Yearly Archives:2016

Honrar su legado desde el compromiso patriótico

Comunicado del Consejo de Iglesias de Cuba a raíz de la muerte del líder de la Revolución Cubana, Fidel Castro Ruz

La comunidad cristiana de Cuba, particularmente aquella nucleada alrededor del Consejo de Iglesias de Cuba, ha recibido la noticia del fallecimiento del comandante Fidel Castro Ruz con un sentimiento de tristeza profunda, mitigada solamente por la convicción de que seguirá viviendo en el alma de la Nación Cubana.

Como movimiento ecuménico, siempre sentimos cercano a Fidel por su firmeza y constancia en la lucha por la unidad, la justicia, la paz y el amor hacia el ser humano, que son los mismos valores y principios de la fe cristiana.

Solamente podremos honrar su legado desde el compromiso patriótico con su pensamiento y obra, en la convicción de que, como a él, Dios nos confortará y nos guiará por sendas de justicia por amor de su nombre, y que el bien y la misericordia nos guiarán todos los días de nuestras vidas (cf. Salmo 23, versos 3 y 6.)

“… Porque este Dios, es Dios nuestro eternamente y para siempre; Él nos guiará aún más allá de la muerte” (Salmo 48:14.)

Con gratitud por su vida, ¡hasta siempre, Fidel!

Fraternalmente,
CONSEJO DE IGLESIAS DE CUBA
Joel Ortega Dopico, Presidente.
La Habana, 26 de noviembre del 2016.

 

imagen3

Consejo de Iglesias de Cuba se une a la Jornada contra la violencia hacia las mujeres y las niñas

Organizado por la Oficina  de Comunicaciones del Consejo de Iglesias de Cuba y el Programa de Género del área de Formación y Estudios de la institución cubana, tuvo lugar un encuentro de mujeres cristianas a favor de la eliminación de toda forma de discriminación contra las mujeres y las niñas, en este, el día internacional de la causa.

Alrededor de setenta profesantes de la fe cristiana, en su mayoría mujeres, participaron en el encuentro que reflexionó sobre la violencia simbólica difundida a través de los medios de comunicación masiva y donde se compartieron estadísticas del comportamiento en Cuba del fenómeno de la violencia de género.

Con la presencia de la Dra. en Psicología, Patricia Arés, los presentes compartieron la importancia de desnaturalizar las prácticas y prejuicios que perpetúan la violencia de género y realizaron un llamado a desocultar la violencia estructural presente en la sociedad cubana.

Si bien se analizó que en Cuba el empoderamiento femenino en espacios profesionales es mayor que en otras regiones de Latinoamérica, la ideología patriarcal aun condiciona las dinámicas de relacionamiento en la sociedad.

Además se evidenció que persisten problemas con los mecanismos para amparar legalmente a las víctimas de la violencia, a pesar de los esfuerzos que realiza el país para canalizar la respuesta a esta problemática. Otro apartado tuvo que ver con las transformaciones que vive hoy la sociedad cubana, inmersa en un proceso de cambios en su sistema económico.

Según la Dra. Arés, la dinámica violenta y maltratadora se manifiesta en situaciones de desigualdad como las que poco a poco van emergiendo en la Cuba de hoy. Al hecho del empoderamiento de la mujer en nuestra sociedad, desde 1959, lo que para algunos hombres machistas ha significado una amenaza a su poder patriarcal, se suman fenómenos actuales como la influencia de la dualidad monetaria que provoca en muchos casos la violencia económica, existiendo en la pareja desigualdades marcadas en cuanto a los ingresos.

Sobre el papel que pueden jugar las iglesias y comunidades de fe también se dialogó, percibiendo como un ejemplo concreto esta actividad organizada por el CIC a la que la especialista definió como la siembra de una pequeña semilla que permitirá en lo adelante agilizar el proceso de socialización para acabar con el flagelo de la violencia.

