Sin categoría

Por una iglesia unida para servir. Asamblea en el año 75 del Consejo de Iglesias de Cuba

Una aguda reflexión sobre el ecumenismo y sus desafíos en el contexto cubano actual marcó la 47 Asamblea del Consejo de Iglesias de Cuba celebrada entre el 7 y el 8 de abril en la Iglesia Presbiteriana Reformada de Luyanó.
Este análisis parte de reconocer que la diversidad y riqueza de las tradiciones y pensamientos deben ser elementos que aporten a la unidad en función del servicio a la sociedad y la Iglesia Cubana y no obstáculos que provoquen divisiones.
Al referirse al ecumenismo en el contexto actual, el presidente del CIC Rev. Joel Ortega Dopico distinguió varios niveles. El institucional se da a través de las organizaciones ecuménicas y entre las propias iglesias (denominaciones) o instituciones, expresándose también en espacios comunes como celebraciones litúrgicas y acciones diacónicas, bíblico-teológicas o de compromiso social y político.
Acerca del ecumenismo de cara al futuro, Dopico invitó a preguntarnos hacia dónde vamos como iglesias cubanas y qué utilidad tiene el pensamiento protestante reformado para guiarnos y llevarnos de regreso a casa (oikos-mene). Esta reflexión parte también de asumir “cuánto hemos dividido la casa”, usando la metáfora de una grande y antigua vivienda habanera en la que cada generación construye una pared para delimitar su espacio propio y los más viejos quedan arrinconados. El ecumenismo es la única ruta de retorno, porque es un proceso de unidad, de búsqueda de la unidad perdida, expresó, recordando al Apóstol Pablo en la Carta a los Filipenses 1:6 “Doy gracias a mi Dios y siempre que me acuerdo de vosotros, por vuestra comunión en el evangelio, desde el primer día hasta ahora; que el que comenzó en vosotros la buena obra, la perfeccionará hasta el día de Jesucristo”.
Al concluir este segmento de su discurso, el Presbítero llamó la atención en la necesidad de que el trabajo ecuménico esté permeado por el análisis y la reflexión bíblica y teológica de nuestra realidad, escuchando profundamente la voz de Dios y la voz del pueblo.
El diálogo como principio
El período más reciente se ha caracterizado por la profundización del diálogo del Consejo de Iglesias de Cuba hacia lo interno y también con iglesias y organizaciones cristianas no miembros, según lo describe el informe presentado a la asamblea.
Significativo también ha sido el respaldo a diferentes eventos y programas de carácter nacional, como los Portales Ecuménicos y la organización del Día Mundial de Oración, organizado por Cuba por primera vez en la historia de esta jornada.
Como parte de su relacionamiento con otras iglesias y organizaciones nacionales e internacionales, los directivos del CIC han participado en la última etapa en intercambios con figuras religiosas como el Presidente del Concilio Pontificio para la Unidad de la Iglesia Católica Romana, el Cardenal Kurt Koch del Vaticano, el Secretario General de Sociedades Bíblicas Unidas Michael Perreau, el Rev. Larry Miller, del Foro Cristiano Global, el Rev. Milton Mejías, Presidente del CLAI, la Rev. Gloria Ulloa, de la presidencia del Consejo Mundial de Iglesias y el Rabino Howard Schnitzer, Director de la Misión Cuba Judía Latina, entre otros.
La distribución de biblias en todo el país, es otra de las misiones del Consejo en su labor inclusiva y ecuménica. La presentación de la Biblia en Braille en la Biblioteca Nacional, la traducción de la Biblia al lenguaje de señas cubana y la participación en el Proyecto Un Millón de biblias se destacan entre las acciones fundamentales en este sentido.
Informes del período
La Asamblea fue espacio idóneo para compartir el quehacer de las áreas programáticas de la institución. Formación y estudio compartió información sobre sus programas. En este año, el programa de Mujer y Género, continuó potenciando la incorporación de la perspectiva de género como eje transversal de los proyectos del Consejo y mantiene su labor en 10 experiencias ecuménicas nacionales. Este programa, celebró recientemente sus 40 años de creación y entre sus principales logros se conocieron los avances en la sensibilización sobre la violencia hacia las mujeres que se refleja en los cultos, predicaciones, celebraciones y talleres.
En otro momento de la asamblea, el programa de Liturgia expuso sus resultados en el periodo concluido y las perspectivas futuras. Según Ruth Mariet Trueba, coordinadora del programa, destacan entre sus principales logros la incorporación de la liturgia en otros espacios que no son propiamente del programa, la incorporación de la comprensión artística a las actividades, teniendo en cuenta el énfasis en la participación de jóvenes y artistas, así como el apoyo a los diferentes procesos formativos del CIC.
Del programa de Educación cristiana se conoció que se viene trabajando en el uso del método participativo de enseñanza en los espacios de la pastoral educativa, metodología sin embargo, que se domina poco en el ámbito eclesial cubano. El novedoso concepto de la Educación Cristiana es manejado hoy con éxito por este programa y se trabaja en la sensibilización con el término en diferentes espacios, así como en la estructuración y diseño de las clases bíblicas-teológicas, desde una metodología participativa, con fundamentos de Género y Medio ambiente.
El programa de Capellanía Carcelaria Evangélica, se consolida como espacio de diálogo, compañerismo y formación, y de marcado carácter ecuménico, y ha logrado consolidar una red de capellanes en todo el país con más de cien miembros, se conoció en la Asamblea. Próximamente, este programa editará un manual educativo de capellanía cubana, para la información y capacitación de las iglesias y comunidades de fe cubanas.
