Archivo de categoría Diaconia

PorComunicaciones CIC

Convocatoria a las Organizaciones Asociadas (OAs) para participar en la implementacion de la iniciativa Vision de Primera Linea

  • Selección de las Organizaciones Asociadas (OAs) para participar en la implementacion de la iniciativa Vision de Primera Linea

El Consejo de Iglesias de Cuba es miembro de la Red Global de Organizaciones de la Sociedad Civil para la Reducción de Riesgo de Desastres, (GNDR por sus siglas en inglés). GNDR Inició su programa Visión de Primera Línea (VPL) en el año 2009 y es una iniciativa global que involucra a países de todas las regiones de mundo. La cuarta fase VPL 2019, tiene como objetivo fortalecer la inclusión y colaboración entre las personas en riesgo, la sociedad civil y los gobiernos locales en la elaboración e implementación de políticas y prácticas para reducir los riesgos y fortalecer la resiliencia.

VPL desempeña un papel fundamental en la implementación y monitoreo de varios de los marcos globales. Estos marcos son el Marco de Sendai para la Reducción de Riesgo de Desastres (MSRDD), los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), el Acuerdo de París, la Nueva Agenda Urbana y el ‘Gran Pacto’ de la Cumbre Humanitaria Mundial.

La iniciativa se desarrollará con la participación de tres instancias: la Organización Nacional Coordinadora (ONC) que es el Consejo de Iglesias de Cuba como miembro de GNDR en el país, el Comité Asesor Nacional (CAN) ya seleccionado y donde participan especialistas del Centro de Investigaciones de la Economía Mundial (CIEM), la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO), la Universidad Tecnológica de La Habana José Antonio Echeverría (CUJAE), la Sociedad Meteorológica de Cuba (SOMETCUBA), la Sociedad Cubana para la Promoción de las Fuentes Renovables de energía y el Respeto ambiental (CUBASOLAR), la Asociación Cubana de Naciones Unidas (ACNU) y el Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente (CITMA); y las Organizaciones Asociadas (OAs) para cuya selección se lanza

LA PRESENTE CONVOCATORIA

Las OAs deben ser organizaciones sin fines de lucro, pueden participar organizaciones no gubernamentales u organizaciones de base o, potencialmente, organismos del gobierno local, tales como los municipios, etc.

Las Organizaciones que opten deben cumplir con los siguientes requisitos:

Tener competencias y capacidades para gestionar los fondos de forma adecuada, según las condiciones establecidas por las Organización Nacional Coordinadora para esta iniciativa. Las OAs deberían tener conexiones con otras organizaciones locales de la sociedad civil y tener acceso a los actores locales de las comunidades para:

  • Ejecutar el programa que tiene como base fundamental una investigacion que permita tomar en cuenta los criterios de las personas de las comunidades.
  • Comprometerse con las comunidades locales y los actores locales al establecer un plan de accion para la solucion de problemas.
  • Difundir mensajes a las diferentes partes interesadas de la comunidad y otras instancias.

Tener conocimientos y experiencia específicos para:

  • Trabajar con las comunidades más vulnerables y marginadas en las zonas de alto riesgo dentro de su área de experiencia.
  • Trabajar en el fortalecimiento de la resiliencia comunitaria mediante intervenciones específicas
  • Llevar a cabo las encuestas a nivel de la comunidad
  • Realizar un análisis sencillo de los datos
  • Llevar a cabo talleres con la comunidad
  • Recopilar datos y realizar análisis primarios

Tener capacidad operativa para:

  • Trabajar de acuerdo con los planes de trabajo acordados, informar sobre los resultados, monitorear los presupuestos y mantener la eficacia operativa del proyecto
  • Disponibilidad de Internet y habilidades de comunicación
  • Seguir el Código de Conducta Humanitaria y las Políticas de Protección para el personal, las comunidades y los actores externos.

El Comité Asesor Nacional ha pre seleccionado las posibles áreas para la implementación en las tres regiones del país. Del Oriente del país (Guantanamo o Granma), del Centro (Ciego de Ávila) y de Occidente (Matanzas, Mayabeque, La Habana, o Artemisa). Las áreas en riesgo que participen se definirán según las fortalezas en las region de la Organización Asociada que se seleccione.

Una vez que se reciban las propuestas, la Organización Nacional Coordinadora con el Comité Asesor Nacional, decidirán cuáles son las organizaciones seleccionadas.

