Diaconia

Nueva entrega de sillas de ruedas en Las Tunas

Como es habitual cada año, la Pastoral de Personas con Discapacidad, programa del Consejo de Iglesias de Cuba, se unió a la Asociación Cubana de Limitados Físicos Motores (ACLIFIM) y el Ministerio Joni y sus amigos de los Estados Unidos de América, para entregar sillas de ruedas a las personas con discapacidad del país, específicamente de la provincia de Las Tunas, entre los días 13 y 20 de octubre.

Presentes en la actividad 15 fisiatras y mecánicos de EE.UU., que bajo la coordinación de la hermana Bonnie Banker, responsable del trabajo de Joni y sus amigos en Cuba, ajustaron y adaptaron a las características personales de los usuarios, cada una de las sillas de ruedas.

Tres pastores cubanos, al finalizar la tarea de entrega, dialogaron con las personas con discapacidad receptores de las sillas de ruedas y sus acompañantes, sobre las verdades eternas que atesora la Biblia, la cual regalaron a los que voluntariamente la desearan.

De las más de seis mil 500 personas que han participado en este proyecto en trece de las quince provincias cubanas, solamente tres han rechazado el recibir un ejemplar de las Sagradas Escrituras. En esta ocasión se entregaron 194 sillas de ruedas e igual número de biblias, a personas de diversos lugares de la provincia de Las Tunas, que de muchas y muy diversas maneras agradecieron lo acontecido.

Iglesias más preparadas ante situaciones de emergencia

  • Ayuda del CIC llega a localidades afectadas por el huracán Michael en Pinar del Río
  • Creado el Comité de Emergencia local

Hasta el municipio Sandino, en Pinar del Río, la provincia más occidental de Cuba, llegaron representantes del Consejo de Iglesias de Cuba (CIC), miembro del Foro Cuba de ACT Alianza, para entregar artículos útiles a las personas que fueron afectadas por el paso del huracán Michael, a inicios del mes de octubre de 2018, y para motivar la creación de un Comité de Emergencia organizado desde las iglesias de la localidad.

Allí se dieron cita una veintena de representantes de cinco iglesias, convocadas por la Coordinadora provincial del CIC en Pinar del Río, Rev. Aleida Palacios. De primera mano se pudo conocer de las afectaciones ocurridas en la localidad, en su mayoría relacionadas con pérdidas de techos de las viviendas.

La iglesia Misión Mundial, cedió sus locales para el encuentro. Varios de sus miembros dieron testimonios de las vivencias durante los días del huracán. Es el caso de Daniel Carballo Álvarez, líder local, quien relató que el paso del fenómeno no fue algo muy esperado, por lo que había muchas personas desprevenidas. También explicó que el municipio Sandino estuvo bastante desolado, se acumuló gran cantidad de basura, numerosos árboles cayeron y hubo casas que perdieron sus techos.

También Rosa Márquez López narró sus vivencias y preocupaciones; el paso de esta tormenta fue de mucha preocupación pues su familia vive en una zona de difícil acceso, además de tener dos hermanos que estaban justo en el cabo de San Antonio, extremo más occidental del territorio cubano, a unos 15 km de donde pasó el ojo del huracán. Ellos se refugiaron en las cuevas por dos días de lluvia intensa y luego pudieron regresar bien a casa. “Tuvimos algunas pérdidas materiales por la lluvia y el viento, pero gracias a Dios estamos vivos y contamos con personas que nos ayudan”, expresó.

Hubo casos para los que el ciclón fue más un aprendizaje. Como le sucedió a Anaidalys Ayala Montero, de la iglesia Betel, quien cuenta ya con siete meses de embarazo. “Mi esposo y yo llevamos viviendo algún tiempo aquí, y esta fue la primera ocasión que me vi sola, al frente de una casa, sin el apoyo de mis padres, en una situación tan difícil”, contó a todos los presentes, y añadió: “así que me tuve que sobreponer a los miedos y enfrentarme a todo, incluso hasta a cocinar con carbón para tratar de ayudar a los demás. Por eso yo aprendí mucho en ese tiempo, lo que me viene muy bien ahora que espero un niño pronto”.

Para todas las personas que asistieron hubo tiempo de compartir sus experiencias del paso del huracán Michael, así como testimonios de gratitud a Dios por preservar las vidas, ya que este fenómeno no provocó pérdidas humanas. También se expresaron palabras de agradecimiento por la entrega de los materiales llevados por el CIC para su distribución a personas afectadas. La ayuda incluyó arroz vitaminado, artículos de aseo personal y útiles escolares.

Sobre esto opinaron los pastores Bárbara Cordero y Enrique Díaz, de la Primera Iglesia Pentecostal de Cuba, en una localidad cercana conocida por Tabaco. “En medio del ciclón pudimos ver que Dios siempre ha estado con nosotros, hemos pasado momentos muy difíciles a raíz de esta tormenta y sabemos que Él no nos desampara. Por eso queremos agradecer esta ayuda que hoy nos llega, que va a permitir traer un poquito de alegría en especial para niños y ancianos de nuestra iglesia”, expresaron visiblemente emocionados.