Según sus palabras el reto más grande que tiene la sociedad es visibilizar la violencia. Cuando esto ocurre, no hay reductos donde esconder las actitudes violentas, porque la población está educada para identificar como negativas tales prácticas a pesar del machismo imperante y el legado patriarcal.

Este es un tema de encargo social donde todos debemos implicarnos. No tanto para combatir la violencia, sino para educar en una cultura de paz y buena convivencia. En este aspecto es mucho lo que las iglesias pueden aportar.

img_5580-copia

img_5585-copia

img_5573-copia

Fe por Cuba

Presentarán el libro Fe por Cuba en la Sede del Consejo de Iglesias.

La sede del Consejo de Iglesias de Cuba, sita. en Calle 14 # 303 e/ 3a y 5a, Playa,  acogerá el miércoles 21 de diciembre, a las 3:00 pm, la presentación del volumen Fe por Cuba, coordinado por el reverendo Raúl Suárez Ramos, director del Centro Memorial Martin Luther King Jr. (CMLK). El más reciente título de la Editorial Caminos une a varias voces del movimiento ecuménico cubano.

La compilación es un gesto de gratitud a la labor de estratega de Fidel y a su contribución decisiva para el mejoramiento creciente de las relaciones entre las religiones y espiritualidades y el Estado cubano. “Fe por Cuba”, toma como punto de partida el emblemático concepto de Revolución del líder histórico, para compartir miradas ante las señales de estos tiempos y los desafíos que les plantean a las cubanas y los cubanos.

Los artículos incluidos apelan al rescate ético de lo político, como fundamento para una alianza entre cristianos, cristianas y marxistas, todos protagonistas del proceso de justicia social edificado en la isla. La compilación es un esfuerzo ecuménico pues junta a autores y autoras de diferentes denominaciones religiosas y generaciones del país. Sus voces son parte del movimiento ecuménico cubano, enraizado en la tradición del protestantismo histórico y la lealtad al pueblo cubano, a su historia, a su cultura, a su identidad nacional e integridad ética.

El libro contiene aportes del reverendo Raúl Suárez, compilador y promotor de esta iniciativa; del Historiador de La Habana, Eusebio Leal; del Coordinador de la Plataforma Interreligiosa Cubana, Pablo Odén Marichal, Canónigo de la Iglesia Episcopal; de Gabriel Coderch y Rafael Barrera Yanes, director y secretario ejecutivo respectivamente, del Grupo de Reflexión y Solidaridad Oscar Arnulfo Romero. También escribieron las pastoras Dora Esther Arce, de la Iglesia Presbiteriana Reformada y Rodhe González, de la Iglesia Cristiana Pentecostal, la reverenda Ofelia Miriam Ortega, diputada a la Asamblea Nacional del Poder Popular, el teólogo Reinerio Arce y el profesor Carlos Emilio Ham, rector del Seminario Evangélico de Teología de Matanzas.

Este título ve la luz en momentos en que es preciso reforzar los mejores valores y tradiciones del pueblo cubano, con énfasis en la unidad nacional. Para los hombres y mujeres que se sumaron a este volumen, la Revolución cubana ha sido parte sustantiva de sus vidas como seres humanos y practicantes religiosos. Desde ahí comparten sus reflexiones bíblico- teológicas, pastorales y políticas.

El texto de contraportada es una buena síntesis del espíritu que animó a esta publicación: “Cuando Fidel calificó la revolución en mayo del año 2000, ante el pueblo reunido en la Plaza de la Revolución, no estaba definiendo un término. Estaba, en realidad, transmitiéndonos su experiencia condensada de revolucionario y planteándonos un desafío, proponiéndonos las metas más altas para que la Revolución —con mayúsculas, la nuestra, la cubana— siga siendo, no deje de ser.

“En este libro un conjunto de cristianos y cristianas de Cuba reflexiona sobre ese desafío. En la mejor tradición de la teología latinoamericana, lo hacen desde su práctica pastoral, desde su interpretación de la realidad a partir de sus vivencias en el proceso de la Revolución cubana. Es, pues, acto segundo: una reflexión a partir de la praxis del pueblo cubano en revolución” y un homenaje eterno a la figura del líder Fidel Castro Ruz.

