba

PorComunicaciones CIC

Declaración Conjunta del Consejo Nacional de Iglesias de Cristo en EEUU y el Consejo de Iglesias de Cuba

La Habana, Cuba – Washington , USA

26 de Marzo, 2020

“En medio de la calle de la ciudad, y a uno y otro lado del río, estaba el árbol de la vida, que produce doce frutos, dando cada mes su fruto; y las hojas del árbol eran para la sanidad de las naciones”. Apocalipsis 22:2

Estamos a solo pocos días de la celebración de Semana Santa 2020, la más importante celebración del cristianismo, y el mundo atraviesa por una crisis humanitaria de alcance incalculable que afecta todas las aristas de la vida en el planeta.

El Consejo de Iglesias de Cuba y el Consejo de Iglesias de Estados Unidos hemos trabajado juntos en unidad por muchos años por el derecho a la vida, la salud y el bienestar de todos los habitantes de este mundo. Es el amor de Jesucristo, nuestro Señor y Salvador, el que nos une y nos pide que elevemos nuestras oraciones a nuestro Dios por los países y las familias que hoy sufren a causa de la pandemia COVID-19. Este sufrimiento que se agudiza y extrema por causa de las desigualdades e injusticias, las brechas enormes entre ricos y pobres, las diferencias entre las regiones del mundo, la falta de inclusión, la injusticia de género, los problemas migratorios y de justicia climática.

Solicitamos al Gobierno de los Estados Unidos el levantamiento inmediato del bloqueo económico financiero y comercial que por más de 60 años ha sido impuesto a Cuba así como a otras naciones.

Pedimos que pare toda manipulación y uso de los intereses políticos y económicos ante la crisis humanitaria global actual, agudizada y visibilizada por la pandemia de la COVID-19.

Solicitamos al movimiento ecuménico internacional, a todas las iglesias y religiones en los propios Estados Unidos y el mundo, a los gobiernos, a las Naciones Unidas y a todas las personas de buena voluntad, que se unan en al esfuerzo por una petición global para el levantamiento inmediato del bloqueo y para el cese de toda sanción sobre cualquier país o región; sobre todo ahora que estas políticas genocidas frenan y limitan la respuesta global a la pandemia COVID-19.

Saludamos y felicitamos la “Carta Pastoral” del CMI del 18 de Marzo, la “Declaración Conjunta” de ACT Alianza y Religiones por la Paz, del 26 de Marzo y especialmente el “Llamado” realizado por CWS el 24 de Marzo en relación al levantamiento del bloqueo y las sanciones. Así como otras iniciativas y esfuerzos que están conformando una campaña global a favor de la colaboración, la unidad y la paz en la búsqueda de las soluciones y respuestas apropiadas a la pandemia COVID 19 y la crisis mundial.

Nosotros estamos agradecidos a los miles de médicos cubanos, enfermeros y profesionales de la salud quienes están salvando vidas por todo el mundo. Por lo tanto, es imperativo el levantamiento del bloqueo y las sanciones coercitivas para continuar de forma más efectiva salvando vidas durante la pandemia.

Nosotros sabemos la buena voluntad entre cubanos y norteamericanos pude ayudar al mundo entero en este momento. Oramos para que nuestra oración sea escuchada.

Jim Winkler,

Secretario General y Presidente

Consejo Nacional de las Iglesias de Cristo en Estados Unidos

 

Rev. Antonio Santana Hernández

Presidente

Consejo de Iglesias de Cuba

 

Rev. Joel Ortega Dopico

Secretario Ejecutivo

Consejo de Iglesias de Cuba

 

Rev. Dr. John Dorhauer

Moderador de la Junta de Gobierno

Consejo Nacional de las Iglesias de Cristo en Estados Unidos

 

PorComunicaciones CIC

Declaración del Consejo de Iglesias de Cuba en reconocimiento a la Operación humanitaria Crucero MS Braemar

La Junta Directiva del Consejo de Iglesias de Cuba, reunida el pasado 18 de marzo de 2019, aplaudió la decisión de las autoridades cubanas de recibir a los viajeros y tripulantes del crucero británico MS Braemar, con enfermos de Covid-19, para su inmediato traslado a Reino Unido.

Los miembros de la Junta expresaron su orgullo ante la decisión del país, elaborando una Declaración sobre este tema, que reconoce la postura de nuestro gobierno y el legado de solidaridad y humanismo de nuestra nación.