Las organizaciones seleccionadas se publicarán en la pagina web del Consejo de Iglesias de Cuba www.consejodeiglesiasdecuba.org .
Estas Organizaciones deberan firmar un contrato de prestación de servicios. (El Consejo de Iglesias de Cuba proporcionará una plantilla para este contrato).
Las Organizaciones interesadas deberán dirigir su comunicación al correo electrónico: emergencia@cic.co.cu con copias a comunicaciones@cic.co.cu y cicdiaconia@gmail.com, especificando en el asunto: Equipo de Coordinación VPL 2019. Consejo de Iglesias de Cuba.
Las comunicaciones deberán incluir adjunto en Documento Word el nombre de la persona de contacto unido a una breve reseña del trabajo que realiza su organización, relacionado con el tema en cuestión: Reducción de Riesgo de Desastre.

El plazo para la selección de las TRES organizaciones necesarias como organizaciones asociadas para la implmentacion de esta iniciativa, cierra el 19 de octubre de 2019.

Para más información acceder a www.gndr.org  Visión de Primera Línea 2019

El proyecto VPL 2019 esta financiado por la Union Europea

Porcicadmin

Reconoce Consejo de Iglesias de Cuba la obra de destacada oftalmóloga.

El Consejo de Iglesias de Cuba realizó este viernes 28 de junio un homenaje a la Dra. Mayra Mier Armas, quien se retira de su labor de jefa del Programa Nacional de Prevención de la Ceguera en el Niño con Retinopatía de la Prematuridad. El reconocimiento fue realizado en el marco del Taller de Capacitación para oftalmólogos, neonatólogos y enfermeras que laboran en el pesquisaje de esta enfermedad en Cuba.

La Dra. Mier contribuyó al inicio y desarrollo del Programa Retinopatía de la Prematuridad (ROP) y su implementación como política de salud del país; en el marco de los Proyectos para la Prevención de Ceguera en Cuba, que han sido llevados a cabo de conjunto por el Ministerio de Salud Pública, la organización internacional de desarrollo humanitario CBM y CIC, en el período 2000-2019.

“Para nosotros, es un orgullo haber sido parte de la gestación de este programa en el país, y en especial reconocer el trabajo de la Dra. Mayra Mier, quien desde los inicios no escatimó sus esfuerzos para sensibilizar a instancias y profesionales de la salud, acerca de la importancia de esta labor, y así lograr regalar años vividos sin ceguera a cientos de niños” expresó la Dra. Elina Ceballos, Coordinadora del Área de Diaconía del CIC.

La Dra. Mier expresó emocionada la gratitud por haber sido parte de este proceso, por lo que significa para la calidad de vida de tantos niños y porque hoy se pueden ver los resultados del trabajo realizado; junto a la satisfacción del relevo asegurado para continuar con tan significativa labor.

El pesquisaje llevado a cabo por el Programa de ROP evita la ceguera debido a este padecimiento, que es una de las principales causas de ceguera en niños en Cuba y el mundo. Al ser una enfermedad prevenible y tratable resulta vital su diagnóstico temprano y tratamiento oportuno, por lo que la preparación y conocimiento de neonatólogos, oftalmólogos y otros especialistas, es un aspecto fundamental dentro del proyecto de “Apoyo a niños, niñas, adolescentes y jóvenes con discapacidad visual en Cuba”- Baja Visión Fase 3, que el CIC apoya actualmente, como una continuidad de los que se vienen realizando durante casi dos décadas.

Durante la semana del 23 al 29 de junio se desarrolla visita de asesoras de CBM para  el programa ROP, donde se visitaron servicios de neonatología en centros hospitalarios en las provincias de Matanzas, Pinar del Rio y La Habana. Una de las asesoras es la Dra. Luz Gordillo, presidenta actual de la Sociedad Panamericana de ROP, a quien también se agradeció por su apoyo y colaboración desde los inicios de estos proyectos en Cuba.

 

Porcicadmin

Participa Consejo de Iglesias de Cuba en XII Convención de Medio Ambiente y Desarrollo

Con la presencia de organizaciones de la Sociedad Civil Cubana dio inició este lunes 1 de julio la XII Convención Internacional sobre Medio Ambiente y Desarrollo en La Habana, siendo el primer evento de su tipo, luego de aprobado en Cuba el Plan de Estado para el enfrentamiento al cambio climático conocido como Tarea Vida.