Con información de Caminos

fe-por-cuba

Para vivir en esperanza

Presentan Fe por Cuba, el más reciente libro de la Editorial Caminos.

En Fe por Cuba, aparecen más de una decena de textos de cristianas y cristianos, miembros del movimiento ecuménico cubano, quienes reflexionan, a partir del concepto de Revolución del líder histórico, sobre las realidades y desafíos a que se enfrenta hoy la Isla.

“Jamás había escuchado, o leído, que quedara plasmado, de manera tan profunda y esencial, el concepto de Revolución, para así fortalecer, en las presentes y futuras generaciones, la identidad nacional, la cubanía y, sobre todo, para fortalecernos en lo político, en lo ideológico, en lo moral y en lo espiritual, para que la Revolución continúe hacia adelante”.

Con tan elocuentes palabras, el reverendo Raúl Suárez Ramos, fundador y director del Centro Memorial Martin Luther King Jr., presentaba, en el más reciente espacio de promoción literaria Sábado del Libro, en el Centro Histórico habanero, el volumen que, bajo el título Fe por Cuba, ha publicado la Editorial Caminos, en ocasión del aniversario 90 del natalicio del Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz.

Comentaba el también diputado a la Asamblea Nacional del Poder Popular que su idea, al preparar y coordinar esta obra, era reunir un conjunto de textos en homenaje a quien ha hecho, hace y seguirá haciendo, esfuerzos con su pensamiento, con su sentimiento, con todo su proyecto de vida, para fortalecer la unidad de todos los cubanos y cubanas.

En Fe por Cuba, que aparece en la Colección 90 Aniversario del Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz, aparecen más de una decena de textos de cristianas y cristianos, miembros del movimiento ecuménico cubano, quienes reflexionan, a partir del concepto de Revolución del líder histórico, sobre las realidades y desafíos a que se enfrenta hoy la Isla.

Esta obra –afirmaba el doctor Eusebio Leal Spengler, Historiador de la Ciudad de La Habana, uno de los autores incluidos en la entrega, también presente en la cita sabatina— es muy importante, tanto por su contenido como por las vidas que aparecen reflejadas en sus páginas. El acierto del libro es desbrozar, desmenuzar el contenido del concepto Revolución y convertirlo en un discurso a la luz de la fe.

“En el pensamiento de Fidel, como en el pensamiento de Martí que es su maestro –aclaraba—, hay un profundo concepto de libertad religiosa. Él ha trascendido una escuela determinada y como un librepensador, con sus alas abiertas, percibe en la fe de los otros, cuando es auténtica y verdadera, un acto de virtud; la condena y la desprecia cuando es un acto de simulación, la defiende cuando es un acto de servicio, la aborrece cuando es un acto de poder”.

De ahí que se considere un defensor del pensamiento del líder de la Revolución Cubana y argumentaba que resulta un deber “tener el valor de cambiar aquello que la falibilidad humana ha aportado al proceso; tenemos que decir, como decía el padre Félix Varela –y en nuestro caso está demostrado—, que no hay patria sin virtud y virtud en la impiedad”.

Para la teóloga, profesora y pastora de la Iglesia Presbiteriana Reformada en Cuba, Ofelia Miriam Ortega Suárez, otra de las autoras del libro, “lo que nos ha enseñado Fidel es la teología de la vida, porque la vida es lo que cuenta, es la axiología de la vida lo que hemos practicado nosotros. Y esa teología de la vida la encontramos en la libertad y la igualdad, que tienen que estar intrínsecamente vinculadas con la justicia”.

