Huracán Irma

Asamblea de ACT Alianza

  • Representantes del Foro Cuba de ACT Alianza y del Consejo de Iglesias de Cuba, participan en la Asamblea General, órgano superior de gobierno de la Alianza ACT.

La Habana, octubre, 2018- El Reverendo Joel Ortega Dopico, Secretario Ejecutivo del Consejo de Iglesias de Cuba y Elina Ceballos, Coordinadora del Área de Diaconía de la organización, participan desde el 28 de octubre al 1ro de noviembre  en la Tercera Asamblea de ACT, que tiene lugar en Uppsala, Suecia.

Esta Asamblea tiene lugar cada cuatro años, reune a representantes de los más de 145 miembros de la Alianza para elegir una nueva junta directiva y oficiales, y un Comité de Membresía y Nominaciones, para revisar los estatutos y afirmar la nueva dirección estratégica, así como para tomar otras decisiones importantes de gobierno.

La asamblea también brinda una oportunidad para que los miembros discutan y aprendan juntos sobre temas relacionados con el trabajo común, para adorar juntos y compartir éxitos y mejores prácticas.

Las sesiones plenarias de esta Asamblea permitirán a los delegados debatir y votar sobre temas de gobernabilidad, incluyendo la estrategia global para ACT Alianza desde 2019-2026. También a debate estarán los cambios de estatutos y un nuevo modelo de membresía para la alianza, así como elegir una nueva junta de gobierno, oficiales y el Comité de Membresía y Nominaciones.

Entre los oradores previstos a intervenir en las plenarias se encuentras la Sra. Amina Mohammed, Secretaria General Adjunta de las Naciones Unidas, la Sra. Carin Jämtin, Directora General de la Agencia Sueca para el Desarrollo Internacional, el Rev. Dr. Olav Fykse Tveit, Secretario General del Consejo Mundial de Iglesias y el Sr. Rudelmar Bueno de Faria, Secretario General de la Alianza ACT.

Otra modalidad de trabajo durante estos días serán las reuniones regionales, que proporcionan un lugar más pequeño para discutir temas, establecer redes y aprender unidos. Los temas a analizar en estos espacios serán los éxitos y desafíos del actual período estratégico en su región, los principales problemas de gobernabilidad desde su contexto regional, el debate de las declaraciones públicas y las prioridades para avanzar como región.

Todo este trabajo se realizará teniendo a la espiritualidad cristiana en el centro de sus propósitos, concentrando la adoración en el tema de Esperanza en Acción y la necesidad de poner a las personas en primer lugar. La Catedral de Uppsala, acogerá un servicio de apertura de esta Asamblea y la adoración matutina y vespertina tendrá lugar cada día en la sala plenaria.

Este conclave permitirá contribuir y promover el papel de las iglesias y miembros de ACT para lograr un espacio público que sea seguro y justo para todos. Algunas preguntas y debates estarán en movimiento durante los intercambios.  ¿Son posibles las asociaciones estables, fieles y amorosas entre los miembros de ACT Alliance? Y la responsabilidad del sector privado: hacia una comprensión compartida de su papel en el desarrollo y la respuesta humanitaria.

La Asamblea General de ACT se lleva a cabo en el contexto del 70 aniversario del Consejo Mundial de Iglesias, el 50 aniversario de la Asamblea de Uppsala del CMI y el fin de semana ecuménico sueco.

Durante estos días se debatirá cómo trabajar juntos en el servicio al mundo (diakonia ecuménica) y cómo ese trabajo contribuye a la agenda más amplia para el desarrollo sostenible. Además en estas jornadas se realizará la Exposición Hope in Action, brindando una oportunidad para que los participantes visiten más de 20 exhibiciones de varios miembros de ACT.

Con información de ACT Alianza

Fotografía: Ciudad de Uppsala, Suecia. Sede de la Asamblea

“La última vez que cerré la puerta de mi casa”

En el mismo centro de Punta Alegre, la casa de un matrimonio fue derrumbada totalmente por el huracán. Les quedó en pie las paredes de la cocina, que habían hecho nueva, y del comedor que ahora utilizan como cuarto, que tuvieron que volver a techar. Aunque a punto de jubilarse, ambos trabajan con una ganancia que apenas les alcanza para pagar las deudas por los materiales de construcción anteriores, sin imaginar cómo harán para asumir los necesarios de la titánica labor de recosntruir su casa.