Por su parte la Lic. María Luisa Navas, asistente del Foro Cuba de ACT y coordinadora del Programa de Emergencia y Ayuda Humanitaria del CIC, explicó brevemente las características de ACT Alianza y del Foro local, sus objetivos y alcance. Asimismo alentó a las iglesias a involucrarse en el trabajo de preparación para poder enfrentar los eventos adversos que ocasionan situaciones de desastres y no actuar espontáneamente sino tomar acciones para reducir el impacto de los mismos y cuidar la vida, regalo de Dios, de la mejor manera posible. También animó a trabajar no solo durante la respuesta a emergencias, sino desde la prevención y la preparación, fases muy importantes del ciclo de reducción de desastres.

Navas también tocó puntos clave tales como el cuidado adecuado a personas de diferentes grupos vulnerable durante las emergencias; tener provisiones de alimentos, agua segura, higiene, son algunos de los ejemplos de cuidados previos que se pueden tener a la hora de enfrentar un desastre natural, en los cuales la iglesia puede ser parte activa en su comunidad.

Para trabajar en este sentido fue creado el Comité de Emergencia local, conformado por Wilfredo Manuel Pérez Vargas, Alexander Ruiz, Eldo Manuel Peña Pérez y Bárbara Cordero Diaz, quienes se capacitarán, para, en conjunto con la Coordinadora Provincial y otros Comités locales, aunar saberes que contribuyan a prevenir en buena medida los daños causados por eventos naturales futuros.

El huracán Michael pasó por las inmediaciones de la provincia de Pinar del Río, en el extremo más occidental de Cuba, provocando acumulados de precipitaciones que superaron los 200 milímetros en varios lugares durante 24 horas; luego de 10 años sin que otro fenómeno meteorológico afectara la zona.

Asamblea de ACT Alianza

  • Representantes del Foro Cuba de ACT Alianza y del Consejo de Iglesias de Cuba, participan en la Asamblea General, órgano superior de gobierno de la Alianza ACT.

La Habana, octubre, 2018- El Reverendo Joel Ortega Dopico, Secretario Ejecutivo del Consejo de Iglesias de Cuba y Elina Ceballos, Coordinadora del Área de Diaconía de la organización, participan desde el 28 de octubre al 1ro de noviembre  en la Tercera Asamblea de ACT, que tiene lugar en Uppsala, Suecia.

Esta Asamblea tiene lugar cada cuatro años, reune a representantes de los más de 145 miembros de la Alianza para elegir una nueva junta directiva y oficiales, y un Comité de Membresía y Nominaciones, para revisar los estatutos y afirmar la nueva dirección estratégica, así como para tomar otras decisiones importantes de gobierno.

La asamblea también brinda una oportunidad para que los miembros discutan y aprendan juntos sobre temas relacionados con el trabajo común, para adorar juntos y compartir éxitos y mejores prácticas.

Las sesiones plenarias de esta Asamblea permitirán a los delegados debatir y votar sobre temas de gobernabilidad, incluyendo la estrategia global para ACT Alianza desde 2019-2026. También a debate estarán los cambios de estatutos y un nuevo modelo de membresía para la alianza, así como elegir una nueva junta de gobierno, oficiales y el Comité de Membresía y Nominaciones.

Entre los oradores previstos a intervenir en las plenarias se encuentras la Sra. Amina Mohammed, Secretaria General Adjunta de las Naciones Unidas, la Sra. Carin Jämtin, Directora General de la Agencia Sueca para el Desarrollo Internacional, el Rev. Dr. Olav Fykse Tveit, Secretario General del Consejo Mundial de Iglesias y el Sr. Rudelmar Bueno de Faria, Secretario General de la Alianza ACT.

Otra modalidad de trabajo durante estos días serán las reuniones regionales, que proporcionan un lugar más pequeño para discutir temas, establecer redes y aprender unidos. Los temas a analizar en estos espacios serán los éxitos y desafíos del actual período estratégico en su región, los principales problemas de gobernabilidad desde su contexto regional, el debate de las declaraciones públicas y las prioridades para avanzar como región.

Todo este trabajo se realizará teniendo a la espiritualidad cristiana en el centro de sus propósitos, concentrando la adoración en el tema de Esperanza en Acción y la necesidad de poner a las personas en primer lugar. La Catedral de Uppsala, acogerá un servicio de apertura de esta Asamblea y la adoración matutina y vespertina tendrá lugar cada día en la sala plenaria.

Este conclave permitirá contribuir y promover el papel de las iglesias y miembros de ACT para lograr un espacio público que sea seguro y justo para todos. Algunas preguntas y debates estarán en movimiento durante los intercambios.  ¿Son posibles las asociaciones estables, fieles y amorosas entre los miembros de ACT Alliance? Y la responsabilidad del sector privado: hacia una comprensión compartida de su papel en el desarrollo y la respuesta humanitaria.