Esa es la práctica que nos ha enseñado Fidel –concluía la diputada al Parlamento Cubano—, la práctica que el pueblo ha aprendido. Entramos en esta etapa difícil que estamos viviendo, con algo que Fidel nos ha traído: la esperanza. Tenemos que vivir en esperanza. Si no vivimos en esperanza, no podemos practicar la teología de la vida y no podemos tampoco practicar la igualdad y la libertad.

En las páginas de Fe por Cuba aparecen, asimismo, reflexiones con la firma, entre otros, del teólogo Pablo Odén Marichal, coordinador de la Plataforma Interreligiosa Cubana; del laico católico Gabriel Coderch Díaz, coordinador general del Grupo de Reflexión y Solidaridad Oscar Arnulfo Romero; y de las pastoras Dora Arce Valentín, de la Iglesia Presbiteriana Reformada; y Rodhe González Zorrilla, de la Iglesia Cristiana Pentecostal.

En este Sábado del Libro intervenían, igualmente, Esther Pérez, quien tuvo a su cargo la edición del volumen, así como otros de los autores agrupados en la entrega, entre ellos el teólogo y psicólogo Reinerio Arce Valentín, quien fuera rector del Seminario Evangélico de Teología de Matanzas.

[Por:Fernando Rodríguez Sosa]

La alegría de servir

Tras realizar su Taller Regional de Formación de la zona oriental bajo el título “Fe, Política y sociedad, juventudes ecuménicas participando en Cuba”, el Movimiento Estudiantil Cristiano de Cuba (MEC) llegó hasta comunidades afectadas por el huracán Matthew para mostrar su solidaridad.  

La ayuda canalizada por el Movimiento provino de un esfuerzo de los grupos locales del MEC de Cienfuegos, Sancti Spíritus y Santiago de Cuba junto a sus iglesias. En la mañana del domingo 23 de octubre, representantes de estos grupos, salieron para Baracoa. Desde la Primera Iglesia Bautista de esta ciudad, se hicieron las coordinaciones para llevar la ayuda hasta la comunidad de Cueva Fría, a unos 4 km de Bahía de Mata, el lugar por donde abandonó la isla el huracán Matthew.

Cueva Fría es un lugar de difícil acceso, sobre todo en el período de lluvias. Se mantiene aún sin corriente eléctrica con afectaciones graves del fondo habitacional. La única ayuda que estaba llegando era de la Convención Bautista Oriental con algunos alimentos, hasta el día del arribo de los jóvenes del MEC, que también representan al Consejo de Iglesias de Cuba.

Los bultos con la ayuda serían transportados hasta el lugar en mulos, a falta de un vehículo que posibilitara su traslado. Sin embargo fueron aprovechados los camiones de la empresa eléctrica que iban hasta el lugar para restablecer el servicio.

Así recuerda Alexander Mulet, secretario de Comunicaciones del Movimiento en Cuba esta oportunidad de servicio al pueblo necesitado: “Fuimos casa por casa llevando la ayuda. Estuvimos toda la mañana en las casa de los alrededores. Visitamos la escuela aún en el suelo. Casas con más de tres familias viviendo en un espacio que apenas sería suficiente para una pero que era lo único que les había quedado, colchones destruidos, toda la vegetación y las cosechas perdidas. Historias tan tristes como impresionantes.”

Continúa: “En cada hogar recibimos la gratitud y el regalo de la humildad de aquellas personas. La sonrisa de los niños felices con sus juguetes nuevos. El buchito de café acabado de colar a la manera más tradicional. Las lágrimas de esperanza y las muchas bendiciones que de sus labios salían.”

“La lluvia nos mojó y el fango por poco nos tapa literalmente”, concluye Alexander de compartir sus experiencias en territorio oriental afectado por el huracán Matthew. “La alegría de servir aunque fuera un poquito y de llevar luces de amor y esperanza fue más que suficiente para sentirnos como en el mejor lugar del mundo”, añade.

Programa radial El evangelio en Marcha, dedicado a la Reforma Protestante

El próximo programa El evangelio en marcha, que transmite la estación nacional CMBF Radio Musical Nacional por las frecuencias 99.1 FM y 590 AM, desde la ciudad de La Habana, estará dedicado a conmemorar la Reforma Protestante, iniciada un 31 de octubre de 1517, hace ya 499 años.

