Ecumenismo

Unidos para Servir

Santifícalos en tu verdad; tu palabra es verdad. Como tú me enviaste al mundo, así yo los he enviado al mundo. Y por ellos yo me santifico a mí mismo, para que también ellos sean santificados en la verdad. Mas no ruego solamente por éstos, sino también por los que han de creer en mí por la palabra de ellos, para que todos sean uno; como tú, oh Padre, en mí, y yo en ti, que también ellos sean uno en nosotros; para que el mundo crea que tú me enviaste. La gloria que me diste, yo les he dado, para que sean uno, así como nosotros somos uno. Yo en ellos, y tú en mí, para que sean perfectos en unidad, para que el mundo conozca que tú me enviaste, y que los has amado a ellos como también a mí me has amado.

Juan 17:17-23

El 11 de junio de 2019, se hizo pública la intención de crear, por parte de directivos de  iglesias evangélicas cubanas, que no son miembros del Consejo de Iglesias de Cuba, la Alianza Evangélica de Iglesias Cubanas. Estos directivos plantean en su acta fundacional que: “La razón principal que motivó la creación de dicha Alianza, es que las denominaciones que la integran no se sienten representadas delante de las autoridades y el pueblo cubano por el Consejo de Iglesias de Cuba y se sienten motivadas a trabajar unidas en la defensa de los valores bíblicos.”

Queremos reiterarle a nuestro pueblo y sus iglesias que el Consejo de Iglesias de Cuba, como  lo afirma en su Constitución, trabaja bajo su lema “Unidos para Servir”. En sus principales estatutos plantea:

“Somos una confraternidad de iglesias, movimientos ecuménicos y otras instituciones cristianas  que confiesan al Señor Jesucristo como Hijo de Dios y Salvador, de acuerdo con las Escrituras del Antiguo y Nuevo Testamento, y procuran realizar su vocación común, la gloria de Dios: Padre, Hijo y Espíritu Santo.”

 “Nuestra Misión es propiciar espacios de encuentro, celebración, reflexión y formación de las iglesias, movimientos ecuménicos y otras instituciones cristianas, como expresión visible de la unidad a la que Dios nos llama en Jesucristo, en el servicio a nuestro pueblo.”

 “Propiciando el estudio, la consulta y las distintas áreas de servicio en correspondencia con sus propósitos y funciones; la cooperación de los cristianos con el fin de estrechar relaciones fraternales; enriquecer la vida y el testimonio cristianos; desarrollar el sentido de responsabilidad social y alentar la participación en tareas de interés común para la misión evangelizadora de la Iglesia.”

 “El Consejo, sin autoridad sobre sus miembros para determinar cuestiones de doctrina, gobierno o culto, pudiera ser una instancia mediadora, siempre y cuando se procure la paz y el bien del Cuerpo de Cristo, en función del mejor testimonio al mundo: la unidad de los creyentes.”

Por ello no le compete al Consejo de Iglesias de Cuba, CIC, ni pronunciarse sobre cuestiones doctrinales que han sido puestas en la escena pública, ni representar en ello ni en otro asunto, ante el pueblo cubano y sus autoridades, a las iglesias y organizaciones, miembros o no.

En Cuba todas las denominaciones gozan de libertad religiosa y son iguales ante la ley, por lo tanto cada iglesia u organización religiosa establece las relaciones que estime con las autoridades, y da testimonio ante ellas y el pueblo cubano según lo entienda desde su comprensión de la Fe.

El Consejo de Iglesias, en apego a los valores que proclama y a su Constitución, en su vocación de servicio, ha realizado esfuerzos mediadores desde su fundación. Y lo ha hecho por decisión soberana de sus miembros, desde sus órganos de gobierno, sin  suplantar con ello, ningún derecho de otros.

Al contrario, en la mayoría de los casos, de dichos esfuerzos se han beneficiado no sólo las iglesias y organizaciones miembros del CIC, y en algunos, todas las denominaciones religiosas y sus practicantes en la isla. Baste citar la importación y distribución de Biblias, y a inicios de los 90s, su contribución decisiva en el cese de toda forma de discriminación religiosa en Cuba.