Entre los eventos de la cita, se desarrolla hasta el día 3, el Taller “Enfrentando al Cambio Climático. Una mirada de las organizaciones de la sociedad civil cubana”.

Con la presencia de diecisiete de estas organizaciones, entre ellas el Consejo de Iglesias de Cuba (CIC), y convocado por la Asociación Cubana de Naciones Unidas (ACNU), este taller propone dialogar sobre educación ambiental, gestión de riesgos de desastres y el enfrentamiento al cambio climático, desde la perspectiva de las Asociaciones.

En su primera jornada, el espacio contó con la presencia de Fermín Quiñones Sánchez, Presidente de la ACNU, quien tuvo a cargo las palabras de bienvenida y moderó el Panel sobre el Objetivo de desarrollo sostenible # 13 y la Tarea Vida.

En los diálogos e intervenciones de especialistas de las organizaciones presentes, intervino por el Consejo de Iglesias de Cuba, el Reverendo Joel Ortega Dopico, Secretario Ejecutivo de la institución, quien se refirió a la importancia de los proyectos y experiencias ambientales que desarrollan las organizaciones cubanas.

El Consejo de Iglesias participará también en el panel sobre Cambio climático y reducción de riesgos, que dará continuación el día 3 de julio a los diálogos medioambientales. Este día, inicia con debates sobre cambio climático y las fuentes renovables de energía, un punto que será conducido por la Sociedad Cubana para la Promoción de las Fuentes Renovables de Energía y el Respeto Ambiental, CUBASOLAR.

Con la Conferencia “Gestión Inclusiva del Consejo de Iglesias ante los últimos eventos hidrometeorológicos en Cuba”, dictada por la Lic. María Luisa Navas Zorilla. Coordinadora del Programa de Emergencia y Ayuda Humanitaria del CIC, se brindará a los participantes un espacio para dialogar y compartir las buenas prácticas que protagonizan las iglesias del país, y organizaciones basadas en la fe, pertenecientes al Consejo de Iglesias de Cuba.

Las actividades del miércoles, contarán con la presencia de varios directivos y trabajadores del CIC, encabezados por su Presidente, el Reverendo Antonio Santana, quién participa desde el lunes último, en las propuestas de la Convención. La Editorial del Consejo de Iglesias de Cuba, propondrá en la tarde de este día, la presentación del libro: Comunidad y Resiliencia, de las autoras María Luisa Navas Zorrilla y María Cristina Fernández Reyes.

Como parte del evento, tiene lugar la Feria Expositiva Asociada de Tecnologías, Proyectos y Experiencias Ambientales, donde el Consejo de Iglesias, junto a decenas de instituciones científicas y ambientales cubanas, comparte su trabajo en estos temas, que son dirigidos en la institución mediante la Política Medioambiental que transversaliza nuestro trabajo.

Vea las fotos aquí: https://www.facebook.com/891859434220209/photos/pcb.2867209920018474/2867200240019442/?type=3&theater

PorComunicaciones CIC

Declaración Conjunta: Frente a un momento crítico

Declaración conjunta del Consejo de Iglesias de Cristo de los Estados Unidos y el Consejo de Iglesias de Cuba.

La Habana, Cuba y Washington, DC, EE.UU. -Hoy viernes 26 de Abril de 2019, el quinto día después del Domingo de Resurrección, nuevamente nos unimos para afirmar nuestra fe y amor en Jesucristo. Como los discípulos caminando hacia Emaús (Lucas 24:13-35), deseamos también caminar juntos con el Cristo Resucitado y compartir el pan que Él ha bendecido con nosotros y para nosotros.

Nuestros dos Concilios han orado, caminado y trabajado unidos por muchos años, no solo como testigos de todas las bendiciones que hemos recibido de nuestro Señor, como fruto de la unidad en el amor, la fe y la esperanza, sino también como testigos del poder del Espíritu Santo en tiempos de desafíos para nuestro sueño de lograr la unidad entre nuestros pueblos y naciones. Juntos nos hemos levantado en favor de la paz cuando muchos promueven la guerra, así como por la unidad de la familia cuando otros han tratado de dividirlas.

Desde 1968, el Consejo Nacional de Iglesias de Cristo en los Estados Unidos de América ha trabajado por la eliminación del bloqueo económico, las restricciones de viajes y la normalización de las relaciones diplomáticas con Cuba. Hoy, después que nuestras dos naciones alcanzaran en los últimos años un significativo progreso, estamos enfrentando un período crítico que pretende acabar con lo logrado hasta el momento.