La Asamblea General de ACT se lleva a cabo en el contexto del 70 aniversario del Consejo Mundial de Iglesias, el 50 aniversario de la Asamblea de Uppsala del CMI y el fin de semana ecuménico sueco.

Durante estos días se debatirá cómo trabajar juntos en el servicio al mundo (diakonia ecuménica) y cómo ese trabajo contribuye a la agenda más amplia para el desarrollo sostenible. Además en estas jornadas se realizará la Exposición Hope in Action, brindando una oportunidad para que los participantes visiten más de 20 exhibiciones de varios miembros de ACT.

Con información de ACT Alianza

Fotografía: Ciudad de Uppsala, Suecia. Sede de la Asamblea

Una apuesta por la vida

  • Desarrollados en Cienfegos el Encuentro Nacional de Personas Viviendo con VIH Sida y el Encuentro Nacional de Mujeres seropositivas al VIH

La esperanza y el amor de Dios se reafirmaron durante las jornadas del Noveno Encuentro Nacional de Personas Viviendo con VIH Sida, organizado por el componente Salud Sexual y VIH del Programa Vida y Salud Comunitaria del Consejo de Iglesias de Cuba y el Cuarto Encuentro Nacional de Mujeres seropositivas al VIH.

Entre los días 19 al 22 de septiembre, la mística alrededor de la fe y las prácticas de Jesús de Nazaret, marcada por la compasión y por el decidido trabajo con los excluidos de la sociedad de su época,  fueron el eje central de estas reuniones, que tuvieron por sede a Cienfuegos.

Más de sesenta personas, de varias provincias del país, reflexionaron desde postulados socio teológicos sobre las realidades y los desafíos de vivir siendo personas portadoras de VIH y el acompañamiento que brindan las iglesias en Cuba a estas personas que experimentan la estigmatización y los prejuicios de parte de la sociedad.

De acuerdo con el marco estratégico del Programa conjunto de las Naciones Unidas sobre el VIH/SIDA –ONUSIDA, las Organizaciones Confesionales han sido importantes en múltiples respuestas mundiales eficaces al SIDA en los últimos 20 años. En Cuba, el Consejo de Iglesias (CIC) trabaja de conjunto con el Ministerio de Salud Pública (MINSAP) para mejorar la calidad de vida de las personas viviendo con VIH.

A través del Área de Diaconía del CIC, que coordina la acción social que realizan las iglesias miembro y la organización, se  promueve la educación sobre prevención del VIH en templos, casas culto e iglesias, así como la  prestación de asistencia pastoral y espiritual a las personas que viven con el VIH y sus seres queridos, incluidas poblaciones fundamentales y difíciles de contactar con un alto riesgo de infección.

Según Ana Lidia Ormara Reyes, coordinadora del Componente Salud Sexual y VIH, que encabeza este trabajo desde el Consejo de Iglesias de Cuba, el rol del cristiano en tanto seguidor del ejemplo de aquel Jesús de Nazaret, ante la evidente tragedia que vivimos como sociedad humana mundial con esta pandemia, debe reforzarse.

Huracán Michael activa Comité de Emergencia del Consejo de Iglesias de Cuba

La Habana- Tras el anuncio del paso del Huracán Michael muy cercano a la zona más occidental del país, el Comité de Emergencia del Consejo de Iglesias de Cuba (CIC) activó sus funciones en aras de  efectuar  acciones de respuesta efectiva ante las demandas que cause este sistema hidrometeorológico en la provincia Pinar del Río.

Según informó el Rev. Antonio Santana, presidente del CIC, como aspecto muy favorable resalta la posibilidad de una acción rápida con el envío de kits de aseo personal y filtros de agua que aliviaría parte de la situación hidrosanitaria creada en ese territorio tras el paso de Michael.

Reportes de la prensa nacional indican que el paso del huracán causó lluvias localmente intensas en varios municipios, las cuales han provocado inundaciones y, según datos preliminares, se reportan 19 viviendas afectadas, entre ellas tres derrumbes totales, hasta el cierre de esta información.

El sitio web Cubadebate informa que “La mayor atención está puesta en los municipios de Sandino y de San Juan y Martínez, así como algunas localidades al sur de la provincia, donde se ubican las zonas más vulnerables a las inundaciones por penetraciones del mar.

Por su parte Radio Guamá notificó varias comunidades y poblados incomunicados debido a la crecida de ríos y arroyos, y citó el ejemplo de la carretera Panamericana que comunica con los municipios Sandino y Guane que sufrió el desborde del río Cuyaguateje. También al cierre de esta nota varios territorios permanecen sin fluido eléctrico; los postes caídos y la imposibilidad de activar los grupos electrógenos, hacen que la situación energética pueda prolongarse.

En la agricultura pinareña existen pérdidas en plantaciones de frijol, pimiento, plátano, boniato y  se esperan algunas afectaciones en el cultivo del arroz.

También en el municipio especial Isla de la Juventud se sintieron los efectos de las intensas lluvias y rachas de vientos sostenidos de más de 70 km/h.