Dios llama a la unidad en Cristo nuestro Señor, para servir y dar testimonio del Evangelio. Desde su fundación hace 78 años, el Consejo de Iglesias ha dado muestras de su fidelidad a ese llamado. Nuestra fidelidad es solo a Jesucristo, nuestro Señor. No hay otro Señor, ni aquí en nuestra amada Patria, ni fuera de ella, al cual DEBAMOS de servir y adorar.

El Consejo de Iglesias de Cuba reafirma su compromiso de continuar trabajando por la unidad de las iglesias. Sirviendo al pueblo y a la nación, buscando juntas y juntos los caminos de la paz, la fe y la esperanza, la dignidad de las personas y el cuidado de la Creación, que nos ayuden a construir y vivir las señales del Reino de Dios: de igualdad y amor para todas y todos en medio de nuestra amada Patria.

 

Rev. Joel Ortega Dopico                                                                             Rev. Antonio Santana Hernandez

Secretario Ejecutivo                                                                                     Presidente

Declaración de la Coordinación Obrero Estudiantil Bautista de Cuba ante la fundación de la Alianza de Iglesias Evangélicas Cubanas

  • El pasado 11 de junio, se dio a conocer la fundación de la Alianza Evangélica Cubana, integrada por siete denominaciones cristianas del país, alegando no sentirse representadas por el Consejo de Iglesias de Cuba, entre otras razones.Organizaciones cristianas pertenecientes a nuestra  organización, líder del movimiento ecuménico cubano, se han pronunciado ante este hecho.

Aplaudimos cualquier intento que tenga la intención de buscar la unidad del pueblo cubano o de contribuir a la organización de grupos sociales que componen nuestra sociedad civil, pero nos resulta difícil aceptar que el pretexto para acciones que generen estas cosas, que pudieran ser muy beneficiosas, sean justamente la inadaptabilidad o incapacidad de algunos a convivir, trabajar y luchar desde las organizaciones existentes, aun, cuando muchas veces esa lucha tenga que ser interna, dentro de las mismas por mejorarse y apegarse a los principios fundacionales de estas.

No nos sorprendió la noticia de la creación de la Alianza Evangélica de Cuba, pero si nos entristeció que justo haya sido el querer ser una alternativa al Consejo de Iglesias de Cuba (CIC) las motivaciones de sus fundantes.

Por medio de la presente nuestro movimiento, miembro pleno del Consejo de Iglesias de Cuba reafirma nuestra intención de seguir trabajando junto a este y a cualquier organización de Cuba y del exterior cuyos objetivos estén encaminados a buscar la unidad en medio de la diversidad de los seres humanos, creyentes o no, algo que por todos estos años el CIC ha venido haciendo, encomiablemente, aun, a pesar del espíritu excluyente de algunas iglesias que todavía arrastran el pesado lastre de la Vida “bajo la ley” y no la bendición de la Vida bajo la GRACIA de Dios en Cristo.

Nuestra militancia en el CIC no busca una representación de este ante el pueblo, el gobierno o el Estado cubano, pues como organización nos bastamos jurídica y moralmente para esto. Vemos en el CIC un espacio donde junto a otros hermanos y hermanas unánimes en el sentir del servicio y el amor al prójimo, que como el CIC, entendemos no es ese que piensa como nosotros, sino ese en cuyo camino Dios nos pone para hacer una diferencia, para bien, independientemente de su credo, orientación sexual, política o de otra índole.

Nos une al CIC el apego a los principios de un Dios revelado en un Jesús que no hizo acepción de personas y vivió un ministerio profético, no adivinando el futuro, pero haciéndolo con su presente, muchas veces contestatario a la política y la rancia religiosidad de su tiempo, cuyos prejuicios e intereses económicos, lejos de acercar Su Reino lo alejaban.