Julio trabaja como operador en el acueducto y ella en la biblioteca de una escuela cercana. El día del ciclón él estaba de guardia en su centro de trabajo. Ella fue la que se quedó encargada de guardar y cerrarlo todo en la casa. Un tiempo atrás una explosión en la mina de yeso cercana había resentido las vigas principales del techo, por lo que ya presentía que algo malo podía suceder.  Recuerda el fatídico día con una mezcla de angustia, rencor y tristeza, en especial el momento en que salió por última vez de su casa, caminó hasta la puerta y la cerró, despidiéndose en silencio de su querido espacio familiar.

Ahora, ya pasado un tiempo,  ponen su mayor esperanza en el pequeño negocio familiar de venta de alimentos ligeros que él maneja desde hace algún tiempo, pero que actualmente no hace porque la mayoría de los útiles necesarios se fueron con la fuerza del mar y de los vientos, junto con sus muebles, pertenencias y recuerdos; esas cosas de las que prefieren no hablar.

Él sabe cómo hacer tabletas de maní y ajonjolí, refrescos, granizado, jugos, rositas de maíz, algodón de azúcar y pequeñas golosinas que guarda en un carrito con el que solía a venderlas. Se le oye decir que no ve la hora de volver a salir, de trabajar desde bien temprano en la mañana hasta que se pone la tarde, para poder tener una entrada económica extra que le permita enfrentar la construcción de su casa. Por eso agradece la posibilidad de un proyecto como este que el CIC acerca a personas que, como él y su familia, quedaron severamente afectados por el fenómeno meteorológico.

El proyecto además de apoyarlo en recuperar los implementos para recomenzar su negocio, le ha dado a Julio otras oportunidades de sentirse útil, como la de convertirse en un promotor en el tema de agua, higiene y saneamiento, con un curso que le refrescó conocimientos y le permite colaborar con la comunidad. Ellos, con espíritu emprendedor, agradecen y esperan, sabiendo que es fuerte lo que tienen por delante, pero confiados en poder tener otra vez su casa, con una nueva puerta que abrir cada día.

Por un mayor desarrollo comunitario

El Consejo de Iglesias de Cuba, CIC, realiza acciones de apoyo a algunos de los territorios que fueran severamente dañados tras el paso del último huracán que azotara la isla, el Irma, en septiembre de 2017. Es el caso del poblado de Punta Alegre, en el municipio Chambas de la provincia de Ciego de Ávila, situado en la costa norte del país.

Allí la ayuda ha estado dirigida fundamentalmente a personas adultas mayores, personas con discapacidad, madres solteras cabezas de familia, mujeres embarazadas y personas con enfermedades crónicas. Los principales objetivos se centran en la atención psicosocial, para apoyar en la recuperación emocional y espiritual de las personas; en facilitar a varias familias los medios de vida necesarios para  comenzar a recuperar sus pequeños negocios y empezar a dar servicios a la  comunidad; así como en actividades educativas en la promoción de higiene.

También complementos alimentarios, artículos para el hogar, kits de canastilla para recién nacidos, equipamiento para el acceso al agua segura y productos básicos de higiene, forman parte del apoyo que se brinda, gracias a la colaboración de la Embajada de Canadá en Cuba.

Varias han sido las visitas de directivos del CIC a esta localidad, que ha permitido identificarse con las situaciones que viven los habitantes de Punta Alegre. Historias que conmueven y a la vez comprometen a seguir el trabajo que comenzó con la emergencia y que ahora se extiende en pos de un mayor desarrollo comunitario.

Punta Alegre, después de Irma

  • Constatan representantes del Consejo de Iglesias de Cuba y de la Embajada de Canadá en la isla progresos en la recuperación de comunidades afectadas por el huracán Irma

La comunidad de Punta Alegre en el  municipio avileño de Chambas, al centro del país, fue la más afectada en esta demarcación tras el paso del huracán Irma, a inicios del segundo semestre del pasado año. Así trascendió en un encuentro con autoridades locales del gobierno junto a directivos del Consejo de Iglesias de Cuba, CIC y Aymé González, Coordinadora del Fondo Canadiense para iniciativas locales de la Embajada de Canadá en Cuba.

Este encuentro formó parte de una intensa jornada de vistas a esta comunidad para constatar el avance de la recuperación y la respuesta a la emergencia que ha brindado allí el Consejo de Iglesias como parte de la sociedad civil cubana, canalizando fondos de organizaciones amigas y del pueblo de Canadá, quien para esta emergencia movilizó más de un millón de dólares canadienses.