Sobre el programa de Juventud también se dialogó en la máxima reunión de las iglesias evangélicas cubanas. En la Asamblea se supo que los esfuerzos de este espacio se concentran en fortalecer la visión y el liderazgo juvenil en prácticas eclesiales muy conservadoras, permeadas de fundamentalismo, adultocentrismo, prejuicios y tabúes. En el periódo concluido se ha logrado trabajar temas importantes para los jóvenes como las relaciones intergeneracionales, la sexualidad, la violencia y la cultura de paz.
El programa Misión, Evangelización y Ecumenía ha trabajado este año en función de crear las condiciones bíblico-teológicas para que las iglesias puedan concebir la tarea evangelizadora y misionera de frente a los desafíos que le brinda hoy el contexto donde se sitúan sus comunidades. Según el Rev. Ernesto José Bazán, responsable de este programa, el tema de trabajo en este año fue la Misión y evangelización integral.
El área de Diaconía, este año próxima a sus 25 años, también rindió informe a la Asamblea. Se conoció que el proyecto Comunidades por la vida, en esta etapa tuvo como énfasis fundamental facilitar procesos a nivel de iglesias locales con una visión más integral. Este trabajo ha permitido potenciar la articulación de los diferentes programas que integran el área, de manera que se vayan logrando resultados más integrales a favor de contribuir a la Diaconía y la participación social de las iglesias cubanas, planteo a la Asamblea la Dra. Elina Ceballos, responsable del Área.
El programa de Desarrollo sostenible informó que las familias benenficiarias de sus diferentes microproyectos lograron incrementar y diversificar sus producciones a través del trabajo de los promotores formados para ello, así como por la forma teórico-práctica en la construcción de diferentes alternativas tecnológicas para apoyar el desarrollo de una agricultura sostenible. En este período el programa logró concretar además un intercambio entre los mejores promotores/as para compartir conocimientos y vivencias, en una gira de estudio por espacios productivos con buenas prácticas en diseño integral y la incorporación de prácticas agroecológicas novedosas para el mejoramiento de suelos y el manejo de plagas, refirió su coordinador, el Ing. Edilberto Chávez.
La Pastoral de personas con discapacidad logró en estos dos años, ubicar en todas las bibliotecas provinciales del país, y en otras bibliotecas y Centros, un ejemplar de la Biblia en sistema Braille. También, con sus esfuerzos, se pudo traducir a la lengua de señas cubanas para personas sordas, cuatro relatos del Evangelio según San Lucas y presentarlo en formato mp3 en todas las provincias del país. Estos y otros resultados fueron presentados en plenario por el coordinador de la pastoral, el Rev. Noel Fernández.
El Programa Vida y salud comunitaria ha alcanzado sus resultados a través de una estrategia que transita desde la creación de capacidades a la implementación de iniciativas diaconales en salud y proyectos con el sistema de salud y educación, espacios de encuentro, de rehabilitación, de reducción de daños, intercambios de experiencias, apoyo a la diaconía institucional así como las alianzas, todo bajo el matiz de la sensibilización en todas las etapas y modalidades del trabajo. La Dra. Ana Margarita Mayor, coordinadora del programa, explicó que en estos años han realizado una intensa labor diaconal en salud que complementa las acciones del Sistema Nacional de Salud en respuesta a los nuevos desafíos de las enfermedades transmisibles y no transmisibles, de las relacionadas con la niñez y a los daños por el envejecimiento.
Con el informe presentado por el Arq. Marbelio Tamayo, la Asamblea conoció del trabajo del programa de Infraestructura eclesial, el cual desarrolló sus labores junto al Proyecto Comunidades por la Vida II, articulado al resto de los programas del Área de Diaconía del CIC.
En el periodo concluido el Programa de emergencia y ayuda humanitaria centró su accionar en la respuesta a los efectos del huracán Sandy, a través de su equipo de Apoyo Psicosocial Basado en la Comunidad, el cual fortaleció sus capacidades de respuesta incorporando conocimientos sobre la gestión estratégica del riesgo de desastres, se explicó en el informe rendido por el área.
El foro Cuba de ACT Alianza, se ha consolidado en este tiempo como una plataforma desde donde se pueden lograr sinergias organizacionales que permitan a la iglesia cubana y al movimiento ecuménico nacional hacer incidencia en pos de transformaciones sociales de equidad y justicia. Según expresa en su informe la Lic. María Luisa Navas, el foro socializa aportes significativos y buenas prácticas de las diferentes organizaciones que la integran y trabajan temas relacionados con la respuesta humanitaria, la resiliencia comunitaria, dignidad humana y justicia y equidad socio ambiental.
Cambios en la estructura
Como resultado de un largo proceso de análisis y con el objetivo de fortalecer el trabajo del CIC, en la asamblea se anunciaron transformaciones importantes como la permanencia solamente de Diaconía y Formación y Estudios como áreas programáticas, mientras al Departamento de Fortalecimiento Institucional se incorpora el Área de Comunicaciones, la cual ha sistematizado el quehacer del Consejo de Iglesias de Cuba, en el periodo analizado. Asimismo se determinó el cese del programa de erradicación de barreras arquitectónicas y la incorporación del programa de Misión, Ecumenía y Evangelización al Área de Formación y Estudios.
Además, se propuso el cese de la instancia de Coordinación General, cuyos roles serán asumidos por el Consejo Directivo de la institución.
Para la planificación estratégica del período 2016-2018 se incorporó la protección a la niñez como eje transversal, como expresión de la prioridad que concede el CIC al cuidado de la infancia y la defensa de sus derechos.
En la Asamblea se realizó además el lanzamiento de la Campaña comunicativa “75 Años de unidad y servicio”, que pretende homenajear este año, el Aniversario setenta y cinco de la fundación del Consejo de Iglesias de Cuba.
Al término del cónclave fue ratificado como presidente del CIC el Rev. Joel Ortega Dopico, mientras el Rev. Antonio Santana ocupará el cargo de Vicepresidente.