Como el CIC defendemos la separación de la Iglesia y el Estado como uno de los principios heredados de la Reforma Radical Protestante, aunque esto no impida que trabajemos junto a gobernantes y políticos en programas y proyectos que busquen el bienestar y la calidad de vida de grupos de seres humanos, que entendemos, son el objeto del amor de Dios y debieran serlo de todo aquel que se confiese cristiano y/o humano.

Por todo esto y ante la nueva opción no ecuménica que aparece en el horizonte de relacionamiento institucional en Cuba: dejamos claro nuestro compromiso con el CIC, organización, que parafraseando al cantautor cubano “no es perfecta pero se acerca a lo que un día soñamos”.

Sueño, que es una obra en progreso que requiere todavía de mucho compromiso sacrificial de quienes rezamos en su lista de miembros y que muchas veces, como de Dios, es más lo que esperamos o demandamos de Él que lo que hacemos por Él . Que Él nos ayude, a los de un lado y del otro de esta nueva ecuación, a buscar siempre y primero El Reino del Dios, de Jesús, para este país, que hoy, más que nunca lo necesita.

 

Coordinación Obrero Estudiantil Bautista de Cuba (COEBAC)

Rev. Eduardo González Hernández

Coordinador General

La paz, el amor y la unidad son nuestras premisas

Aniversario 78 del Consejo de Iglesias de Cuba

Recordando el espíritu de unidad que hizo posible 20 años atrás la Celebración evangélica Cubana, el Consejo de Iglesias de Cuba (CIC) festejó este 28 de mayo su Aniversario 78, justo en el mismo templo de la Primera Iglesia Presbiteriana de La Habana, que acogió su constitución, en 1941.

“Tú has prometido que allí donde tu pueblo esté reunido, unánimes, enviarás bendición y vida eterna”, fueron las palabras de inicio de la Celebración que se extendió durante hora y media y contó con el talento artístico de varias iglesias del país. La bendición estuvo a cargo del Reverendo Raúl Suárez, director fundador del Centro Memorial Dr. Martin Luther King Jr.

La celebración, centrada en difundir mensajes de amor, paz y unidad a todo el pueblo de Cuba, contó con la presencia de líderes religiosos del país, así como de Fermín Quiñones, Presidente de la Asociación Cubana de Naciones Unidas y funcionarios de la Oficina de Asuntos Religiosos.

Con un llamado a afianzar la cohesión entre las iglesias cubanas y a estrechar sus vínculos con la sociedad para fortalecer la labor comunitaria y de servicios que realizan, el Presidente del CIC, Reverendo Antonio Santana instó además a perseverar en el amor fraternal, en un clima de paz que permita seguir trabajando por un mundo mejor para todos los seres humanos.

En sus palabras, el Reverendo Santana, desde el mismo podio utilizado para las Celebraciones evangélicas de mayo y junio de 1999, recordó la declaración conjunta con el Consejo Nacional de Iglesias de Cristo de Estados Unidos contra la aplicación del Título III de la Ley Helms-Burton, hecha pública el pasado mes de abril.

Por su parte el Reverendo Pablo Odén Marichal propugnó los valores del ecumenismo que defiende la solidaridad, la independencia y el patriotismo, y el Presbítero Reinerio Arce, Ex Presidente del Consejo de Iglesias de Cuba, al igual que Marichal, recordó el compromiso con el pueblo frente a la hostilidad del imperio estadounidense.

“Dios, al recordar tus obras en medio de tu pueblo, nuestros corazones rebosan de gratitud y esperanza. Hoy intercedemos ante ti por la iglesia cubana. Permite que podamos caminar unánimes, en una misma fe, una misma esperanza, un mismo amor, para que la iglesia, al vivir lo que canta y proclama, muestre al mundo, el verdadero rostro de Jesús.”

La velada terminó con danza y la petición a Dios de una bendición a Cuba, mostrando desde el arte y el compromiso cristiano, signos identitarios cubania y fe por la Patria.

