CIC participa en debate sobre personas apátridas

CIC participa en debate sobre personas apátridas

Del 6 al 9 de mayo pasados se realizó un Taller de capacitación regional con el tema “Apatridia en el contexto del Caribe: prevención, reducción y protección”, en la ciudad de Willemstad, Curazao, donde participó el Consejo de Iglesias de Cuba, CIC, representado por su Secretario Ejecutivo, Reverendo Joel Ortega Dopico.

Cerca de 30 participantes de la región del Caribe, incluidos Barbados, Curazao, Bahamas, Cuba, República Dominicana, Haití, Jamaica y Surinam, así como de América del Norte, se reunieron con expertos mundiales en el tema de la Apatridia, que según la Agencia de las Naciones Unidas para los refugiados, ACNUR, es la cualidad atribuida a aquellas personas no unidas a ningún Estado por un vínculo de nacionalidad.

Los representantes de iglesias de la región, reunidos en la Iglesia Protestante Unida en Curazao, debatieron sobre la cuestión de la Apatridia, sus implicaciones en los medios de subsistencia de las personas, las familias y las comunidades, y las posibles vías de colaboración ecuménica para abordar este desafío que afecta las vidas de millones en todo el mundo.

“El Consejo de Misión de América del Norte y el Caribe (CANACOM) durante muchos años ha trabajado para interpretar la misión de manera que conduzca a la justicia y la paz”, dijo Jennifer Martin, Secretaria de Educación en Misión de CANACOM y Co Moderadora del Grupo de Referencia del Consejo Mundial de Iglesias (CMI) para la Peregrinación de Justicia y Paz.

“Nuestras prioridades de misión se adaptan con bastante facilidad a los objetivos de la Peregrinación de Justicia y Paz del CMI”, expresó.

Los participantes del taller discutieron sobre la enorme brecha entre la ley y la práctica relacionada con la Apatridia, una situación que fue bastante conmovedora, dijo la Reverenda Karin Van den Broeke, moderadora del Sínodo General de la Iglesia Protestante en los Países Bajos y miembro del Comité Central del CMI.

“La nacionalidad es un derecho humano, pero existen numerosos caminos hacia la Apatridia”, dijo. “Las iglesias tienen la oportunidad de mapear personas apátridas, apoyarlas y prevenir nuevos casos de Apatridia”.

La Iglesia Protestante Unida en Curazao expresó su aprecio por organizar el taller. “Estamos agradecidos de que la familia ecuménica mundial haya elegido a nuestra iglesia como el lugar para deliberar sobre la cuestión de la Apatridia, un desafío para muchas personas y comunidades en la región y en todo el mundo”, dijo el hermano Ralph James, presidente de los Protestantes Unidos. Iglesia en Curazao.

Nicolás Sosa, que se desempeña como comisionado de la Comisión Asuntos Internacionales del CMI, dijo que, como descendiente de migrantes de tercera generación, se sintió vulnerable de repente porque esta situación podría pasarle fácilmente si su gobierno adoptara una ley de nacionalidad discriminatoria. “Por lo tanto, es responsabilidad de todos hablar en nombre de las personas apátridas a quienes se les ha dicho que no pertenecen a ningún lado”, dijo.

Semegnish Asfaw, Ejecutivo de Programas del Consejo Mundial de Iglesias, agregó: “Las iglesias tienen la oportunidad de desempeñar un papel importante al decir la verdad y poder desafiar las estructuras y políticas injustas que causan la Apatridia, así como al hablar en nombre de estas personas marginadas y legalmente invisibles.

Con información publicada por el Consejo Mundial de Iglesias

About the Author

Comunicaciones CIC administrator

Leave a Reply

Solve : *
13 × 10 =