¿Desde cuándo y por qué celebramos litúrgicamente el “miércoles de ceniza”?

PorComunicaciones CIC

¿Desde cuándo y por qué celebramos litúrgicamente el “miércoles de ceniza”?

El “miércoles de ceniza” comienza la temporada de Cuaresma, una época en la que muchos/as cristianos/as se preparan para la Pascua observando un período de ayuno, arrepentimiento, moderación y disciplina espiritual. El “miércoles de ceniza” tiene raíces antiguas, y enfatiza dos temas: nuestro pecado ante Dios y nuestra mortalidad humana. El servicio se centra en ambos temas, ayudándonos a darnos cuenta de que ambos  pueden ser trascendidos a través de la muerte y resurrección de Jesucristo.

Las cenizas son un símbolo antiguo. En Génesis, leemos que Dios formó a los seres humanos del polvo de la tierra (Génesis 2: 7). Después de la expulsión del Jardín del Edén, Dios le dice a los primeros seres humanos: “Tú eres polvo, y al polvo volverás” (Génesis 3:19). La palabra hebrea traducida polvo, se traduce ocasionalmente como cenizas. A lo largo de las Escrituras, las cenizas son parte de los rituales cuando las personas buscan el perdón y lloran su pecado (vea Números 19: 9, 17; Hebreos 9:13; Jonás 3: 6; Mateo 11:21 y Lucas 10:13, entre otros).

Miembros de la Primera Iglesia Presbiteriana Reformada de La Habana recibiendo la imposición de la ceniza.

Miembros de la Primera Iglesia Presbiteriana Reformada de La Habana, Cuba, recibiendo la imposición de la ceniza.

La imposición de cenizas en las frentes de los cristianos para marcar el inicio de la Cuaresma se puede rastrear al menos hasta el siglo X.

En los siglos anteriores, las cenizas se usaban para marcar a aquellos que habían sido separados de la iglesia a causa de pecados graves y estaban tratando de ser readmitidos en la comunión de la iglesia. En efecto, estaban rehaciendo el proceso de preparación final para la membresía de la iglesia junto con los que lo hacían por primera vez. Fueron rociados con cenizas y se les dieron prendas ásperas para usar como una señal de dolor por sus pecados y su compromiso de buscar la renovación en la vida cristiana a través de esta temporada.

Se comparten oraciones de agradecimiento y petición a Dios

Se comparten oraciones de agradecimiento y petición a Dios

Desde el siglo X, la observancia del “miércoles de ceniza” se ha convertido en un rito general para todos en la iglesia.

Según la tradición, en muchas iglesias, las cenizas se hacen quemando las palmas del Domingo de Ramos del año anterior. Las cenizas se colocan en la frente, generalmente en el signo de una cruz, en un ritual conocido como la imposición de cenizas. La cruz de ceniza en la frente es una señal externa de nuestro dolor y arrepentimiento por los pecados.

Cuando las cenizas se colocan en la frente, se pronuncian palabras como éstas: “Recuerda que eres polvo y al polvo volverás”, recordando las palabras de Dios a Adán en Génesis 3:19, o “Arrepiéntete, y cree en el evangelio” Recordando el mensaje tanto de Juan el Bautista como de Jesús (Marcos 1:15).

A través del servicio de cenizas en el primer día de Cuaresma, nos presentamos ante Dios reconociendo nuestra humanidad, arrepintiéndonos de nuestro pecado y recordando quiénes somos y quiénes podemos ser.

Información tomada de Infoserv. Servicio Metodista Unido de Información

Fotografías: Héctor Rodríguez Arias

 

Sobre el autor

Comunicaciones CIC administrator

Deja un comentario

Solve : *
26 − 14 =