 

Religiones por La Paz

Un encuentro de líderes de varias religiones tuvo lugar este 7 de mayo en la sede del CIC, convocado por Religiones por la Paz, la organización multirreligiosa internacional más grande de la actualidad, con presencia en 90 países del mundo.

El objetivo fundamental de la cita fue dar a conocer los próximos pasos de la organización con vistas a su 10ma. Asamblea Mundial, a celebrarse en Lindau, Alemania, en agosto del presente año, dados a conocer por el Dr. Elías Szczytnicki, Director de la Oficina Regional Latinoamericana y Caribeña de la Conferencia Mundial de Religiones por la Paz.

Por la parte cubana estuvieron presentes representantes de la Comunidad Hebrea de Cuba, la Liga Islámica de Cuba, la Soka Gakkai (Budismo), la Comunidad de Sant’ Egidio, el Movimiento Focolar, la Fe Bahai, el Instituto Superior de Estudios de las Religiones, y el Movimiento Estudiantil Cristiano, entre otros participantes.

Para iniciar el encuentro se realizó una presentación de temas relacionados con el contexto económico nacional actual y los factores externos e internos que afectan el desarrollo económico del país, que propició el diálogo y llevó al consenso de que la unidad del pueblo cubano es fundamental para lograr una sociedad mejor.

El Dr. Elías Szczytnicki expuso los cinco grandes temas que se analizarán en la próxima cita mundial de Religiones por la Paz, para los cuales se aspira estrechar alianzas con los gobiernos en aras de buscar la colaboración y compartir las fortalezas de cada uno de los países.  

El primero de estos temas es la Paz positiva, concepto relacionado no solo con la ausencia de la guerra sino también con el desarrollo integral, el bienestar común, la promoción y protección de la dignidad humana, con respeto a las diferencias y las individualidades. Se compartió que existen índices medibles para alcanzar este objetivo, como el buen funcionamiento del gobierno, un entorno empresarial sólido, la distribución equitativa de los recursos, la plena aceptación de los derechos humanos, la buena vecindad, el flujo libre de información, contar con altos niveles de capital humano y los bajos niveles de corrupción.

Otros contenidos a tratar en la venidera Asamblea serán la Prevención y transformación de conflictos y el rol de las comunidades religiosas para superarlos y la Promoción de sociedades justas y armoniosas. También será puesto baja análisis el desarrollo humano integral y solidario, muy vinculado a los Objetivos de Desarrollo del Milenio, con marcado énfasis en la reducción de los niveles de pobreza extrema y en la promoción de mecanismos que rompan las desigualdades históricas como, por ejemplo, la que existe hacia las comunidades indígenas y afrodescendientes. 

No podrá faltar la temática de la protección de la tierra y la importancia de lograr una base espiritual común para apoyar este propósito.

Sobre cómo aportar desde nuestro país a estos grandes temas dialogaron los participantes al encuentro, a la vez que se analizaron opiniones como la importancia de no ver las comunidades religiosas como entes independientes sino como un cuerpo unido en favor de cada país y de la humanidad; la necesidad de que desde las comunidades de fe se compartan herramientas para leer los contextos y tomar acciones que eviten cualquier tipo de manipulaciones; el derecho que tienen mujeres y jóvenes a ser parte activa de todos los procesos; además de sugerirse acciones concretas como la realización de talleres sobre estas problemáticas en Cuba, en aras de ser más proactivos y tener más conocimientos e instrumentos para trabajar en nuestra sociedad.

La Asamblea de Regiones por la Paz, con el lema de “Cuidar nuestro futuro común”, reunirá unos 700 representantes religiosos, mujeres, hombres y jóvenes, que desde dignatarios y líderes internacionales hasta activistas de las comunidades, se reunirán para discernir los compromisos de paz que servirán como una base compartida para la acción multirreligiosa, tan necesaria en el mundo de hoy.