González reconoció que no es posible emprender ningún proyecto sin el apoyo de las autoridades locales, junto a la cooperación internacional y organizaciones de la sociedad civil, en favor y beneficio de las personas necesitadas.

Jorge Luis Garrido Vidal, Presidente de la Asamblea del Poder Popular en el municipio Chambas realizó una actualización de los daños causados en el territorio y el Consejo Popular de Punta Alegre por el paso del evento meteorológico y la situación actual tras emprender la recuperación. De un total de 14 mil viviendas, esta demarcación tuvo afectaciones en más del 48 por ciento de su fondo habitacional y se prevé concluir el año con todas las cubiertas y techos recuperados, dijo Garrido Vidal.

La evaluación de las condiciones de la comunidad beneficiada, incluyó datos gubernamentales sobre la implementación de las ayudas que se distribuyen y el otorgamiento de subsidios y créditos bancarios a las personas que lo necesiten para emprender la recuperación de sus viviendas y medios de vida.

Los dirigentes del Gobierno local dieron a conocer además los objetivos sociales que han sido recuperados, como son parques, pistas deportivas e instituciones de la cultura, la salud pública y la educación.

Por su parte, los representantes del CIC, encabezados por su presidente, el Reverendo Joel Ortega Dopico, explicaron a los presentes que el  Consejo de Iglesia de Cuba brinda respuestas a las emergencias provocadas por los huracanes desde el año 2001, periodo de tiempo hasta la fecha en el que Cuba ha sufrido el embate de cerca de 15 huracanes.

La Dra. Elina Ceballos, Coordinadora del Área de Diaconía encargada de la acción social de la institución, refirió que la respuesta a este último sistema hidrometeorológico se enfoca en la recuperación de los medios de vida de las personas con licencias para ejercer diferentes modalidades de trabajos por cuenta propia u oficios, para ayudarles a reimpulsar sus pequeños emprendimientos en el sector no estatal como forma de gestión económica, contribuyendo así a su autonomía y a su futura recuperación.

Hasta el momento, explicó, se han logrado captar cerca de 800 mil dólares para apoyar en esta respuesta que pretende ayudar paulatinamente a 10 municipios de los más afectados. Nuestra gestión es una granito de arena entre los grandes esfuerzos que se realizan hoy en el país con estos propósitos. Es un gesto de amor y acompañamiento concretos, expresó Ceballos.

Ortega Dopico, por su parte, valoró que a través de su metodología de trabajo, el CIC llega a las comunidades afectadas por desastres naturales y se integra a la respuesta que de conjunto se brinda en estos territorios para luego en etapas posteriores continuar con su presencia en las comunidades a través del sistema de trabajo programático de la institución.

Con las acciones que desarrolla el CIC, se fortalece el trabajo de otros donantes, de otras instituciones del estado, el gobierno y la sociedad civil, aportó la Dra. Ana Margarita Mayor, Coordinadora del sector de Agua, Higiene y Saneamiento, importante área mediante la cual serán instalados en el Consejo Popular de Punta Alegre, 300 sistemas de purificación de agua.

A manera de resumen Guadalupe González, también miembro del equipo de trabajo del CIC que asistió a la visita, dijo que a la fecha, estaban realizadas todas las actividades de capacitación que permitieron formar a promotores y promotoras en apoyo psicosocial y en promoción de higiene, agua y saneamiento. También se explicó que se han entregado los módulos previstos para casos de emergencias con alimentos, artículos no alimentarios y medios de vida.

Ya en el intercambio con la comunidad, los funcionarios de las organizaciones, reconocieron la labor de los líderes locales como protagonistas del trabajo de recuperación y respuesta a la emergencia. Especialmente se destacó la labor de Dionisio Bilbao, delegado del Poder Popular quien combina su fe cristiana con sus responsabilidades como representante del pueblo.

Estamos satisfechos de la manera en la que nos hemos articulado. Es ahí donde está la fortaleza mayor. Se ha logrado que un fondo pequeño se multiplique y logre movilizar a las personas, explicó el presidente del CIC.

Para el desarrollo e implementación de esta ayuda el Consejo de Iglesias de Cuba se guía por las normas del Proyecto Esfera, una Carta humanitaria que recoge las regulaciones para la respuesta en estos casos. La composición de cada uno de los módulos entregados tiene los estándares internacionales de un procedimiento de este tipo durante emergencias y se potencia  la formación de todas las personas que intervienen, bajo estos protocolos.

