Mensaje de la Obispa de la Iglesia Episcopal de Cuba, a propósito del paso del huracán Irma por el país

Mensaje de la Obispa de la Iglesia Episcopal de Cuba, a propósito del paso del huracán Irma por el país

Querida familia ecuménica:

Los saludo cordialmente.

Por este medio les exhorto a que presentemos a Dios nuestras oraciones, pidiendo Su Misericordia por los habitantes de los territorios que han sido azotados por el huracán ¨Irma¨ desde la madrugada del pasado día 6.

Como fenómeno de grandes proporciones, está devastando todo lo que encuentra a su paso y tendrá consecuencias catastróficas y sin precedentes.

Cuba será azotada casi a todo lo largo por la costa norte y dañará de manera incalculable los bienes materiales. Estamos llamados a hacer todo lo posible para resguardar lo mejor que se pueda, las casas, edificios y terrenos de propiedad personal y de la Iglesia, así como las de carácter social.

En oración y en acción, con la Gracia y la misericordia de Dios, preparémonos tanto física como emocional y espiritualmente para enfrentar junto con nuestras familias, nuestras comunidades y nuestro pueblo, lo que está aconteciendo.

Asentados en nuestra fe, tenemos que fortalecernos ante la adversidad de manera que sigamos sirviendo a nuestro amado pueblo en todo tiempo y lugar, incluyendo en nuestras peticiones, como ya he mencionado, a los demás países caribeños y a la Florida, Estados Unidos, hacia donde está pronosticado que se dirigirá después.

Estamos convocando a estar juntos en CADENA DE ORACIÓN. A partir de las 6 de la tarde, continuando las oraciones a las 9 y 12 de la noche, seguiremos los siguientes días a las 6 de la mañana, 9 de la mañana y 12 del mediodía. Tomemos 5 minutos junto con la familia y/o la comunidad para realizar esta cadena de oración. Se puede usar la Gran Letanía, página 114 del Libro de Oración Común.

Oremos encomendándonos los unos por otros y toda nuestra vida a Cristo Jesús.

Con el salmista podemos decir: “Alzaré mis ojos a los montes, ¿de dónde vendrá mi socorro? Mi socorro viene del Señor, que hizo los cielos y la Tierra. ”. Salmo 121:1-2.

En oración y comunión,

Griselda Delgado, Obispa Diocesana,
Iglesia Episcopal de Cuba

About the Author

Comunicaciones CIC administrator

Leave a Reply

Solve : *
32 ⁄ 4 =