Fundamentalismos religiosos de ayer y de hoy: un diálogo necesario

Los pasados días 3 y 4 de mayo se celebró en la sede del Centro Cristiano Lavastida la 17 edición de la Jornada Socioteológica, un espacio de diálogo e intercambio ecuménico en la región oriental del país, surgido en 2003 para promover el encuentro entre la reflexión teológica y las ciencias afines, de cara a los desafíos de la realidad cubana. Este encuentro reúne anualmente a creyentes de diferentes denominaciones cristianas, de otras religiones y a investigadores del fenómeno sociorreligioso de varias partes del país.

Este año, y como parte de una estrategia concertada anteriormente en similar reunión celebrada en Bogotá, Colombia en 2018, se dedicó el evento a analizar los desafíos que al contexto cubano presentan los Fundamentalismos Religiosos. 

La cita contó con las provocadoras reflexiones ofrecidas por diferentes especialistas invitados para la ocasión. El programa incluyó un estudio bíblico e histórico sobre el Fundamentalismo cristiano, presentado por el Rev. Elmer Lavastida y una caracterización sobre este fenómeno desde las ciencias sociales, a cargo del MSc. Pedro Álvarez del Departamento de Estudios Sociorreligiosos del CIPS (CITMA). 

También se presentó una visión del fundamentalismo desde la religión islámica, de la mano del Lic. Jorge Elías Gil, profesor del Instituto Superior de Ciencias de las Religiones (ISECRE), un panel integrado por la MSc. Idaliana Aleaga, Coordinadora del Programa de Capacitación y la Dra. Teresita Rebustillo, responsable del Área de Género, ambas del Centro Lavastida, que presentó desafíos del binomio fundamentalismo y género, así como una aproximación a las concepciones y prácticas fundamentalistas vistas como resultado de un determinado esquema de funcionamiento psicológico.

 La Jornada cerró con un trabajo presentado por el filósofo y pedagogo José Castillo, sacerdote jesuita, que invitaba a salir al encuentro fecundo y respetuoso del otro/a como respuesta y camino para desarticular los radicalismos y exclusivismos propios del fundamentalismo. 

Este año el encuentro contó con la asistencia de 78 personas, entre los cuales se encontraban representantes de diferentes iglesias católicas y evangélicas, practicantes de religiones cubanas de sustrato africano, una pequeña representación de la comunidad musulmana en Santiago de Cuba, así como instituciones y amigos del Centro y en particular de este evento, como el Centro Cultural San Antonio María Claret, la Universidad de Oriente, el Centro Loyola, el Movimiento Estudiantil Cristiano, las redes de Educadores Populares y Ecuménica Fe por Cuba del Centro Martin Luther King en Santiago, la Casa del Caribe, entre otras. Presentes también integrantes del equipo coordinador del Consejo de Iglesias en el territorio y el funcionario de Asuntos Religiosos del Comité Provincial del PCC.

En el marco de la Jornada se realizó además la presentación y venta de libros y revistas afines al tema y una donación de libros islámicos a la biblioteca del Centro, entre los que se encontraban 3 ejemplares del Corán, libro sagrado para la religión musulmana.

Por Ricardo González K.
Coordinador Jornada Socioteológica. Centro Cristiano Lavastida


Declaración Conjunta: Frente a un momento crítico

Declaración conjunta del Consejo de Iglesias de Cristo de los Estados Unidos y el Consejo de Iglesias de Cuba.

La Habana, Cuba y Washington, DC, EE.UU. -Hoy viernes 26 de Abril de 2019, el quinto día después del Domingo de Resurrección, nuevamente nos unimos para afirmar nuestra fe y amor en Jesucristo. Como los discípulos caminando hacia Emaús (Lucas 24:13-35), deseamos también caminar juntos con el Cristo Resucitado y compartir el pan que Él ha bendecido con nosotros y para nosotros.