Trascendió que la expertis alcanzada por el CIC en temas de ayuda humanitaria forma parte de los aprendizajes en estos años de trabajo junto a la organización Action Church Togheter, ACT Alianza, a través de sus metodologías de acción en el ámbito de la emergencia.

Ante la comunidad reunida en la sala de televisión de Punta Alegre, importante centro de socialización del lugar, se explicó que esta nueva manera en que se implementa la ayuda, priorizando la recuperación de los medios de vida, vincula las acciones de asistencia con las de desarrollo, porque las personas logran recuperar sus fuentes de ingresos y esto le permite un grado de autonomía para continuar en el proceso de recuperación.

Allí, varios beneficiarios de este proyecto agradecieron la presencia en el lugar de los miembros de las instituciones, especialmente la Embajada de Canadá y el Consejo de Iglesias de Cuba a quienes contaron sus historias de vida, durante el paso del huracán, sus pérdidas y el proceso emprendido para su recuperación, a la llegada de las ayudas que se vienen canalizando desde diciembre pasado.

Visiblemente emocionada, Minerva, una maestra de profesión que se integra al amplio sector de la población que en Cuba opta hoy por el cuentapropismo, mostró su alegría tras las donaciones que permitirán que ella y su hija continúen desarrollando su actividad económica en la cafetería “El Baturrito”, su emprendimiento familiar.

Al referirse a esta ayuda, agradece en nombre de su hija, a quién reconoce como “el futuro” en este nuevo contexto que les ha tocado vivir: por una parte el desastre natural y por otra, el desarrollo de su comunidad mediante la implementación de pequeños negocios familiares que tributen a la economía familiar y local, como una opción válida en el entramado de posibilidades laborales con las que cuentan.

También Juan, uno de los pescadores del poblado, recordó el momento en el que el mar borró del litoral su casa, sin dejar rastro siquiera de sus mástiles y horcones principales. Él pesca para vivir,  dijo en el intercambio, pero con el daño a la fauna marina provocado por el huracán, poco puede pescar, sin mencionar que perdió todos los instrumentos que facilitaban su trabajo, incluyendo su embarcación. Yo pesco para vivir, pero sin instrumentos ni peces, qué pasaría con mi vida, dijo.

A esta pregunta, un tanto entrecortada, rápidamente Juan la acompaña con el agradecimiento por recibir nuevo instrumental para desarrollar su actividad y la certeza de que las cuatro familias que se benefician de la pesca que él y otros de sus compañeros realizan, podrán contar con el sustento diario, fruto de su trabajo.

Tras escuchar las diferentes historias, los visitantes dieron las gracias por constatar de primera mano el proceso de respuesta a la emergencia desarrollado en la comunidad.

La alegría fue determinante en todo este proceso, argumentó en las palabras finales de la visita el Presidente del Consejo de Iglesias de Cuba, Reverendo Ortega Dopico, reconociendo además el trabajo de los siete promotores en trabajo psicosocial formados para atenuar la afectación psicológica que provocó el ciclón. Con su labor se alcanzó a más de 600 niños, a través de una metodología de espacios amigables, que devolvieron la alegría, cuando muchos eran los derroteros.

Un pueblo que en su nombre lleva intrínseco la característica que engloba este término: alegría, para nosotros, marcados por la espiritualidad, fue un signo de impulso y reafirmación hacia el trabajo que emprenderíamos en Punta Alegre. Este trabajo, aun solo comienza, expresó.

Agradecidos nosotros, por tener la posibilidad de trabajar en esta gran obra de amor. Por aunar esfuerzos y trabajar en favor de nuestro pueblo. La solidaridad y la sensibilidad son innatas al pueblo cubano y a nuestro proyecto social, innatas a la fe cristiana, concluyó el Secretario Ejecutivo del Consejo de Iglesias de Cuba y Coordinador General de esta respuesta, el Reverendo Armando Rusindo, Obispo de la Iglesia Morava en Cuba.

Con un llamado a visibilizar el trabajo hasta ahora realizado y a evaluar ideas de nuevos proyectos que la embajada pudiera apoyar en la propia comunidad, concluyó este intercambio y visita.

Punta Alegre. Respuesta a la Emergencia provocada por el Huracán Irma

Aprueba Oficina de ACT Alianza, aplicación de Cuba para responder a la emergencia provocada por el huracán Irma

El 6 de septiembre de 2017, el Huracán Irma, un huracán de categoría 5 con vientos sostenidos máximos de 295 km / hora, se convirtió en uno de los huracanes más poderosos jamás registrados en el Atlántico. Este huracán altamente destructivo se aproximó a la costa oriental de Cuba (en Guantánamo) el jueves 7 de septiembre.