Consejo de Iglesias de Cuba convoca a Festival Joven

Como parte de las actividades por el 75 aniversario del Consejo de Iglesias de Cuba y con motivo de la visita a nuestro país de Heaven Today, importante organización donante de Biblias, se convoca a la juventud cristiana de la nación a participar en un Festival Joven el próximo viernes 18 de marzo, en la Capilla y los predios del parqueo de la Institución (CIC).

El Programa de Liturgia y la Comisión Bíblica del Consejo, organizadores de esta actividad, afirman que la cita prevé la confección de un Mural pictórico por los 75 años, y la realización de obras de teatro, danza y números musicales. Además,  se distribuirán biblias, y otros materiales.

 

Sueños jóvenes para un ecumenismo comprometido

La importancia de la juventud como grupo social en los procesos de desarrollo de la iglesia, es entendida por la dirección y los proyectos que impulsa el CIC. Por ello, un encuentro, en uno de los salones de la institución con sede en La Habana, reunió a jóvenes líderes de diferentes confesiones de fe cristiana del país.

Además de representantes de la Iglesia Presbiteriana Reformada, la Fraternidad de Iglesias Bautistas, la Iglesia Cristiana Pentecostal, la Iglesia Santidad Pentecostal, la Iglesia del Nazareno, la Iglesia Misión Mundial de Pinar del Río y la Iglesia del Evangelio Completo, en la actividad estuvieron presentes coordinadores de los programas y áreas del CIC y miembros de la Iglesia Presbiteriana de Nashville, Tennessee, en Estados Unidos, de visita por estos días al Consejo.

El objetivo de la reunión fue intercambiar acerca del trabajo del programa de Juventud de la Institución, así como el quehacer actual y los proyectos que desarrollan las pastorales jóvenes de diferentes iglesias cubanas.

Durante casi tres horas, el intercambio arrojó luces al trabajo social que se genera en los espacios eclesiales y ecuménicos, en la importancia del aspecto formativo para la capacitación bíblico teológica juvenil y en las acciones de acompañamiento a experiencias concretas en toda la nación que demandan la presencia de los jóvenes cristianos.

Entre las opiniones más importantes estuvo la de volver a ganar los espacios donde tradicionalmente la juventud ha sido protagonista dentro de las iglesias, así como la necesidad de resignificar los valores éticos de este grupo etario.

Juicio aparte mereció el tema de la evangelización efectiva, para estas edades.

El cónclave demostró que la juventud cristiana experimenta una gran capacidad movilizador y se constituye en el motor principal de la sociedad y de los espacios donde se inserta. Sus sueños, ideas y proyectos redundarán en la unidad del movimiento ecuménico cubano.