Nuestros dos Concilios han orado, caminado y trabajado unidos por muchos años, no solo como testigos de todas las bendiciones que hemos recibido de nuestro Señor, como fruto de la unidad en el amor, la fe y la esperanza, sino también como testigos del poder del Espíritu Santo en tiempos de desafíos para nuestro sueño de lograr la unidad entre nuestros pueblos y naciones. Juntos nos hemos levantado en favor de la paz cuando muchos promueven la guerra, así como por la unidad de la familia cuando otros han tratado de dividirlas.

Desde 1968, el Consejo Nacional de Iglesias de Cristo en los Estados Unidos de América ha trabajado por la eliminación del bloqueo económico, las restricciones de viajes y la normalización de las relaciones diplomáticas con Cuba. Hoy, después que nuestras dos naciones alcanzaran en los últimos años un significativo progreso, estamos enfrentando un período crítico que pretende acabar con lo logrado hasta el momento.

Por lo tanto, levantamos juntos nuestra voz para:

  • Reafirmar nuestra solidaridad en Cristo para trabajar por el fin del bloqueo, el cual tiene efectos territoriales en la mayoría de los países miembros de la Naciones Unidas y por la normalización de las relaciones entre nuestros pueblos y naciones;
  • Expresar nuestra oposición a la Administración Trump por la nuevas restricciones de viajes entre Cuba y los Estados Unidos;
  • Expresar nuestra oposición a la decisión de la Administración Trump de no extender la suspensión del Título III de la ley Helms-Burton, acción que busca empeorar aún más la calidad de vida del pueblo cubano y que crea enormes e innecesarios problemas legales a nivel internacional.
  • Expresar nuestra oposición a la limitación y restricción de las remesas familiares desde los Estados Unidos a Cuba.
  • Abogar por la reapertura y normalización de los servicios consulares entre los dos países, dado que esto facilita el acceso a visas y la normalización de relaciones entre nuestras familias y pueblos.

Finalmente, estas recientes acciones de la Administración Trump son otro obstáculo en  nuestra unidad en la misión a la cual Dios nos ha llamado y una limitación para las relaciones, hermanamientos y crecimiento espiritual de las iglesias en los Estados Unidos de América y en Cuba.

Por todo esto hacemos un llamado a las iglesias en nuestros países y a nuestras contrapartes ecuménicas, organizaciones basadas en la fe y a todas las personas de buena voluntad en nuestra región y alrededor del mundo, a unirse a nosotros en incidencia, solidaridad y acciones para mejorar el presente y el futuro de nuestros dos países, iglesias y pueblos.

 

“Y todo esto proviene de Dios, quien nos reconcilió consigo mismo por Cristo, y nos dio el ministerio de la reconciliación; que Dios estaba en Cristo reconciliando consigo al mundo, no tomándoles en cuenta a los hombres sus pecados, y nos encargó a nosotros la palabra de la reconciliación.”

2 Corintios 5:18-19

Rev. Antonio Santana Hernández. Presidente Consejo de Iglesias de Cuba

Rev. Jim Winkler.  Presidente Consejo Nacional de Iglesias de Cristo en los Estados Unidos de América

La Biblia para jóvenes

Entregan a jóvenes y juveniles cubanos, la Biblia de Estudio GPS y las Biblias de Liderazgo Joven

El templo de la Primera Iglesia Presbiteriana de La Habana abrió sus puertas para acoger un encuentro especial de jóvenes y niños vinculados al trabajo del Programa de Juventud del Consejo de Iglesias de Cuba (CIC) y la Comisión Bíblica de Cuba, y contó con la presencia de funcionarios de la Sociedad Bíblica Internacional y de las Sociedades Bíblicas Americanas.

Las palabras de bienvenida estuvieron a cargo de la PP Liudmila Hernández y del Rev. Alain Montano, Secretario de la Comisión Bíblica, y dando el envío y la bendición estuvo el Sec. Ejecutivo del CIC. Joel Ortega Dopico.

Jóvenes Cristianos recibieron, en la celebración, la Biblia del Liderazgo Joven y la Biblia de Estudio GPS (Guía, Poder y Sabiduría) entregada por la Comisión Bíblica, y compartieron juegos y dinámicas participativas para ejercitar sus conocimientos bíblicos.