El huracán Irma azotó toda la costa norte durante 4 días. A las 8:00 p.m del lunes 11 de septiembre, el huracán finalmente abandonó el territorio cubano y dejó una enorme cantidad de devastación a su paso.

Aproximadamente 2,000,000 personas fueron evacuadas de sus hogares y buscaron refugio con sus familiares, vecinos, en refugios de emergencia o en iglesias locales. Olas de hasta 9 metros de altura se estrellaron en la costa. Se informaron 10 víctimas humanas como resultado directo del huracán.

Irma causo considerables daños ambientales, económicos y sociales en todo el país; más específicamente, existe un suministro inadecuado de agua segura para el consumo humano; pérdida significativa de dunas costeras, bosques, árboles frutales, así como graneros de semillas, bananos y otros cultivos; destrucción total o parcial de casas, centros de salud y educativos, mercados, puentes y caminos de acceso a esas comunidades.

Las inundaciones generalizadas promovieron condiciones insalubres que han causado problemas de salud. Muchas comunidades permanecieron y permanecen sin electricidad y telecomunicaciones, debido a un daño de infraestructura extenso a la red nacional. La industria del turismo, la principal fuente de ingresos para la economía cubana, se vio seriamente afectada, debido a la destrucción de la infraestructura hotelera. Todo esto ha afectado seriamente el bienestar psicosocial de los grupos vulnerables, especialmente personas mayores, niños, adolescentes, jóvenes, mujeres, personas con discapacidad y personas con enfermedades crónicas.

El Consejo de Iglesias de Cuba (CIC), un miembro local de ACT Alliance en el Foro Cubano, está apoyando a los hogares afectados por el huracán para que tengan suficientes alimentos, acceso a agua potable y saneamiento, apoyo psicosocial, rehabilitación de viviendas y recuperación de medios de vida. Más de 20,000 hogares en 75 comunidades se beneficiarán con esta intervención, el presupuesto solicitado para esta intervención es de 1, 395,795.00 USD.

Cuba: Emergency response to the Hurricane Irma – CUB171

Se reune el Foro Cuba de ACT Alianza para trazar estrategias tras el paso del Huracán Irma

El Foro Cuba perteneciente a ACT Alianza, una coalición global de iglesias y agencias dedicadas al desarrollo, la asistencia humanitaria y la incidencia, se reunió en la sede del Consejo de Iglesias de Cuba, para adoptar medidas referentes a la respuesta a la emergencia provocada tras el paso del huracán Irma por Cuba.

El Foro, integrado por varias organizaciones e iglesias de fuerte compromiso ecuménico en el país, con un importante trabajo diacónico, de servicio y comunitario, contó con las intervenciones del Sr. Carlos Rauda, oficial regional de programas de ACT Alianza, quien se encuentra en nuestro país colaborando en el proyecto que dará respuesta a la situación creada en la isla tras el paso reciente del huracán Irma. Antes de ampliar más sobre este tema dio a conocer sobre el contexto global en emergencias y de las dos situaciones que más ocupa la atención de ACT actualmente: la sequía en el norte de África, que alcanza siete países y millones de personas con falta de agua y comida, así como la crisis en el Medio Oriente, que sigue generando incontables refugiados y emigrantes.

En este encuentro se dialogó sobre el proyecto con el que el CIC, sus iglesias miembros y el Foro Cuba de ACT Alianza acompañarán a personas que fueron severamente dañadas a consecuencia del paso devastador del huracán Irma por la isla, a la vez que surgieron otras iniciativas de apoyo y contribución.

La Dra. Elina Ceballos, coordinadora del Área de Diaconía del CIC comunicó que, siguiendo los pasos de esta organización, ya fue aprobada una Nota Conceptual inicial para el proyecto que desarrollará el CONSEJO DE Iglesias de Cuba, miembro de para las personas afectadas en el país por el huracán, en la que se detallan las áreas de respuesta, las localidades y el presupuesto, entre otros conceptos fundamentales en los que se desea trabajar. E informó que se trabaja ya en el Appeal (la solicitud propiamente dicha) con un objetivo más realista y un mayor conocimiento de la situación existente.

En la cita se explicaron además, los seis elementos esenciales del proyecto de respuesta a la emergencia, comprendidos en las categorías: vivienda; seguridad alimentaria; agua, saneamiento y promoción de higiene, protección y ayuda psicosocial; artículos no alimentarios y recuperación de medios de vida.