Por lo tanto, levantamos juntos nuestra voz para:

  • Reafirmar nuestra solidaridad en Cristo para trabajar por el fin del bloqueo, el cual tiene efectos territoriales en la mayoría de los países miembros de la Naciones Unidas y por la normalización de las relaciones entre nuestros pueblos y naciones;
  • Expresar nuestra oposición a la Administración Trump por la nuevas restricciones de viajes entre Cuba y los Estados Unidos;
  • Expresar nuestra oposición a la decisión de la Administración Trump de no extender la suspensión del Título III de la ley Helms-Burton, acción que busca empeorar aún más la calidad de vida del pueblo cubano y que crea enormes e innecesarios problemas legales a nivel internacional.
  • Expresar nuestra oposición a la limitación y restricción de las remesas familiares desde los Estados Unidos a Cuba.
  • Abogar por la reapertura y normalización de los servicios consulares entre los dos países, dado que esto facilita el acceso a visas y la normalización de relaciones entre nuestras familias y pueblos.

Finalmente, estas recientes acciones de la Administración Trump son otro obstáculo en  nuestra unidad en la misión a la cual Dios nos ha llamado y una limitación para las relaciones, hermanamientos y crecimiento espiritual de las iglesias en los Estados Unidos de América y en Cuba.

Por todo esto hacemos un llamado a las iglesias en nuestros países y a nuestras contrapartes ecuménicas, organizaciones basadas en la fe y a todas las personas de buena voluntad en nuestra región y alrededor del mundo, a unirse a nosotros en incidencia, solidaridad y acciones para mejorar el presente y el futuro de nuestros dos países, iglesias y pueblos.

 

“Y todo esto proviene de Dios, quien nos reconcilió consigo mismo por Cristo, y nos dio el ministerio de la reconciliación; que Dios estaba en Cristo reconciliando consigo al mundo, no tomándoles en cuenta a los hombres sus pecados, y nos encargó a nosotros la palabra de la reconciliación.”

2 Corintios 5:18-19

Rev. Antonio Santana Hernández. Presidente Consejo de Iglesias de Cuba

Rev. Jim Winkler.  Presidente Consejo Nacional de Iglesias de Cristo en los Estados Unidos de América

PorComunicaciones CIC

ACT Alianza en la ONU: “Si no tratamos la inequidad de género en todos los ámbitos, no podremos lograr cambios sustanciales”

Representantes de los estados miembros se reúnen esta semana y la próxima en la ONU en la ciudad de Nueva York para la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer  (CWS por sus siglas en inglés). Las y los miembros de la Alianza ACT, entre los que figura el Consejo de Iglesias de Cuba, se encuentran entre los miles de representantes de la sociedad civil que también apoyan, comparten, aprenden y discuten temas de justicia de género en CSW.

El tema de la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer este año es “Sistemas de protección social, acceso a servicios públicos e infraestructura sostenible para la igualdad de género y el empoderamiento de mujeres y niñas”.

Los miembros de ACT son muy conscientes de la necesidad de protección social y del papel fundamental que desempeña para garantizar la igualdad de género y abordar los desafíos particulares que enfrentan las mujeres y las niñas. “Los gobiernos pueden aprender de las experiencias de larga data de los actores religiosos, que a menudo están a la vanguardia de la prestación de servicios que ‘no dejan a nadie atrás’”, dijo Rudelmar Bueno de Faria, Secretario General de la Alianza ACT. “Las habilidades de las comunidades de fe, el acceso a las comunidades y las estructuras sostenibles las convierten en socios ideales para trabajar con los gobiernos”.

“A nivel global el rol de las religiones está en todas las agendas políticas, incluso acá en Nueva York. Si tomamos los Objetivos de Desarrollo Sostenibles (ODS) lo más importante es lo que pasa en los países y las Organizaciones Basadas en la Fe (OBFs) deberían estar involucradas en los procesos nacionales donde se debaten estos temas. Muchas de las delegaciones oficiales ya vienen con sus posiciones tomadas”, dice Faria.