El Comité de Emergencia del CIC se puso en contacto con líderes de varias iglesias y en especial con las coordinadoras provinciales de la institución en estos territorios, para conocer sus vivencias al paso del fenómeno atmosférico. La Rev. Aleida Palacios, desde Pinar del Río, confirmó la persistencia de las lluvias fuertes en muchas localidades y manifestó estar en contacto directo con funcionarios de la Defensa Civil y el Poder Popular para conocer con más detalles la cuantía de las afectaciones de la parte más occidental de la provincia. Con estas informaciones se espera definir los lugares a los que mejor podría llegar una respuesta a la emergencia por parte del CIC.

Desde la Isla de la Juventud, la coordinadora Luisa García  informó que el viento había comenzado a aminorar su velocidad y que a partir de ahora se podrá conocer mejor los efectos dejados por la cercanía del huracán. Hasta el momento las mayores afectaciones se contabilizaban en techos de viviendas.

El Comité de Emergencia del CIC, activado desde la mañana del 8 de octubre, prepara un resumen de afectaciones y las posibles acciones de respuesta que puedan gestionarse al afecto.

Asimismo el Consejo de Iglesias de Cuba le ha solicitado al Foro Cuba de ACT , la preparación de una alerta para notificar de esta situación y hacer un llamado de atención a la comunidad internacional a través de ACT Alianza.

Activado el Comité de Emergencia del Consejo de Iglesias de Cuba

Envejecimiento seguro. Una apuesta del CIC

El envejecimiento poblacional en Cuba es una realidad que se constituye en un gran reto para el país y por supuesto para la Iglesia cubana hoy.

Según datos estadísticos la tasa de envejecimiento sigue en ascenso desde que en 2016, la Oficina Nacional de Estadísticas e Información (ONEI) comunicara que el 19,7 por ciento de los habitantes de la nación ronda los 65 años, sumando 2 millones 219mil 784 personas con 60 años o más en la Isla.

El panorama en las iglesias del país es igual de llamativo. Se observa un desplazamiento en los roles y tareas realizadas por este grupo poblacional y cargos y responsabilidades que estas personas ejercieron por años ahora recaen en nuevos actores sociales, provocándoles ansiedad y depresión a muchos ancianos.

Estos datos fueron compartidos en el habitual tiempo devocional del Consejo de Iglesias de Cuba por la coordinadora del Programa de Atención al adulto mayor de esta Institución, Danais Oviedo Vega, recordando el 1ro de octubre como el día internacional de las Personas de Edad, nombre adoptado por la Organización de las Naciones Unidas.

Según Oviedo Vega, la ancianidad atemoriza a muchos y cada vez existen más tabúes respecto a esta etapa de la vida. En el encuentro que reunió a trabajadores y trabajadoras de la sede nacional del Consejo de Iglesias de Cuba, se compartieron datos estadísticos de este fenómeno demográfico y las enseñanzas bíblicas que enaltecen esta edad.

Versículos como “La gloria de los jóvenes es su fuerza, y la hermosura de los ancianos es su vejez” (Prov.20:29). “No reprendas al anciano, sino exhórtale como a padre y a las ancianas, como a madres”. (1 Tim 5:1-20). “Delante de las canas te levantarás, y honrarás el rostro del anciano, y de tu Dios tendrás temor” (Lev. 19:32), fueron leídos en la reunión, convidando a los presentes a valorar a los ancianos por su experiencia, a tratarles con respeto  y a honrar sus años de vida.

Desde hace más de una década, el Programa de atención al adulto mayor, del CIC, trabaja por sensibilizar a personas del ámbito eclesial cubano a favor de la calidad de vida de los ancianos. Mediante la formación de promotores en esta temática, se desarrollan talleres y procesos formativos que abordan la ancianidad desde perspectivas bíblicas, la calidad de vida en la tercera edad, las enfermedades más comunes que presentan y un acercamiento a la figura del cuidador, en estas edades.

Valorar la importancia de las familias como contexto esencial en apoyo al bienestar de los miembros de edades avanzadas, es otro de los objetivos de este Programa, que también busca la prevención de todo tipo de violencia, incluyendo la violencia familiar, la dimensión comunitaria del envejecimiento y cómo articularse en redes de apoyo para afrontar y trabajar la vejez.

Cuando los demógrafos vaticinan que para el año 2030 en Cuba, un cuarto de la población total de 11,1 millones de cubanos sobrepasará los  60 años, esta alerta convida a iniciativas y Programas como este, del Consejo de Iglesias de Cuba, a preparar mejor a la sociedad para el envejecimiento saludable de su gente.

Organizaciones Basadas en la Fe continúan debate sobre cambio climático

Con una  conferencia magistral la Dra. Marlén Sánchez Gutiérrez, de la Cátedra de Estudios del Caribe, de la Universidad de La Habana, disertó en la segunda jornada del Taller de Incidencia sobre cambio climático y reducción de riesgos a desastres sobre el tema de financiamiento climático. Calificó de muy compleja la  arquitectura actual de estos fondos, por provenir de muy diversas fuentes y apuntó que la falta de claridad para acceder a los mismos, pone en desventaja a los países más pobres. Sánchez Gutiérrez señaló que los países ricos se han comprometido en aportar, pero no se cumplen estos compromisos.