En el programa se compartirá parte del sermón pronunciado por el Reverendo Joel Ortega Dopico, Presidente del Consejo de Iglesias de Cuba, durante las celebraciones de la fecha el pasado lunes 31.

El espacio es una producción del Consejo de Iglesias de Cuba y podrá escucharse a las 8 de la mañana, con retransmisión  y a las 10:00 pm del domingo 6 de noviembre.

La Reforma tiene una palabra que darnos hoy

La inspiración de aquellas 95 tesis que el monje agustino Martin Lutero hizo públicas en las puertas de la catedral de Wittemberg continúa animando a quienes han respirado su aliento transformador desde entonces y a lo largo de casi quinientos años.

Desde la sola scriptura hasta el ecumenismo contemporáneo, la constante reformación de las iglesias protestantes ha tenido en los desafíos de sus contextos la motivación fundamental para el cambio que busca mantener la comunión con Dios en un camino de salvación para los pueblos.

La celebración ecuménica por el 499 aniversario del hecho, acontecido en Alemania el 31 de octubre de 1517, fue un espacio de muchas preguntas a la historia, pero también a los numerosos líderes de comunidades de fe que se encontraron en la sede del Consejo de Iglesias de Cuba en La Habana.

¿Cómo se relacionan las motivaciones de los reformadores con nuestra mirada al contexto cubano, latinoamericano y caribeño de hoy? ¿Qué significa la Reforma para la iglesia cubana de hoy? Estas fueron las preguntas con las cuales inició su reflexión bíblica el Rev. Joel Ortega Dopico, Presidente del CIC.

La búsqueda de la redención por los primeros reformadores estuvo movida por la compasión ante la realidad de los pobres. Fue en ella donde Lutero, Calvino, Melanchthon, Zuinglio y otros encontraron la inspiración y la urgencia para la reforma de la tradición eclesiástica de la Iglesia Romana. Liberador ha sido el camino de las últimas décadas en Cuba, entendido como un proceso también complejo, contradictorio e incomprendido desde la tradición hegemónica capitalista, pero inspirado igualmente en la realidad de la mayoría del pueblo que necesitaba ser redimido.

El mismo espíritu de Lutero, expresó Dopico, puede encontrarse en La Historia me absolverá, el alegato del entonces joven abogado Fidel Castro presentado ante un tribunal 436 años después de la Reforma y que sería la base del proyecto revolucionario.

El contexto cubano actual refleja el espíritu de constante renovación que también tiene la Revolución Cubana. Tendríamos que preguntarnos -expresó- si la iglesia está preparada para actuar con una visión liberadora ante esta realidad nacional, si las iglesias tienen respuesta para el desafío de la pobreza en el mundo de hoy que nos llaman como a pensar como aquellos reformadores.

“Es necesaria una salvación concreta y transformadora como la que buscaban los reformadores, no una salvación enajenante que se da en el más allá (…) Hoy como iglesia cubana tenemos que mirar a los reformadores que buscaron la manera de ser una iglesia más adaptada a su tiempo, identificada con la identidad de su pueblo. Ese es el desafío y el reto para la iglesia cubana y latinoamericana ante los problemas del hambre, del cambio climático, ante las teologías fundamentalistas y conservadoras, ante los problemas con las teologías de la prosperidad. Ante todo eso, la reforma tiene una palabra que darnos hoy, una palabra de salvación para el aquí y el ahora”, concluyó el Reverendo.

El 499 aniversario de la Reforma Protestante ha sido celebrado también en otras provincias cubanas como Holguín y Las Tunas con la presencia de más de 12 mil personas.

Al culto de La Habana asistieron también representantes de iglesias y organizaciones no cubanas como Sociedades Bíblicas Unidas, la Iglesia Reformada en América, la Universidad Bíblica Latinoamericana de Costa Rica, la Iglesia Nazareno de Canadá y el Ministerio Siervos Unidos del Mundo, de Estados Unidos.