“Acá estamos con la convicción que debemos discutir con los estados miembros y con las agencias de la ONU. La cuestión de género es el carro emblema de la nueva dirección de ACT. Si no tratamos la inequidad de género en todos los ámbitos, no podremos lograr cambios sustanciales. Sabemos que las iglesias juegan un papel importante en la región porque tenemos lecturas que sostienen roles desiguales, que también son culturales y tenemos entonces que luchar por una agenda basada en derechos humanos para todos y todas, basadas en la idea de “creados, creadas iguales”, a semejanza e imagen de Dios y eso debe aplicarse en todos los ámbitos, afirma.

Y enfatiza: “Queremos asumir un rol de liderazgo dentro del movimiento ecuménico para una agenda más realista al tema que tenemos hoy, dejar de lado los dogmas y construcciones equivocadas que estamos construyendo en América Latina con lo que llaman “ideología de género” para construirnos un espacio basado en lo que Jesús quería de nosotros y lo que Él hizo. No da lugar para interpretaciones equivocadas.”

Las y los miembros de la delegación de ACT provienen de todo el mundo y aportan sus propias experiencias e historias para ilustrar y subrayar la importancia de la protección social para garantizar el empoderamiento de las mujeres y las niñas.

ACT continuará dialogando con los gobiernos para que asuman la responsabilidad de la protección social y extiendan esas protecciones de manera que permitan la igualdad de género.

Con información y foto de ALC Noticias

PorComunicaciones CIC

Club Internacional de Leones de visita en CIC

Directivos del Consejo de Iglesias de Cuba (CIC) recibieron a una delegación del Club Internacional de Leones, encabezada por su presidenta, Sra. Gudrun Yngvadottir. La cita fue un espacio de intercambio en el que se explicaron las principales líneas de trabajo de las dos organizaciones, y se repasaron las acciones conjuntas desarrolladas entre ambas en los últimos años.

Desde 2013 el Club de Leones Internacional apoya en Cuba proyectos encaminados al fortalecimiento de la atención secundaria de salud en los servicios de baja visión en hospitales generales y servicios de neonatología de hospitales maternos de todo el país.

Actualmente, ambas organizaciones colaboran en el proyecto “Apoyo a niños, niñas, adolescentes y jóvenes con discapacidad visual en Cuba”, (Baja Visión Fase 3), para proveer servicios de calidad en la prevención, diagnóstico, tratamiento, rehabilitación y atención educativa de niños, niñas, adolescentes y jóvenes con discapacidad visual.

En la reunión se dialogó además sobre el apoyo y las iniciativas que se desarrollan a favor de los derechos y la inclusión social de las personas con discapacidad en el país, tema que el Consejo de Iglesias de Cuba trabaja junto a la Pastoral de Personas con Discapacidad y otras organizaciones de la sociedad civil cubana.

Al finalizar el presidente del CIC, Rev. Antonio Santana, recibió a nombre de la institución una réplica del cartel ganador del Concurso que el Club de Leones anualmente celebra con el título “Cartel de la Paz”, y que reconoce al trabajo en favor de las buenas obras y por las personas más necesitadas.

PorComunicaciones CIC

Directiva del Consejo de Iglesias de Cuba evalúa los principales daños ocurridos tras el paso de tornado por territorios habaneros

Tras el poderoso tornado que golpeó la noche de este domingo a La Habana, capital de Cuba, y dejó como resultado tres personas muertas y cerca de 172 heridos, según datos informados por las autoridades, funcionarios del Consejo de Iglesias de Cuba (CIC), encabezados por su Presidente, el Reverendo Antonio Santana Hernández, recorrieron las zonas afectadas para evaluar los daños y planificar las diferentes respuestas que dará la organización a esta nueva emergencia que enfrenta la nación.

A solo meses de celebrar los 500 años de ciudad de La Habana, este evento atmosférico es descrito por las autoridades como “extraordinario” además de ser el primero de su tipo que golpea la capital cubana en décadas.

En periplo por los barrios de Luyanó, Regla y Guanabacoa, territorios más afectados junto a los municipios de 10 de Octubre, Cerro y parte de Habana del Este, la directiva del CIC pudo constatar además de los daños, las labores de recuperación que ya se desarrollan en la ciudad.

Según impresiones del Rev. Joel Ortega Dopico, Secretario Ejecutivo de la Institución, se observan importantes daños al sistema eléctrico y se corroboran afectaciones en servicios básicos como el agua y el gas.

Lo más impresionante resulta ser la cantidad de viviendas afectadas, comentó María Luisa Navas, Coordinadora del Programa de Emergencias del Consejo de Iglesias de Cuba, quien agregó que aunque no se conoce la cantidad de hogares afectados, los derrumbes saltan a la vista en este recorrido.