A 383 mil millones de dólares ascendió la cifra destinada en 2016 para estos fines, con la particularidad de que la participación más importante la tiene el sector privado. En menor medida aportan, en orden descendente,  desarrolladores de proyecto, corporativos, los hogares y  las instituciones financieras, agregó la experta.

Casi todos los  fondos se destinan a la mitigación, algo que no es negativo, pero se deja de tener en cuenta así a los países menos desarrollados, que tienen mucha más vulnerabilidad y necesitan fondos para adaptarse, puso el ejemplo de los pequeños países insulares.

Sobre el llamado Fondo Verde para el clima, lo considera  insuficiente aún, pero destaca la intención declarada de destinar 50 por ciento para adaptación y 50 por ciento para mitigación, y de la primera mitad, 25 por ciento para los países más pobres, lo cual ayudaría a resolver la problemática planteada anteriormente.

La agenda de cambio climático tiene sinergias importantes con otras mundiales, en concordancia con los Objetivos de Desarrollo Sostenible, propuestos por las Naciones Unidas, y con la Agenda de Desarrollo, conocida por Agenda de Addis Abeba, lo cual es digno de destacar.

Paradójicamente, los más necesitados de estos fondos, adolecen de proyectos para autorizar financiamiento, así como también, de Sistemas de reportes y verificación, lo cual se resolvería con formación de capacidades.

Entre las propuestas a los países, la académica menciona, identificar, la creación de una base legal, la transversalización de diferentes sectores de la economía y generar sinergias con agendas internacionales, definir carteras de proyectos para ser presentadas, diseñar estrategias, así como, explorar mecanismos de financiación y diversificarlos.

Concluyó que la agenda mundial con respecto  al tema avanza, pero que no a la velocidad requerida, fundamentalmente, por los más vulnerables a los efectos del cambiante clima.

Por su parte Elena Cedillo, representante regional para Centroamérica y el Caribe de la Federación Luterana Mundial, evidenció con imágenes y cifras las grandes pérdidas y daños, fundamentalmente, en esta región, en específico el Corredor Seco, llamado así por la sequía que lo azota y donde están incluidos El Salvador, Honduras y Nicaragua.

La sistematicidad en la creación de registros de pérdidas y daños, fue defendida por la especialista, sobre la cual afirmó, ¨Nos hará más fuertes para la incidencia¨ y destacó el trabajo de ACT Alianza y la Federación Luterana Mundial  en investigaciones sobre el tema.

Dijo que es importante la estimación de pérdidas o daños psicológicos, sobre todo ante fenómenos de evolución lenta como lo que sucede en el corredor seco.

Desde una mirada de género, Elva María Jara Salas, del  Centro Flora Tristán, de Perú, hizo notar que el Cambio Climático no afecta por igual a mujeres y hombres, e incluso profundiza las diferencias entre los sexos.

La especialista apuntó que hay avances en el reconocimiento de derechos de las féminas, pero no tanto en la concretización de estos.

Sugirió en el conclave, tratar de incidir en países de la región donde se niegan a incluir en políticas climáticas estos temas de género. La organización que representa Jara Salas trabaja en la formación de capacidades de las mujeres como parte de un proceso para empoderarlas  y prepararlas para la toma decisiones.

A continuación,  en el panel sobre el rol de las Organizaciones Basadas en la Fe, ACT Alianza, sociedad civil y academia, en la incidencia por la Justicia Climática, tres conferencista  compartieron experiencias sobre la valoración de impacto de fenómenos ambientales.

El huracán María en Puerto Rico y las afectaciones psicológicas causadas en la gente como la depresión, así como las metodologías para brindarles ayuda oportuna a través de proyectos de acompañamiento fue otro de los temas debatidos.

Representantes de ACT Alianza compartieron experiencias como la ocurrida en Barranquilla recientemente, con el  mal manejo ambiental producido cuando decidieron romper un dique  para conectar río Magdalena con el mar Caribe persiguiendo un objetivo económico que provocó daños comparables con los del huracán Katrina.

Carlos Rauda, de ACT Alianza en la región, reflexionó acerca de cómo usamos la influencia de las iglesias en comunidades y a favor de los más vulnerables, para lo cual llamó a encontrar vías de lograr acceso a las estructuras de poder y decisores en cada territorio. “Como iglesia somos  parte de la sociedad civil y es importante hacer incidencia desde la iglesia”, dijo.

Añadió que ACT Alianza busca, reforzar que para hacer incidencia es necesaria una nueva narrativa de lo que es Cambio Climático, no más lenguaje catastrófico, sino, mostrar caminos reales y esperanzadores que se puedan tomar.

Apuntó que existe una ola neoconservadora entre las iglesias, la cual no limitará el trabajo comprometido de las que se enfocan en su labor ecológica. “Estamos pensando en el futuro. Incidencia a nivel global, en los medios de difusión masivos, por ejemplo”, dijo.