Durante la liturgia se anunció que en Cuba la celebración de los 500 años de la Reforma Protestante ocurrirá del 9 al 13 de noviembre del 2017 en La Habana.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Los días del bloqueo están contados

Los días del bloqueo están contados, la verdad y la justicia prevalecen ante métodos arcaicos y obsoletos, declaró el Reverendo Joel Ortega Dopico, presidente del Consejo de Iglesias de Cuba, minutos después de la abstención, por primera vez en la historia, de Estados Unidos en la votación que pide poner fin al bloqueo económico, comercial y financiero ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU). Dopico aseguró que esta resulta una gran victoria para la humanidad.

La política, establecida por EE.UU desde 1962, obtuvo en esta ocasión 191 votos en contra y dos abstenciones, demostrando que el mundo apoya a Cuba en esta lucha por conservar su soberanía.

Tantos años de batalla no han sido en vano, no sólo hemos luchado por los derechos de justicia y paz para Cuba; sino también por los derechos para el pueblo norteamericano, argumentó Ortega Dopico.

Que oficialmente ante la ONU asuman, junto a Israel, el voto de abstención, significa, además, que detrás está la comunidad estadounidense, que se ha resistido a la manipulación mediática y política, enfatizó el reverendo.

Pocas veces un imperio reconoce ante un pueblo -supuestamente más débil- su fracaso; y hoy el mundo sabe que cuando se lucha con valor y justicia, se puede vencer al más grande de los imperios, ratificó.

Como presidente del Consejo de Iglesias de Cuba convoco y exhorto a nuestras iglesias, contrapartida y hermanos, en los EE.UU. y en el mundo, a continuar está lucha contra el bloqueo hasta que sea levantado definitivamente, alegó.

Ojalá esto quede en el futuro como una mancha en la historia del gobierno de la nación americana, y sirva de ejemplo para que nunca más prácticas tan inhumanas, encuentren lugar en nuestra tierra, finalizó Ortega Dopico.

Con el voto positivo de 191 países fue aprobada hoy, ante la ONU, la Resolución “Necesidad de poner fin al bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por los Estados Unidos de América contra Cuba”, por vigésimo quinta ocasión consecutiva.

[Entrevista publicada por la Agencia Cubana de Noticias]

Consejo Nacional de las Iglesias de Cristo se regocija por los resultados de la votación contra el bloqueo en la ONU

WASHINGTON- El Consejo Nacional de las Iglesias de Cristo en los EE.UU. (NCC por sus siglas en inglés) se suma al agradecimiento al Presidente Obama y a la embajadora Samantha Power por sus acciones en apoyo de la normalización de las relaciones entre Estados Unidos y Cuba. Por primera vez en 25 años, los EE.UU. se abstienen en este tipo de votaciones que pretenden condenar en las Naciones Unidas el embargo de EE.UU. contra Cuba, en una resolución que anualmente presenta la delegación de la nación caribeña.

“Esta abstención es otra señal de que los Estados Unidos está dispuesto a normalizar las relaciones con Cuba”, dijo Jim Winkler,  Presidente y Secretario General del NCC. “Recibimos esta noticia con gratitud y celebramos con nuestra contraparte, el Consejo de Iglesias de Cuba. El siguiente paso es que el Congreso de Estados Unidos levante el bloqueo contra Cuba”, dijo.

El Consejo Nacional de las Iglesias de Cristo en los EE.UU., junto con el Consejo de Iglesias de Cuba, ha trabajado durante décadas para poner fin al embargo. “Nos unimos en la celebración de este simbólico, pero importante paso, que vendrá acompañado del levantamiento de otras restricciones comerciales”, anunciaron representantes de la organización. “Seguiremos pidiendo al Congreso el fin del embargo que ha durado más de medio siglo”, aseguraron.