También se dieron a conocer los territorios seleccionados para accionar en ellos: Santa Cruz del Norte, en la provincia Mayabeque; Playa, Centro Habana y Habana del Este, en la Habana; Martí y Cárdenas, en Matanzas; Caibarién, Encrucijada y Sagua La Grande, en Villa Clara; Yaguajay, Sancti Spíritus; Bolivia y Chambas, en Ciego de Ávila ; Esmeralda, en Camagüey; Manatí, en Las Tunas; Banes, en Holguín y Manuel Tames, Guantánamo.

La selección de estos ámbitos y lugares de intervención son el resultado de un pormenorizado análisis de las estadísticas de las afectaciones publicadas en los diferentes medios de difusión, y posteriormente de un proceso de seguimiento que realizan los coordinadores y colaboradores del CIC en las diferentes provincias del país. Otros criterios de selección para las personas a beneficiar con la respuesta son madres solteras que son cabezas de familia, mujeres embarazadas, personas adultas mayores, personas con discapacidad y familias multigeneracionales.

La Dra. Ceballos también hizo mención a la importancia de la experiencia de trabajo en los proyectos Comunidades Cubanas por el Desarrollo y Vida Plena, que promueven pequeños emprendimientos para mejorar la economía familiar de personas en diferentes municipios de Cuba. En esta ocasión, se pretende ayudar a aquellos negocios familiares que se vieron severamente afectados a causa del huracán.

Por su parte el presidente del CIC, Rev. Joel Ortega Dopico, aseguró que actualmente se trabaja en coordinación estrecha con los Coordinadores Provinciales del CIC para identificar en cada uno de los municipios seleccionados cuáles son los Consejos Populares más dañados, para así acercar más la respuesta a las personas con mayor necesidad. Y, una vez comenzada la etapa de implementación, se hará un diagnóstico, para identificar específicamente la mayor cantidad de personas que se encuentran dentro de los criterios de selección.

Trascendió que la cifra total de hogares a los que se espera llegar con este proyecto es de 16 mil, distribuidos  en 119 Consejos Populares de 16 municipios del país. Esta respuesta permitirá beneficiar a una población total de 924 mil quinientas personas. En la reunión se conoció que se viene realizando un estudio de los posibles donantes dentro y fuera de ACT Alianza con posibilidades reales de apoyo, muchos de los cuales ya han iniciado las conversaciones al respecto.

Con este proyecto no solamente se dará solución específica a las afectaciones provocadas por el huracán Irma sino que además se propiciará el fortalecimiento de capacidades institucionales para que tanto el Consejo de Iglesias, como el Foro ACT Cuba mejoren su potencial de respuesta. Uno de los aspectos más distintivos de esta propuesta es el trabajo directamente en las comunidades afectadas, en coordinación con las autoridades locales y con los colaboradores del CIC en los territorios.

En la cita además se coordinaron los próximos pasos a seguir, se actualizó el listado de contactos del Comité de Emergencia, a la vez que se resaltó que es un momento de unidad, en el cual las iglesias del país puedan hacer un trabajo conjunto a favor de los más necesitados.

Juntos en el tiempo de actuar

El Consejo de Iglesias de Cuba extiende a sus organizaciones amigas fuera de Cuba, un llamado de solidaridad para colaborar en el proceso de recuperación, acompañamiento social y material en las zonas más afectadas por el huracán Irma en Cuba.

Para hacer llegar las donaciones al Consejo de Iglesias de Cuba, desde Estados Unidos, se debe  usar la siguiente vía:

Bank Name: KeyBank
Bank Account Name: Church World Service, Inc. General Account
Bank Account Type: Checks/ACH
Account Number: 359681070207
ABA# for ACH/Wire Transactions: 041001039 Swift Code: KEYBUS33
Bank Address: KeyBank, 101 S. Main St., Elkhart, IN 46516
Bank Phone Number: 574-295-2704

Al hacer sus contribuciones, debe asegurarse que la trasferencia sea debidamente registrada y enviar un correo electrónico a mcoria@cwsglobal.org especificando “Hurricane Irma Response – Cuba”

Las donaciones serán destinadas a apoyar la recuperación de los daños en la isla, a través del Consejo de Iglesias de Cuba y otras organizaciones que implementan la respuesta a la emergencia de manera conjunta.