Sobre el Acuerdo de París se refirió, calificándolo de “insuficiente”, sobre todo porque no es vinculante, pero es una base para comenzar a avanzar. Nos da una pauta y lenguaje común. No es suficiente, pero importante para hablar un lenguaje común, agregó.

Luego Fernando Guasch Hechavarría disertó sobre el Marco de Sendai y sus desafíos en América Latina y el Caribe. Habló de riesgo en términos matemáticos,  como una función compleja, multidimensional y dinámica y que determina el modelo de desarrollo.

Llamó a tener en cuenta la dimensión política, la multidimensionalidad de los modelos de gestión y una visión integradora que tribute al aumento de la calidad de vida de la población.

Aportó ideas sobre cómo implementar SENDAI en Cuba y la región, sobre lo cual acotó que Cuba es un escenario complejo por su porcentaje alto de riesgo de desastres, de los mayores del mundo, por su vulnerabilidad geográfica.

Mencionó los 12 proyectos nacionales base de la política de Cuba, estudios de amenazas de vulnerabilidad y riesgo para enfrentamiento al cambio climático y las bases de la Tarea Vida. Desde su posición académica recomendó preponderar la formación de recursos humanos, el uso racional de recursos naturales, la diversificación de matriz energética y el enfoque en la resiliencia, la gestión de conocimientos, y la creación de instrumentos  jurídicos para fomentar sistemas relacionados con cuestiones ambientales.

Destacó que el rol de las universidades y la academia es incrementar la influencia en las comunidades al desarrollo próspero y sostenible, en lo cual se puede aportar mucho con las investigaciones necesarias. El Dr. Guasch también propició el debate sobre el ¨Desarrollo sin riesgos, pero seguro y sostenible¨.

El Dr. Alexis Lorenzo Ruiz, Presidente dela sociedad cubana de Psicología, defendió el acompañamiento psicológico y social en emergencias y desastres, para lo cual es obligatorio tener en cuenta la subjetividad humana. El tema es emocional, dijo.

Ante la interrogante de por qué es importante el acompañamiento, respondió que  este es una condición necesaria y permanente y un factor motivante y protector, donde interviene el respeto. Destacó que el acompañamiento es tan importante como el agua  y los alimentos.

La tercera conferencista del día, María Verónica Bastías, explicó sobre los desafíos y experiencias en reducción de Riesgo de Desastres en América Latina y El Caribe, desde la  Red Global de Organizaciones de la Sociedad Civil para la Reducción de Riesgos de Desastres.

Bastías solicitó además ideas de cómo fortalecer la unidad entre ACT Alianza y la organización que representa, que investiga sobre percepción de riesgo en comunidades de todo el mundo, cuyo resultados están disponibles su Sitio Web. El acercamiento entre ambas organizaciones comenzó hace un año con la firma de acuerdos entre las partes.

Reducir riesgos ante el Cambio Climático

El Taller de Incidencia sobre Cambio Climático y reducción de riesgos y desastres reúne en La Habana a delegados de más de 14 países de la región latinoamericana y caribeña, y España, conscientes todos de la necesidad de crear estrategias multilaterales para enfrentar la problemática medioambiental que vive hoy la humanidad.

Convocados por el Consejo de Iglesias de Cuba y otras organizaciones eclesiales y la Asociación Cubana de las Naciones Unidas (ACNU), representantes de gobiernos, académicos, científicos, líderes de la iglesia, así como otros actores de la sociedad civil, intercambian criterios, experiencias y saberes sobre estos importantes temas, cuyos fenómenos asociados ponen en peligro la existencia de la vida en el planeta Tierra.

En la primera jornada del evento, Antonio Santana, Presidente del Consejo de Iglesias de Cuba, reafirmó la importancia de compartir experiencias sobre los temas de Cambio Climático y enfrentamiento a desastres. Relacionó el medio ambiente con el jardín mencionado en Génesis, primero de los libros de La Biblia, y del cual Dios demanda al hombre por su cuidado.

Caridad Diego, Jefa de la Oficina de Asuntos Religiosos del Comité Central del Partido Comunista de Cuba, destacó el trabajo de la iglesia cubana relacionado con el enfrentamiento al cambio climático con los diferentes programas implementados como: agua y saneamiento, recuperación y respuesta tras desastres provocados por huracanes, trabajo en el programa Comunidades Cubanas por el Desarrollo, etc.

¨Se elimine el hambre y no el hombre¨, frase pronunciada por Fidel Castro en la Cumbre de La Tierra, realizada en Río de Janeiro en el año 1992, fue recordada en la cita, entre cuyos propósitos se hayan la creación de un ¨tanque de pensamiento¨, o red de expertos en estos temas, desde la sociedad civil en el área caribeña, tan vulnerable a los efectos del cambio climático por estar compuesta por pequeñas islas.

Elena Cedillo, representante regional de la Federación Luterana Mundial y Fidel Nieto, de la Universidad Luterana Salvadoreña, coinciden en la importancia del encuentro para crear sinergias, en lo cual Cuba puede aportar mucho a la región, por contar con una plataforma o red de todas las partes o esferas de la sociedad para el tratamiento a estos temas.