Instalaciones estatales como hospitales, puntos de distribución de prensa, redes eléctricas y telecomunicaciones fueron también dañadas por el meteoro y son registradas en este recorrido, en el cual además se observan daños en la fauna local, sobre todo en aves domésticas como palomas y gallinas de corral.

Los pobladores de las zonas afectadas describen la fuerza de los vientos de manera descomunal. Según el portal CubaDebate, este tornado alcanzó vientos comparables a los de “un huracán de categoría 4, aunque su impacto fue más focalizado”.

Los miembros de la directiva del CIC además compartieron con familias afectadas, acompañándoles pastoralmente y brindándoles consuelo espiritual, tan necesario en momentos de crisis como este. Con los datos obtenidos en este recorrido trabajará el Comité de Emergencia regional del Consejo de Iglesias de Cuba y ya se inician las labores de movilización de fondos con organizaciones y contrapartes amigas en todo el mundo. Además, se prepara una alerta de emergencia con la organización Acción Conjunta de las Iglesias, (ACT por sus siglas en inglés) para canalizar por esta vía toda la ayuda humanitaria que brinde el CIC.

Tornado 2019 Habana-Cuba
PorComunicaciones CIC

Continúa el Consejo de Iglesia de Cuba su quehacer a favor de niñas y niños con baja visión

Rehabilitar en la atención primaria de salud a niños con alguna discapacidad visual es el fundamental de un proyecto que el Consejo de Iglesias de Cuba, en conjunto con el Ministerio de Salud Pública desarrolla actualmente en el municipio Playa de la capital, con el apoyo de la organización de cooperación internacional CBM.

Este propósito está incluido en la tercera fase del proyecto “Apoyo a niñas y niños, adolescentes y jóvenes con discapacidad visual en Cuba”, el cual incluye una fase de pilotaje en este municipio, en el que serán apoyadas las consultas de oftalmología, optometría y servicios de rehabilitación integral de la Atención Primaria de Salud (APS).

Para llevar a cabo este objetivo han sido necesarias realizar diversas acciones, como la de preparar a los rehabilitadores de APS, para que sean capaces de enfrentar este desafío. Como parte de este plan se han llevado a cabo diversos talleres de capacitación; los cuales han contado con la participación de directivos del MINSAP, de la Dirección provincial y del municipio de Salud de La Habana (APS, adulto mayor y asistencia social, Rehabilitación), Jefes de servicios de rehabilitación de la APS de Playa, defectólogos y terapistas ocupacionales de la atención primaria, un equipo de baja visión del ICO Ramón Pando Ferrer, oftalmólogos, optómetras y el equipo coordinación de Proyecto.

La profundidad de estas capacitaciones se evidencia en los temas tratados en el último de los talleres efectuados, realizado en septiembre de 2018. Entre ellos estuvieron la discapacidad visual en Cuba, el desarrollo visual en el niño, la discapacidad visual en trastornos del neurodesarrollo, Evaluación funcional de los niños con Baja Visión, Terapia ocupacional, Estimulación visual, Orientación y movilidad en los niños con este padecimiento.

La Dra. Nuris Hernández Hernández, funcionaria de atención primaria de salud de la Dirección Municipal de Salud en el municipio Playa, fue una de las participantes en ese evento, y expresó en una entrevista realizada posteriormente, su valoración acerca de la importancia del proyecto, que radica en las mejoras en el tratamiento a la discapacidad de niños con baja visión, la ayuda a insertarlos en la sociedad y, por supuesto, prevenir otras discapacidades que pueden resultar como consecuencia de esta.

Además resaltó la visión futura de extender la experiencia a toda la nación, lo cual será de gran beneficio, ya que en estos momentos los niños que estén afectados por baja visión deben trasladarse a los servicios que están habilitados para esos efectos, muchas veces lejanos a sus hogares. Este experimento que ha comenzado en la localidad de Playa, en la capital, acercará todas estas facilidades a las áreas de salud, en este caso, a los nueve policlínicos de la zona y a partir de aquí se valorarán los resultados con el propósito de llevarlo a cabo en todo el país.

La Dra. Susana Mantecón Echevarría, especialista en Medicina General Integral y funcionaria de Adulto Mayor, Asistencia Social y Discapacidad, de la Dirección Municipal de Salud, también sumó su valoración sobre este tema.