Federación Universal de Movimientos Estudiantiles Cristianos moviliza fondos para ayudar en la recuperación

Buenos Aires/Cárdenas 17 Septiembre 2017

La Federación Universal de Movimientos Estudiantiles Cristianos (FUMEC), considerando las consecuencias provocadas por el huracán Irma y las situaciones emergentes que van surgiendo en la etapa de reconstrucción y recuperación, extiende un llamado de solidaridad a los amigos/as de la FUMEC, Movimientos Estudiantiles Cristianos (MECs) y organizaciones fraternales a colaborar en la colecta que realiza la FUMEC para destinar al trabajo del MEC de Cuba en el proceso de recuperación, acompañamiento social y material en las zonas más afectadas y en las 7 ciudades donde el Movimiento desarrolla su trabajo con jóvenes y estudiantes: Sancti Spíritus, La Habana, Cienfuegos, Cárdenas, Matanzas, San Nicolás y Santiago de Cuba.

Todo lo recolectado se usará para el apoyo directamente a comunidades afectadas principalmente enfocándose en las personas más vulnerables entre los que se encuentran niños/as, ancianos, personas con movilidad reducida.

Siguiendo el consejo del MEC de Cuba, una posible manera de contribuir sería a través de packs de alimentación, aseo e higiene personal y doméstico.

Algunos de los estudiantes y jóvenes de los diferentes grupos locales del MEC de Cuba han tenido afectaciones en las viviendas, según comunica su presidenta nacional Dianet Martínez Valdéz.  El MEC-C se prepara para su próximo taller regional de formación de líderes del occidente cubano, entre el 21 y 23 de septiembre, donde se planificarán los pasos a seguir en la agenda de solidaridad y movilización.

Medios para colaborar:

 PayPal: Click http://www.fumec-alc.org/apoyanos/

FUMEC ALCBANK NAME: Banco de la República Oriental del Uruguay ABA/SWIFT/CHIPS ID: BROUUYMMABA026003324ADDRESS: Constituyente 1450, 11200 Montevideo, Uruguay+598 2908 2882 ACCOUNT NUMBER: 196-0564029ATTENTION: LAC Regional Secretary

WSCF IROBANK NAME: Banque Cantonale de Genève (BCGE) ABA/SWIFT/CHIPS ID: BCGECHGGXXXADDRESS:: Quai de I’le 17, case postale 2251, 1211, Genève 2,ACCOUNT NUMBER: LO790.08.11ACCOUNT NAME: World Student Christian FederationATTENTION: LAC Regional Secretary

Sarahí Garcia. GomezPresidenta Mesa DirectivaFUMEC ALC

Marcelo Leites. Secretario Regional ALCDirector Programa Eco JusticiaFUMEC

 

Consejo de Iglesias de Cuba participará activamente en la recuperación del país tras el paso devastador del huracán Irma

“Dios es nuestro refugio y nuestra fuerza. Siempre está dispuesto a ayudar en tiempos de dificultad, por lo tanto, no temeremos cuando vengan terremotos y las montañas se derrumben en el mar. ¡Qué rujan los océanos y hagan espuma! ¡Qué tiemblen las montañas mientras suben las aguas! Un río trae gozo a la ciudad de nuestro Dios, el hogar sagrado del altísimo. Dios habita en esa ciudad, no puede ser destruida. En cuanto despunte el día, Dios la protegerá”. Salmo 46: 1-5

Cuba enfrentó un fenómeno único y sin precedentes cuando el huracán Irma afectó severamente a once provincias del archipiélago. Durante su paso devastador se mantuvo con categoría 5 por más de 72 horas y con un lento desplazamiento que le permitió estacionarse en varios de los territorios que sufrieron más daños, con efectos de huracán o tormenta tropical.

Entre las afectaciones más significativas están la pérdida de diez vidas humanas, aun cuando fueron evacuadas más de un millón de personas; el derrumbe total o parcial de miles de viviendas y la pérdida de los recursos materiales de una gran cantidad de familias cubanas; daños severos a la flora y la fauna que todavía no se han cuantificado; devastación en varias zonas costeras de ambos litorales así como en los cayos adyacentes a las provincias centrales del país, incluyendo severos perjuicios en áreas protegidas.

El huracán Irma es el primer fenómeno meteorológico que compromete el funcionamiento del sistema electro energético nacional de manera crítica. Ello provocó que más de la mitad del país se encontrara sin fluido eléctrico durante más de 72 horas.