Carlos Rauda, director Oficina Regional ACT Alianza, expresa la intención de su organización de transcender en el enfoque de la ayuda a Cuba, de la asistencia humanitaria después de afectaciones ocurridas tras el paso de eventos hidrometeorológicos, hacia la sostenibilidad.

El Dr. Gilberto Cabrera Trimiño, colaborador del Centro de Investigaciones de la Economía Mundial, nos ubica en el contexto político actual sobre cambio climático y retos para la región del Caribe, ejemplificando con numerosos proyectos en esa región, con los cuales colabora la cátedra del Caribe de la Universidad de La Habana. Destaca la importancia de percepción de riesgos en las comunidades, idea reiterada en otras de las conferencias del primer día de sesiones del evento.

Otra idea aportada por este académico es la contextualización del enfrentamiento a desastres, de acuerdo a la diversidad de situaciones de cada país, e incluso, localidades dentro de las naciones.

La educación medio ambiental de todos es fundamental para el enfrentamiento al cambio climático, agrega el también experto de la Universidad de La Habana, aspecto este sustentado por otros ponentes.

Apunta que la inclusión en los planes de desarrollo y la decisión de cambiar el paisaje, son condiciones que deben guiar a todas las organizaciones relacionadas con el tema.

Ejemplos de cooperación regional sobre temas medioambientales son los estudios llevados a cabo por la cátedra del Caribe de la Universidad de La Habana, tales como: extrapolación a Bahamas de análisis de peligros de vulnerabilidad y riesgos en Cuba, en particular en la elevación del nivel del mar, valoración de impactos en Belice; concepción de diplomados para Veracruz, México, entre otros.

Sugiere el enfoque holístico y teoría de la complejidad aplicados al enfrentamiento al cambio climático, lo cual ilustra con la vinculación entre la paz en Colombia y el cambio climático.

La Tarea Vida, o programa gubernamental cubano para el enfrentamiento al cambio climático, es destacado por varios oradores por su enfoque holístico, integrador y sistémico.

La acreditada voz del Dr. José Rubiera, prestigioso especialista del Instituto de Meteorología (INSMET), argumentó cuánto daño pueden hacer los fenómenos meteorológicos con impactantes ejemplos de daños por huracanes en su paso por la mayor isla del Caribe.

Sobre la elevación de la temperatura promedio del mar por efectos de gases de efecto invernadero, y su consecuente efecto sobre el aumento de la intensidad de los huracanes, alerta el reconocido meteorólogo.

Explica la estrategia de comunicación del INSMET, de conjunto con los medios de difusión masivos, de trasladar las cámaras y micrófonos hacia el Instituto ante la inminencia de un huracán, con el objetivo de que la población aumente la percepción de riesgo y se prepare.

En el panel ¨Los objetivos de Desarrollo Sostenible y Cambio Climático¨, la Dra. Elina Ceballos, Jefa del Área de Diaconía del CIC, Fidel Nieto, Rector de la Universidad Luterana Salvadoreña y Carlos Zúñiga, académico nicaragüense, ejemplifican cómo sus respectivas organizaciones promueven iniciativas que cumplen con los objetivos de desarrollo sostenible planteados por las Naciones Unidas. Fidel Nieto, exhorta a que los pastores traten los temas relacionados con el medio ambiente en sus prédicas e incluir en los currículos de estudios.

En la sesión de la tarde el MsC. Jesús Guerra Bell, representante del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente de Cuba, (CITMA), brinda una panorámica de los encuentros y acuerdos internacionales relacionados con el Cambio Climático.

Mientras que, de la aplicación de estas políticas en el país sede, abunda el Dr. Wenceslao Carrera Doral, a nombre del mismo organismo, sobre la adaptación y mitigación al cambio climático, así como también, las especificidades de las acciones relacionadas en esta nación.

Por su parte, Carlos Rauda, puso ejemplos de aplicación de políticas ambientales en otros contextos donde, a diferencia de Cuba, las medidas tomadas no contribuyen a la redistribución de las riquezas. “No se está haciendo en esas naciones justicia ambiental”, afirmó el experto en la última conferencia del primer día de sesiones del Taller que concluye el viernes siete de septiembre.

Por Yamile Castro

Líderes cristianos y sociales debaten en Cuba sobre cambio climático y reducción de desastres

El Taller de Incidencia sobre cambio climático y reducción de riesgo a desastres inició este 4 de septiembre en La Habana con las palabras de líderes cristianos de Latinoamérica, representantes políticos y dirigentes de la sociedad civil cubana.

El encuentro, que tiene como objetivos fundamentales aumentar la comprensión de la importancia del cambio climático para el desarrollo sostenible, así como proporcionar conocimientos prácticos para contribuir a la gestión del riesgo climático, es auspiciado por el Consejo de Iglesias de Cuba (CIC), la Asociación Cubana de Naciones Unidas (ACNU), la Federación Luterana Mundial, la organización internacional Acción Conjunta de las Iglesias, ACT por sus siglas en inglés y la Universidad Luterana Salvadoreña.