“Nuestro Ministerio siempre ha tenido bien establecida la atención a las personas con discapacidad, no obstante, este nuevo proyecto de pesquisar a niños en edades tempranas para verlos en cada policlínico y en su área de salud, con un equipo completo de oftalmología, optometría, defectología y rehabilitadores, implica el hallazgo, diagnóstico, tratamiento y rehabilitación, es decir que será un importante tratamiento integral, para poder lograr una inclusión efectiva en la sociedad”, expresó.

Por su parte, el Lic. Orgides Rodríguez Torres, asesor de rehabilitación de la dirección municipal de salud, aportó el punto de vista del equipo de rehabilitación encargado de esta labor. “Este proyecto que ha llegado a nosotros nos va a facilitar el acercamiento a los pacientes con baja visión.

En el municipio hay un equipo de rehabilitadores jóvenes, con muchas ansias de estudiar, aprender y llevar estas capacitaciones a las salas de rehabilitación donde laboramos. Para nosotros es un campo nuevo, lleno de posibilidades, pero tenemos plena confianza en poder llevarlo a cabo, para el bienestar de todos.”

El proyecto “Apoyo a niñas y niños, adolescentes y jóvenes con discapacidad visual en Cuba”, se desarrolla desde el año 2017 y finalizará en el 2019, en una cooperación conjunta del Consejo de Iglesias de Cuba con los Ministerios de Salud Pública y Educación (MINED), el organismo de cooperación internacional CBM y la Fundación Internacional de Clubes de Leones (LCIF), como organización donante. Entre sus objetivos también destaca el respaldo para la adquisición del equipamiento necesario tanto para los servicios de atención secundaria a niños en riesgo de enfermedad ocular que cause baja visión, como para el tratamiento y rehabilitación especializada de enfermedades más complejas.

PorComunicaciones CIC

Nueva entrega de sillas de ruedas en Las Tunas

Como es habitual cada año, la Pastoral de Personas con Discapacidad, programa del Consejo de Iglesias de Cuba, se unió a la Asociación Cubana de Limitados Físicos Motores (ACLIFIM) y el Ministerio Joni y sus amigos de los Estados Unidos de América, para entregar sillas de ruedas a las personas con discapacidad del país, específicamente de la provincia de Las Tunas, entre los días 13 y 20 de octubre.

Presentes en la actividad 15 fisiatras y mecánicos de EE.UU., que bajo la coordinación de la hermana Bonnie Banker, responsable del trabajo de Joni y sus amigos en Cuba, ajustaron y adaptaron a las características personales de los usuarios, cada una de las sillas de ruedas.

Tres pastores cubanos, al finalizar la tarea de entrega, dialogaron con las personas con discapacidad receptores de las sillas de ruedas y sus acompañantes, sobre las verdades eternas que atesora la Biblia, la cual regalaron a los que voluntariamente la desearan.

De las más de seis mil 500 personas que han participado en este proyecto en trece de las quince provincias cubanas, solamente tres han rechazado el recibir un ejemplar de las Sagradas Escrituras. En esta ocasión se entregaron 194 sillas de ruedas e igual número de biblias, a personas de diversos lugares de la provincia de Las Tunas, que de muchas y muy diversas maneras agradecieron lo acontecido.

PorComunicaciones CIC

Iglesias más preparadas ante situaciones de emergencia

  • Ayuda del CIC llega a localidades afectadas por el huracán Michael en Pinar del Río
  • Creado el Comité de Emergencia local

Hasta el municipio Sandino, en Pinar del Río, la provincia más occidental de Cuba, llegaron representantes del Consejo de Iglesias de Cuba (CIC), miembro del Foro Cuba de ACT Alianza, para entregar artículos útiles a las personas que fueron afectadas por el paso del huracán Michael, a inicios del mes de octubre de 2018, y para motivar la creación de un Comité de Emergencia organizado desde las iglesias de la localidad.

Allí se dieron cita una veintena de representantes de cinco iglesias, convocadas por la Coordinadora provincial del CIC en Pinar del Río, Rev. Aleida Palacios. De primera mano se pudo conocer de las afectaciones ocurridas en la localidad, en su mayoría relacionadas con pérdidas de techos de las viviendas.