En el evento, que duró cerca de una hora, también se abogó por la formación de valores en las nuevas generaciones y en toda la sociedad.

ACT Alianza en la ONU: “Si no tratamos la inequidad de género en todos los ámbitos, no podremos lograr cambios sustanciales”

Representantes de los estados miembros se reúnen esta semana y la próxima en la ONU en la ciudad de Nueva York para la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer  (CWS por sus siglas en inglés). Las y los miembros de la Alianza ACT, entre los que figura el Consejo de Iglesias de Cuba, se encuentran entre los miles de representantes de la sociedad civil que también apoyan, comparten, aprenden y discuten temas de justicia de género en CSW.

El tema de la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer este año es “Sistemas de protección social, acceso a servicios públicos e infraestructura sostenible para la igualdad de género y el empoderamiento de mujeres y niñas”.

Los miembros de ACT son muy conscientes de la necesidad de protección social y del papel fundamental que desempeña para garantizar la igualdad de género y abordar los desafíos particulares que enfrentan las mujeres y las niñas. “Los gobiernos pueden aprender de las experiencias de larga data de los actores religiosos, que a menudo están a la vanguardia de la prestación de servicios que ‘no dejan a nadie atrás’”, dijo Rudelmar Bueno de Faria, Secretario General de la Alianza ACT. “Las habilidades de las comunidades de fe, el acceso a las comunidades y las estructuras sostenibles las convierten en socios ideales para trabajar con los gobiernos”.

“A nivel global el rol de las religiones está en todas las agendas políticas, incluso acá en Nueva York. Si tomamos los Objetivos de Desarrollo Sostenibles (ODS) lo más importante es lo que pasa en los países y las Organizaciones Basadas en la Fe (OBFs) deberían estar involucradas en los procesos nacionales donde se debaten estos temas. Muchas de las delegaciones oficiales ya vienen con sus posiciones tomadas”, dice Faria.

“Acá estamos con la convicción que debemos discutir con los estados miembros y con las agencias de la ONU. La cuestión de género es el carro emblema de la nueva dirección de ACT. Si no tratamos la inequidad de género en todos los ámbitos, no podremos lograr cambios sustanciales. Sabemos que las iglesias juegan un papel importante en la región porque tenemos lecturas que sostienen roles desiguales, que también son culturales y tenemos entonces que luchar por una agenda basada en derechos humanos para todos y todas, basadas en la idea de “creados, creadas iguales”, a semejanza e imagen de Dios y eso debe aplicarse en todos los ámbitos, afirma.

Y enfatiza: “Queremos asumir un rol de liderazgo dentro del movimiento ecuménico para una agenda más realista al tema que tenemos hoy, dejar de lado los dogmas y construcciones equivocadas que estamos construyendo en América Latina con lo que llaman “ideología de género” para construirnos un espacio basado en lo que Jesús quería de nosotros y lo que Él hizo. No da lugar para interpretaciones equivocadas.”

Las y los miembros de la delegación de ACT provienen de todo el mundo y aportan sus propias experiencias e historias para ilustrar y subrayar la importancia de la protección social para garantizar el empoderamiento de las mujeres y las niñas.

ACT continuará dialogando con los gobiernos para que asuman la responsabilidad de la protección social y extiendan esas protecciones de manera que permitan la igualdad de género.

Con información y foto de ALC Noticias

Reanuda CIC lazos de colaboración con Asociación Mundial para la Comunicación Cristiana

Una Consulta de contrapartes de la WACC (Asociación Mundial para la Comunicación Cristiana, WACC por sus siglas en inglés) para explorar los desafíos y oportunidades en torno a la diversidad lingüística en el Caribe, tuvo lugar en Santa Lucía, los días del 25 al 28 de febrero.