En una agenda que se extenderá hasta el 7 de septiembre, la cita, con sede en el CIC, también profundizará en la comprensión del Acuerdo de París y sus instrumentos nacionales, especialmente en Planes de Adaptación Nacional, Contribuciones  Nacionalmente Determinadas y Estrategias de Largo Plazo.

En las palabras iniciales del evento, Carlos Rauda, Director de la Oficina Regional de la Alianza ACT en América Latina y el Caribe, levantó las expectativas del Taller y los posibles resultados esperados, destacando que la promoción de una red de actores sociales, organizaciones, académicos y gobiernos, en pos de políticas e incidencias en Cambio Climático y reducción de riesgos de desastres, sería otro de los énfasis de estas jornadas.

La licenciada Caridad Diego Bello, jefa de la Oficina de Atención a los Asuntos Religiosos, luego de dar la bienvenida al país a los participantes, en nombre de las autoridades, elogió la iniciativa de esta reunión donde representantes de varias organizaciones basadas en la fe, se unen a profesionales de instituciones académicas y de la sociedad civil, así como a las entidades gubernamentales.

En su intervención, Diego Bello, reconoció el trabajo conjunto que durante estos años ha realizado el Consejo de Iglesias de Cuba, junto ACT Alianza para apoyar al pueblo cubano tras el paso de fenómenos atmosféricos que han afectado la isla.

También dieron la bienvenida al encuentro, la representante regional de la Federación Luterana Mundial, Elena Cedillo y Fidel Nieto, Rector de la Universidad Luterana del Salvador.

Fermín Quiñones Sánchez, Presidente de la Asociación Cubana de las Naciones Unidas, reconoció que “hoy más que nunca los peligros del cambio climático se van manifestando en nuestra región”, por eso elogió la presencia en este encuentro de representantes de organizaciones de más de quince naciones latinoamericanas.

La prevención contra los riesgos de desastres constituye en Cuba un derecho humano adquirido, dijo Quiñones, quién también se refirió a la implementación de la Tarea Vida, el plan de Estado para el enfrentamiento al cambio climático que desarrolla el país sobre una base científica multidisciplinaria. El Presidente de la ACNU resaltó además la importancia de la participación de la sociedad civil en este proceso.

Entre las conferencias del primer día destacan la del destacado meteorólogo e investigador José Rubiera, referida a la experiencia cubana ante los fenómenos meteorológicos y la conferencia de Wenceslao Carrera, del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente. Otros líderes cristianos de la región, entre ellos Antonio Santana, Presidente del Consejo de Iglesias de Cuba, intervendrán en las próximas jornadas.

Día Internacional de las Personas con Sordoceguera

Consejo de Iglesias de Cuba a favor de estrategias que faciliten la inclusión de las personas sordociegas

Según datos difundidos por la Pastoral de Personas con Discapacidad del Consejo de Iglesias de Cuba, se estima que en el país existen alrededor de mil personas sordociegas que son atendidas por las asociaciones de personas con discapacidad y por especialistas de diferentes ministerios e instituciones como el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social, el Ministerio de Educación,  y el Ministerio de Salud Pública.

La institución cristiana, líder del movimiento ecuménico cubano, cuenta con un programa de sordoceguera liderado por el Lic. Lyorvis Creach y promueve eventos formativos, acompañamiento a las familias y sensibilización a las iglesias para que se conviertan en espacios de socialización y desarrollo de las potencialidades de estas personas.

Este 27 de junio, día internacional de las personas sordociegas, el Consejo de Iglesias de Cuba, llama a sus iglesias e instituciones miembro a saludar la fecha como incentivo para materializar la inclusión social y eclesial de las personas sordociegas en Cuba, donde la mayor prevalencia de esta condición, se encuentra en la provincia de Granma.

Es en este territorio del Oriente del país donde con mayor énfasis se dirigen los esfuerzos del CIC, esfuerzos gubernamentales, de las organizaciones y de las iglesias para promover la inclusión social de estas personas.

Se destacan en este trabajo las labores realizadas en la Iglesia Bautista de Babiney en el Municipio Río Cauto, donde siete personas sordociegas integran su membresía.

Desde el año 1989 se estableció el 27 de junio como el Día Internacional de las Personas con Sordoceguera, en la “Declaración de las necesidades Básicas de las Personas Sordociegas”, firmada en Estocolmo, Suecia. Esta declaración tiene como objetivo principal difundir a nivel mundial y a través de todos los medios posibles, la existencia de personas con sordoceguera a fin de crear conciencia sobre la necesidad de implementar estrategias que faciliten su inclusión.

Esta determinación se hizo en homenaje al natalicio de Helen Keller, una persona sordociega que se destacó por sus logros de superación personal.

La sordoceguera es una condición única, en donde la persona presenta una limitación total o parcial de sus sentidos de la distancia: ‘Visión y Audición’. Se trata de una combinación de la deficiencia visual y la deficiencia auditiva, que se debe reconocer como una discapacidad única.