El sector turístico, principal renglón económico de la isla, sufrió severos daños cuando resta un mes para el inicio de la temporada alta del turismo. Ello implica un fuerte golpe a la economía nacional y un desafío a la capacidad de respuesta para la recuperación de las instalaciones y áreas naturales que constituyen destinos turísticos.

Aún cuando el estado cubano ha movilizado cuantiosos recursos para proteger a la población, en varias provincias persisten serias dificultades con recursos básicos como el agua y la alimentación, así como situaciones que pueden comprometer la estabilidad epidemiológica y provocar una emergencia sanitaria.

Desde que se dieron a conocer los profundos daños que Irma podría causar, el Consejo de Iglesias de Cuba y sus Comités de Emergencia nacional, regionales, así como grupos en las localidades, en alianza con las autoridades nacionales y locales y otras organizaciones de la sociedad civil, adoptaron varias medidas dirigidas tanto a la prevención como a la respuesta, a partir del cumplimiento de los protocolos establecidos. Numerosas iglesias y casas pastorales sirvieron como centros de evacuación y refugio a cubanas y cubanos y apoyaron en labores como la transportación de evacuados y la distribución de agua potable a través de la red de sistemas de agua instalados en iglesias y centros.

A partir de una evaluación de las afectaciones causadas por Irma y varias visitas de campo en provincias como La Habana, Matanzas, Villa Clara, Sancti Spíritus, Ciego de Ávila, Camagüey y Las Tunas. El Consejo de Iglesias de Cuba dialoga con las autoridades cubanas, así con numerosas organizaciones y plataformas internacionales que han enviado mensajes de solidaridad y expresado su voluntad de contribuir a la recuperación del pueblo cubano. Entre ellas se encuentran ACT-Alianza la cual está apoyando para organizar una respuesta integral y nos acompaña con personal para ello, Pan para el Mundo, Obra Misionera de Berlín, CBM, Diakonia Suecia, diferentes Sociedades Bíblicas en el mundo, Servicio Social de Iglesias Dominicanas, Iglesia Discípulos de Cristo de lo EUA, Consejo Nacional de Iglesias de Cristo de los EUA, Siervos Unidos Alrededor del Mundo de los Estados Unidos, Bolsa Samaritana y Visión Mundial, Wine to Water, La Iglesia Presbiteriana de los Estados Unidos USA, Haven Today.

Como parte de la ayuda se ha ofrecido el envío de alimentos, medicamentos, kits de aseo, herramientas para la construcción y filtros de agua, entre otros recursos, así como acompañamiento pastoral y de atención psicosocial en comunidades afectadas. Voluntarios de la Obra Misionera de Berlín han anunciado su llegada a territorio cubano dentro de dos semanas y se sumaran a las labores de recuperación.

Como ha ocurrido ante fenómenos naturales precedentes, el Consejo de Iglesias de Cuba tendrá una participación activa en la recuperación del pueblo cubano y seguirá compartiendo su mensaje de fe y esperanza. Desde su vocación ecuménica, el CIC convoca a sus miembros y amigos en todo el mundo a juntar esfuerzos en el servicio a quienes hoy sufren las consecuencias psicológicas, espirituales y materiales de tan devastador evento hidrometeorológico.

Consejo de Iglesias de Cuba
Septiembre 13 de 2017

Cristianos en Baracoa se suman a la recuperación

Lluvias intensas y penetraciones del mar se sucedieron en las últimas horas en la ciudad nororiental de Baracoa, a 880 kilómetros de La Habana.

Según reportes del equipo de Coordinación del Consejo de Iglesias en la localidad, hasta ayer permanecían evacuadas cientos de personas.

Las iglesias del territorio han acogido a estos evacuados, llegando a cuantificarse cerca de 92 personas en la Primera Iglesia Bautista de Baracoa, 106 en la Iglesia Adventista, 95 en la Iglesia del Nazareno, 60 personas en la Iglesia Bautista de los Hoyos y 95 personas en las Asamblea de Dios, según datos proporcionados por Díaz Borges.

Hasta el cierre de esta información ya comenzaban las labores de recuperación y las personas evacuadas comenzaban a regresar a sus casas.

Los filtros de agua entregados en la anterior emergencia provocada por el paso del huracán Matthew, están a disposición de las comunidades donde fueron entregados, así como en instituciones de la salud pública y educación.

En Baracoa, cristianos y cristianas, miembros del Consejo de Iglesias de Cuba, confirman su voluntad de apoyar las labores de recuperación en los territorios afectados de todo el país.