El Consejo de Iglesias de Cuba estuvo presente en la cita, a la que asistieron representantes de asociados de la WACC en Haití, República Dominicana, Jamaica, Santa Lucía, Puerto Rico y Suriname, así como 4 expertos en temas como género, sistemas de medios y política cultural. El Folk Research Centre (Centro de Investigación Popular) de Santa Lucía sirvió como organizador local y anfitrión.

Las discusiones entre los socios de WACC y los expertos se centraron en tres temas clave. El primero fue el papel de los medios en la defensa de los derechos lingüísticos. Teniendo en cuenta que los medios de comunicación desempeñan un papel fundamental en el establecimiento de espacios para el debate público y en la configuración del discurso público, se pidió a los participantes que reflexionaran sobre el papel que deberían desempeñar los medios de comunicación en la creación de espacios para que las minorías lingüísticas se expresen, y si este rol debe considerarse una responsabilidad o como mera elección por los medios de comunicación.

El segundo se centró en la relación entre las dinámicas de género, los problemas lingüísticos y la participación en la sociedad. Los participantes exploraron preguntas como «¿las mujeres que no dominan el idioma dominante en una sociedad dada enfrentan mayores obstáculos que los hombres?» Y «¿tienen las mujeres un papel especial que desempeñar en la preservación o promoción de las lenguas criollas o patois?»

El tercer tema se centró en los desafíos y oportunidades para una mayor integración y cooperación entre los países del Caribe generados por la diversidad lingüística.

Las recomendaciones derivadas de esta reunión de socios serán críticas para la estrategia programática de WACC para la región del Caribe en los próximos años y guiarán los esfuerzos de defensa e investigación de la institución en relación con los derechos lingüísticos y el desarrollo sostenible en general.

Lorenzo Vargas, Gerente del Programa de Comunicación y Cambio Social de la WACC, señaló que la diversidad de idiomas en la región del Caribe también «plantea un desafío, aunque no insuperable, a la integración regional en términos de comercio, intercambio cultural y cooperación». «Este es un problema de larga data que ha impedido una mayor integración en una región con gran diversidad, pero también con muchos puntos en común históricos».

Para el Consejo de Iglesias de Cuba esta fue una ocasión de reanudar los lazos de colaboración con esta organización internacional, retomando su membresía y comprometiéndose a colaborar en materia de derechos a comunicación y de integración con los países vecinos.

Con información y foto de WACC Global

Club Internacional de Leones de visita en CIC

Directivos del Consejo de Iglesias de Cuba (CIC) recibieron a una delegación del Club Internacional de Leones, encabezada por su presidenta, Sra. Gudrun Yngvadottir. La cita fue un espacio de intercambio en el que se explicaron las principales líneas de trabajo de las dos organizaciones, y se repasaron las acciones conjuntas desarrolladas entre ambas en los últimos años.

Desde 2013 el Club de Leones Internacional apoya en Cuba proyectos encaminados al fortalecimiento de la atención secundaria de salud en los servicios de baja visión en hospitales generales y servicios de neonatología de hospitales maternos de todo el país.

Actualmente, ambas organizaciones colaboran en el proyecto “Apoyo a niños, niñas, adolescentes y jóvenes con discapacidad visual en Cuba”, (Baja Visión Fase 3), para proveer servicios de calidad en la prevención, diagnóstico, tratamiento, rehabilitación y atención educativa de niños, niñas, adolescentes y jóvenes con discapacidad visual.

En la reunión se dialogó además sobre el apoyo y las iniciativas que se desarrollan a favor de los derechos y la inclusión social de las personas con discapacidad en el país, tema que el Consejo de Iglesias de Cuba trabaja junto a la Pastoral de Personas con Discapacidad y otras organizaciones de la sociedad civil cubana.

Al finalizar el presidente del CIC, Rev. Antonio Santana, recibió a nombre de la institución una réplica del cartel ganador del Concurso que el Club de Leones anualmente celebra con el título “Cartel de la Paz”, y que reconoce al trabajo en favor de las buenas obras y por las personas más necesitadas.