Declaración del Consejo de Iglesias de Cuba en reconocimiento a la Operación humanitaria Crucero MS Braemar

“Pues tuve hambre, y ustedes me dieron de comer; tuve sed, y me dieron de beber; anduve como forastero, y me dieron alojamiento. Estuve sin ropa, y ustedes me la dieron; estuve enfermo, y me visitaron; estuve en la cárcel, y vinieron a verme.”…

“El Rey les contestará: “Les aseguro que todo lo que hicieron por uno de estos hermanos míos más humildes, por mí mismo lo hicieron.” Mateo 25

Expresamos nuestra satisfacción,  por  la sensibilidad y  acción rápida de las autoridades de la República de Cuba, ante la situación humanitaria relacionada con el crucero MS Braemar  de la compañía Fred Olsen Cruise Lines y responder positivamente a la solicitud del Gobierno del Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte, de atracar en puerto cubano y viabilizar el traslado a sus países de forma inmediata y segura, de los enfermos, pasajeros y miembros de la tripulación, bajo los protocolos de seguridad necesarios para garantizar el éxito total de la operación.

Nuestro país, con una larga historia de solidaridad y cooperación internacional, nuevamente da muestras de la vocación de amor y servicio que caracterizan a nuestro proceso social y humanista.

Esta acción, es parte de la vida cotidiana de cubanos y cubanas. Nuestro pueblo, a través de su personal médico y de Salud Pública, diariamente presta servicios, en muchas latitudes de este mundo.

Felicitamos a las autoridades, al personal de salud, y todos los organismos, instituciones y personas que han hecho posible esta hermosa tarea,

Fraternalmente.

Rev. Antonio Santana Hernández. Presidente

Rev. Joel Ortega Dopico. Secretario Ejecutivo

PorComunicaciones CIC

Comunicación de la Directiva del Consejo de Iglesias de Cuba ante la presencia en Cuba del COVID 19

Bendiciones de paz y amor, desde el Consejo de Iglesias de Cuba.

Damos a conocer las acciones que se inician en nuestra organización ante la presencia en Cuba del COVID 19.

El Consejo de Iglesias de Cuba (CIC) ha creado su grupo de referencia, para atender los temas relacionados a la nueva epidemia global, liderado por la Dra. Ana M. Mayor Puerta, coordinadora del Programa de Salud del CIC, a su vez Especialista en Microbiología y Máster en Infectología. Este grupo está integrado por especialistas que forman parte del equipo de trabajo de dicho Programa y emitirá las directrices de trabajo para el enfrentamiento de la nueva enfermedad, en nuestras comunidades de fe.

Se ha activado el Comité de Emergencia, llamando periódicamente a reuniones en las oficinas del CIC.

Se revisa el Plan de preparación y Respuesta a Emergencias del Foro Cuba de ACT Alianza y los protocolos establecidos en el mismo.

Se revisan y comparten las guías y documentos enviados por ACT Alianza, Manual Esfera, la OMS, y el Ministerio de Salud Pública de la República de Cuba.

Se establece comunicación con las Coordinaciones provinciales del CIC y de los programas, se les indica que estén atentos a los comunicados y los Reportes de Situación del Consejo de Iglesias de Cuba y de las autoridades del país.

Se hace un llamado a las organizaciones miembros, asociados fraternales e iglesias en general, de la necesidad de ser actoras en la comunidad que promuevan el espíritu de solidaridad, compañerismo y responsabilidad, promoviendo las buenas practicas, el sentido común, tomando las medidas necesarias en los templos, y espacios de culto que eviten la propagación de la epidemia.

A la comunidad de fe en general se insta a que se adhieran a las orientaciones de las autoridades de salud, facilitando el trabajo que se disponga.

El Consejo de Iglesias de Cuba promueve el énfasis en el cuidado y protección de las poblaciones más vulnerables en nuestra sociedad.

Se ratifica la mirada inclusiva que tenga en cuenta la no discriminación y la máxima expresión del Amor de Dios por todas sus criaturas.

Creemos en el poder de la Oración y la fuerza de la Unidad, y que nuestra confianza radica por sobretodo en Jesucristo quien ha prometido que estará con nosotros todos los días y hasta el fin de los tiempos.

Fraternalmente,

Rev. Antonio Santana Hernandez. Presidente

Rev. Joel Ortega Dopico. Secretario Ejecutivo