La iglesia Misión Mundial, cedió sus locales para el encuentro. Varios de sus miembros dieron testimonios de las vivencias durante los días del huracán. Es el caso de Daniel Carballo Álvarez, líder local, quien relató que el paso del fenómeno no fue algo muy esperado, por lo que había muchas personas desprevenidas. También explicó que el municipio Sandino estuvo bastante desolado, se acumuló gran cantidad de basura, numerosos árboles cayeron y hubo casas que perdieron sus techos.

También Rosa Márquez López narró sus vivencias y preocupaciones; el paso de esta tormenta fue de mucha preocupación pues su familia vive en una zona de difícil acceso, además de tener dos hermanos que estaban justo en el cabo de San Antonio, extremo más occidental del territorio cubano, a unos 15 km de donde pasó el ojo del huracán. Ellos se refugiaron en las cuevas por dos días de lluvia intensa y luego pudieron regresar bien a casa. “Tuvimos algunas pérdidas materiales por la lluvia y el viento, pero gracias a Dios estamos vivos y contamos con personas que nos ayudan”, expresó.

Hubo casos para los que el ciclón fue más un aprendizaje. Como le sucedió a Anaidalys Ayala Montero, de la iglesia Betel, quien cuenta ya con siete meses de embarazo. “Mi esposo y yo llevamos viviendo algún tiempo aquí, y esta fue la primera ocasión que me vi sola, al frente de una casa, sin el apoyo de mis padres, en una situación tan difícil”, contó a todos los presentes, y añadió: “así que me tuve que sobreponer a los miedos y enfrentarme a todo, incluso hasta a cocinar con carbón para tratar de ayudar a los demás. Por eso yo aprendí mucho en ese tiempo, lo que me viene muy bien ahora que espero un niño pronto”.

Para todas las personas que asistieron hubo tiempo de compartir sus experiencias del paso del huracán Michael, así como testimonios de gratitud a Dios por preservar las vidas, ya que este fenómeno no provocó pérdidas humanas. También se expresaron palabras de agradecimiento por la entrega de los materiales llevados por el CIC para su distribución a personas afectadas. La ayuda incluyó arroz vitaminado, artículos de aseo personal y útiles escolares.

Sobre esto opinaron los pastores Bárbara Cordero y Enrique Díaz, de la Primera Iglesia Pentecostal de Cuba, en una localidad cercana conocida por Tabaco. “En medio del ciclón pudimos ver que Dios siempre ha estado con nosotros, hemos pasado momentos muy difíciles a raíz de esta tormenta y sabemos que Él no nos desampara. Por eso queremos agradecer esta ayuda que hoy nos llega, que va a permitir traer un poquito de alegría en especial para niños y ancianos de nuestra iglesia”, expresaron visiblemente emocionados.

Por su parte la Lic. María Luisa Navas, asistente del Foro Cuba de ACT y coordinadora del Programa de Emergencia y Ayuda Humanitaria del CIC, explicó brevemente las características de ACT Alianza y del Foro local, sus objetivos y alcance. Asimismo alentó a las iglesias a involucrarse en el trabajo de preparación para poder enfrentar los eventos adversos que ocasionan situaciones de desastres y no actuar espontáneamente sino tomar acciones para reducir el impacto de los mismos y cuidar la vida, regalo de Dios, de la mejor manera posible. También animó a trabajar no solo durante la respuesta a emergencias, sino desde la prevención y la preparación, fases muy importantes del ciclo de reducción de desastres.

Navas también tocó puntos clave tales como el cuidado adecuado a personas de diferentes grupos vulnerable durante las emergencias; tener provisiones de alimentos, agua segura, higiene, son algunos de los ejemplos de cuidados previos que se pueden tener a la hora de enfrentar un desastre natural, en los cuales la iglesia puede ser parte activa en su comunidad.

Para trabajar en este sentido fue creado el Comité de Emergencia local, conformado por Wilfredo Manuel Pérez Vargas, Alexander Ruiz, Eldo Manuel Peña Pérez y Bárbara Cordero Diaz, quienes se capacitarán, para, en conjunto con la Coordinadora Provincial y otros Comités locales, aunar saberes que contribuyan a prevenir en buena medida los daños causados por eventos naturales futuros.

El huracán Michael pasó por las inmediaciones de la provincia de Pinar del Río, en el extremo más occidental de Cuba, provocando acumulados de precipitaciones que superaron los 200 milímetros en varios lugares durante 24 horas; luego de 10 años sin que otro fenómeno meteorológico afectara la zona.