Vida Plena para cubanas y cubanos con discapacidad

Vida Plena para cubanas y cubanos con discapacidad

Coordinadores del Proyecto Vida Plena, del CIC, en recorrido por territorios del interior del país.

Miembros del equipo de Coordinación del Proyecto “Vida Plena, por la inclusión social en igualdad de derechos y oportunidades de las personas con discapacidad”, realizaron un recorrido por dos de las localidades en los que se desarrolla esta propuesta del Consejo de Iglesias de Cuba, con el objetivo de realizar acciones de monitoreo y entregar parte de los recursos previstos.

La visita, que pretendía alcanzar los seis municipios que abarca el proyecto, debió ser interrumpida por el inminente paso del huracán Mathew en la zona oriental del país, llegando solo a los municipios de Santa Cruz del Sur, en Camagüey y Bolivia, en la provincia de Ciego de Ávila.

entrega-de-suministros-para-el-trabajo-del-equipo

Para cumplir con su objetivo de mejorar los conocimientos, actitudes y prácticas a la hora de abordar la temática de la discapacidad, el proyecto viene realizando diagnósticos en las comunidades y se enfoca en las propias personas con discapacidad, sus familiares, y el entorno donde se desarrollan. Estas acciones permitirán conocer las características de vida de estas personas, así como realizar con ellas diversos talleres de sensibilización y capacitación.

Partiendo de los diagnósticos realizados hasta el momento, se han podido identificar personas con posibilidades de inserción laboral, y que mediante este proyecto, han recibido preparación en gestión comercial, administrativa y fuentes de financiamiento.

Proyecto Vida Plena llega a Santa Cruz del Sur, Camagüey

Esta visita estuvo encabezada por el Coordinador de “Vida Plena”, Rev. Noel Fernández, quién constató en Haití, localidad rural del municipio Santa Cruz del Sur, en la provincia de Camagüey, cómo marchan los preparativos para la implementación de los emprendimientos de cuatro personas con discapacidad, vinculadas al proyecto, en ese territorio.

En reunión con María del Carmen Olivares, coordinadora municipal del proyecto y Directora del Ministerio del Trabajo y Seguridad Social en Santa Cruz, se conoció sobre la selección de estos nuevos trabajadores cuentapropistas. Al igual que en el resto de los municipios, comunicaron, el proyecto Vida Plena intencionó que las personas seleccionadas, además de poseer algún tipo de discapacidad, tuvieran aptitudes de disposición al trabajo, ningún empleo o protección social y que la  modalidad de empleo a desarrollar fuera necesaria para la comunidad.

inicios-del-recorrido-junto-a-miembros-de-la-pastoral-de-personas-con-discapacidad-del-cic  integrantes-de-vida-plena-en-municipio-bolivia

Las cuatro modalidades de empleo que se desarrollarán, serán las de zapatero remendón, lavandería, modista sastre y amolador de tijeras y enseres de corte. En el intercambio también trascendió que el proyecto incluirá la compra del equipamiento necesario para el inicio de estos emprendimientos.

La ocasión fue idónea para realizar la entrega de útiles de oficina para el equipo coordinador del proyecto en el municipio, los cuales estarán a disposición de todos los involucrados y facilitarán las tareas de capacitación pendientes. También fue propicia la jornada para compartir con directivos de las asociaciones cubanas de personas con discapacidad, quienes testimoniaron del buen desarrollo del proyecto hasta el momento.

Otros de los sectores involucrados en este trabajo promovido por el Consejo de Iglesias de Cuba, son los trabajadores sociales.  Tomando en cuenta su participación en los diagnósticos y su interés por lograr que las personas con discapacidad puedan tener medios para su sostenimiento a la vez que hacer aportes que resultan útiles a sus comunidades, el trabajo de estos profesionales ha sido esencial, se destacó en la reunión.

La joven Adisbel Pons, por ejemplo,  ha tenido la experiencia de ver cómo las personas con discapacidad se sienten muchas veces alejadas de la sociedad. Según relató, “cuando estas personas pueden formar parte de un proyecto como Vida Plena, dejan de sentirse excluidos”. También le da “un poco de vida a este lugar, este pueblo necesita de los oficios que ellos van a desempeñar, sobre todo en un lugar cercano, porque ahora hay que trasladarse lejos para poder resolver esas necesidades”, confirmó Arianna Torres, otra trabajadora social presente en el encuentro.

Uno de los beneficiarios de este proyecto es Reinaldo Florentino Mompié, quién con pocas palabras también agradeció la valiosa oportunidad que tendrá de mejorar sus condiciones de trabajo como zapatero, cuando comience a materializarse esta iniciativa. Además de los beneficios para su propio negocio, también reconoce que con su actividad podrá ayudar a los demás y sentirse útil.

En la evaluación de la visita a Santa Cruz del Sur se reconoció la organización del trabajo realizado y el interés de todas las partes implicadas en el Proyecto Vida Plena porque las personas con discapacidad puedan tener un espacio de provecho, tanto para ellos como para el bien de toda la localidad.

El trabajo se reorganiza, en el municipio de Bolivia, Ciego de Ávila

En territorio de la provincia de Ciego de Ávila el trabajo de diagnóstico y de capacitaciones previstas en la primera etapa del proyecto Vida Plena marcha a buen ritmo. En el municipio de Bolivia, sin embargo, la mayor dificultad radica en mantener la directiva del equipo coordinador, tras el fallecimiento del líder del proyecto y su más entusiasta promotor en el territorio.

beneficiario-del-proyecto

A pesar de los últimos acontecimientos, ha vuelto a reorganizarse el equipo bajo la guía de Mileivis Álvarez, quien ha dado continuidad a las labores de seguimiento a las personas con discapacidad que asumirán los emprendimientos laborales de la zona.

Ocho son los seleccionados por el proyecto para desempeñar diversos oficios que abarcan desde costurera modista, barbería, lavandería y planchado, zapateros, confección de alimentos ligeros, hasta comprador-vendedor de discos.

El joven Levys Borrego será el encargado de esta última modalidad, conjugándola con su liderazgo como coordinador de la Pastoral de Personas con Discapacidad del Consejo de Iglesias en su territorio. Con entusiasmo habla de sus planes futuros, que tienen que ver con música, ediciones, audiovisuales y todo lo que aspira lograr con la ayuda del proyecto Vida Plena. Por su parte Graciela Emilia Lebré recibirá apoyo para mejorar sus labores de costurera, y manifiesta que esta oportunidad la ha hecho sentirse motivada a la confección de nuevas prendas, incluso diseñar nuevos modelos, más allá del trabajo de zurcir o recoser ropas ya usadas. “Quiero crear, hacer cosas que le gusten a la gente, que todos aquí reconozcan mi estilo y quieran usar la ropa que yo hago”, expresó.

Entre ellos conversan, se animan unos a otros y ya se sienten parte de una propuesta que sin dudas les traerá mejores condiciones de vida, a la vez que redundará en beneficios para el desarrollo local de cada uno de los seis municipios en que se desarrolla este proyecto. Vida Plena  constituye desde ahora un cambio para bien en todas las personas involucradas, buscando siempre la inclusión y el reconocimiento de las personas con discapacidad, sus familias y comunidades.

Texto y fotos: Aymara Cepeda

About the Author

Comunicaciones CIC administrator

Leave a Reply

Solve : *
10 × 22 =